alemania 90

Noches Mágicas de Italia

 

Como viene sucediendo con los mundiales que renuevan décadas de haberse disputado, se celebran los 30 años desde que se jugó la edición de Italia 1990, piedra fundacional del globalizado y multi mediático deporte que ahora disfrutamos.

poster italia 1990

La décimo cuarta Copa del Mundo de Fútbol se jugó entre el 8 de junio y 8 de julio de 1990, marcando el debut en estos eventos de Irlanda, Costa Rica y Emiratos Árabes Unidos, sintiendo las ausencias de Francia y México principalmente y advertiría el cambio político de finales del Siglo XX, con la última participación de selecciones como Unión Soviética, Checoslovaquia, la Yugoslavia que incluía a Bosnia, Croacia, Eslovenia y Macedonia, y de hecho el campeón fue Alemania Federal, que se unificaría con su par oriental a finales de ese año.

Logotipo oficial Mascota oficial (Ciao) Balón oficial (Estrusco)

Logotipo oficial
Mascota oficial (Ciao)
Balón oficial (Estrusco)

Italia parecía el destino perfecto, pues por aquellos días albergaba a la liga de fútbol por lejos, más prestigiosa del planeta. El rey del momento, Diego Maradona, jugaba en el Nápoli junto a estrellas locales y los brasileños Careca y Alemão. El equipo más atractivo e importante era el AC Milan, en el que militaban las súper estrellas holandesas: Frank Rijkaard, Rudd Gullit y Marco Van Basten, quienes en 1988 habían alcanzado el título europeo de naciones, sumados a grandes estrellas italianas como Franco Baresi, Paolo Maldini o Roberto Donadoni. El Inter no se quedaba atrás y había reclutado a la poderosa armada alemana: Lothar Matthäus, Jürgen Klinsmann y Andreas Brehme. Fiorentina ostentaba al joven talento Roberto Baggio, quien luego pasaría a la Juventus donde militaba Salvatore Schillaci. La Sampdoria tenía un poderoso plantel con Roberto Mancini y Gianluca Vialli, entre otros.

 calcio 1990

 

Ya hablando de la competencia. El juego inaugural enfrentaba al campeón vigente, Argentina contra la poco conocida selección de Camerún, que dio el primer batacazo al vencer a los monarcas por 1-0 con aquel espectacular cabezazo de François Omam-Biyik. Después los africanos vencieron 2-1 a Rumania apareciendo su veterano goleador, Roger Milla y eso les permitió ganar sorprendentemente el grupo. En la última fecha, los rumanos, que tenían la base del Steaua Bucarest (Balint, Lacatus, Hagi, Lung), finalista de Europa 1989 y los argentinos igualaron 1-1 y ambos angustiosamente alcanzaron los octavos de final.

Italia ganó todos sus juegos de fase de grupos sin recibir un solo gol, erigiendo ya como figura al guardameta del Inter, Walter Zenga, aunque tenían una preocupación: sus delanteros estrella, Gianluca Vialli y Andrea Carnevale no anotaban y a su rescate acudía Salvatore Schillaci. Brasil también ganó todos sus juegos en los grupos, pero su fútbol no convencía, la línea de 3 propuesta por el DT Sebastião Lazaroni no gustaba y era acusada de traicionar el “jogo bonito”. En aquel grupo la gran revelación era Costa Rica, que venció a Suecia (2-1) y Escocia (1-0), colándose en octavos de final ante el asombro de los expertos. Brillaba su portero, Gabelo Conejo.

 zenga

 

Alemania comenzó el mundial a paso arrasador infringiendo un 4-1 a Yugoslavia y 5-1 a Emiratos Árabes. El cuadro teutón acabó fase de grupos igualando 1-1 con Colombia en un juego mucho mejor recordado por los sudamericanos pues agónicamente consiguieron ese resultado que los clasificó a octavos tras el maravilloso pase de Valderrama que termina en gol de Freddy Rincón. Miguel González “Michel” era la gran figura de España anotando un total de 4 goles en las victorias de España 3-1 ante Corea del Sur y 2-1 con Bélgica. Así ganó su grupo. A Inglaterra la habían confinado a jugar en la isla de Cerdeña por el temor a los hooligans y le bastó una victoria y 2 goles para ganar su grupo, en el mismo Irlanda y Holanda habían igualado 1-1 en su enfrentamiento y al final de la instancia tenían números exactos que debieron ser desempatados por un sorteo que favoreció a los irlandeses.

Los octavos de final trajeron varios juegos memorables. Italia seguía sin despeinarse y eliminó con facilidad 2-0 a Uruguay. Checoslovaquia contó con el despliegue goleador de Tomas Skuhravy, quien anotó 3 de los 4 goles con los que superaron a Costa Rica por 4-1. En Génova, la suerte le sonrió al portero irlandés Pat Bonner para que su selección tras 0-0 en tiempo reglamentario y 5-4 en penales, avance sorprendentemente de fase frente a Rumania. En Milán, los ídolos de la afición local chocaron entre sí. Alemania y su línea del Inter derrotó 2-1 a Holanda y sus estrellas del AC Milan en un juego tenso y polémico.

frank-rijkaard-rudi-voller-netherlands-west-germany-1990-world-cup_1ofjbbxfwzef51wu5mu6lsbbm0

En Inglaterra aparecería una nueva estrella: David Platt, que en el último minuto del suplementario anotó el 1-0 con el que su selección eliminó a Bélgica. Yugoslavia se impuso 2-1 a España con goles del talentoso Dragan Stojkovic. Los sudamericanos harían historia. Primero en el dramático Camerún vs Colombia que fue al alargue y nuevamente en la escuadra africana el estandarte fue Roger Milla con sendas anotaciones, una de ellas aprovechando un error en las características salidas de balón dominado del portero René Higuita. 2-1 y África por primera vez estaba en cuartos de final. En el clásico sudamericano, el amplio favorito era Brasil, que efectivamente dominó el partido, pero no pudo capitalizar su asedio con un gol, en tanto que Argentina, tras una célebre apilada y asistencia de Maradona, para una definición fulminante de Claudio Caniggia anotaba el 1-0 y la albiceleste increíblemente seguía con vida.

 brasil argentina

 

Cuartos de final. Italia ya puso a Schillaci desde el inicio y con un solitario gol de su autoría venció a la difícil Irlanda por 1-0. Alemania también tuvo que esforzarse para derrotar 1-0 a Checoslovaquia con gol de penal de Matthäus. Argentina y Yugoslavia habían protagonizado un juego reñido y el 0-0 final obligó a definirse por tanda de penales. En Argentina Maradona falló su lanzamiento, mientras que Sergio Goycochea, portero que reemplazó a Pumpido tras su lesión en el juego contra Unión Soviética, se transformó en figura atajando 2 penales. 3-2 final para los argentinos que alcanzaban semifinales. En Nápoles, Inglaterra y Camerún jugaron un partidazo que tuvo a los ingleses adelante con tanto de David Platt. Los leones indomables con goles de Emmanuel Kundé y Eugene Ekeke daban vuelta al marcador, pero el goleador de México 86, Gary Lineker, empató con tiro penal forzando el juego a tiempos extras en los que los británicos finalmente se impusieron 3-2 con otro tanto de Lineker.

 camerun inglaterra

 

El duelo semifinal entre Italia y Argentina tenía el condimento especial de jugarse en Nápoles, donde Maradona era el rey y aquello supuso un condicionamiento psicológico en la afición. El anfitrión rápidamente se puso en ventaja con tanto de Schillaci y parecía llevarse con facilidad la llave, más la albiceleste fue recomponiendo líneas y mostró un mejor juego en el segundo tiempo hasta que Caniggia con certero cabezazo aprovechó el tal vez único error de Zenga en el mundial para anotar el empate. Aquel 1-1 forzó a penales donde Goycochea fue nuevamente héroe atajando 2 lanzamientos. Contra muchos pronósticos, Argentina se anotaba para defender su título luego de vencer 4-3 en los penales.

Reñidísimo duelo entre Alemania e Inglaterra en la otra semifinal jugada en Torino que recién fue resolviéndose entrado el segundo tiempo cuando los teutones se adelantaron tras tiro libre de Andreas Brehme desviado por los defensores. A poco del final, Gary Lineker anotó el empate 1-1 que forzó a tiempos extras y penales donde fueron superiores los alemanes por 4-3. El duelo por el tercer puesto lo ganó Italia 2-1 sobre Inglaterra y sirvió para que Salvatore Schillaci se erija como el máximo goleador del certamen con un total de 6 tantos.

 schilaci

 

La gran final, celebrada en Roma, fue un partido con poco brillo. Una Argentina diezmada por las ausencias por suspensión de: Giusti, Batista, Olarticoechea y Caniggia, soportó el embate del relojito alemán, al que de todas maneras le costó vencer y solo pudo convertir el 1-0 definitivo con un tiro penal milimétrico de Andreas Brehme. Alemania Federal así conseguía su tercera Copa del Mundo y Franz Beckenbauer pudo tomarse la revancha desde el banquillo de Carlos Salvador Bilardo. Su alineación aquel día fue:

breheme penal

Bodo Illgner; Andreas Brehme, Jürgen Kohler, Thomas Berthold (Stefan Reuter), Klaus Augenthaler; Thomas Hassler, Guido Buchwald, Pierre Littbarski, Lothar Matthäus; Rudi Völler, Jürgen Klinsmann

Las críticas en este mundial fueron hacia los esquemas predominantemente defensivos que llevaron a un promedio de 2,21 goles por partido, el más bajo de la historia de los mundiales, aquello impulsaría a reformas como el “carrying” o los 3 puntos por victoria en el reglamento.

También es recordado por su bello himno “ Un’estate italiana” cantado por Edoardo Bennato e Gianna Nannini o el tema de apoyo a la selección inglesa “World in Motion” de la agrupación New Order.

 

 

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
0 comentarios

Desahógate

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


ocho − 8 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>