pennetta-vinci-us-open-quarti-di-finale

New York: tierra de sueños

New York es históricamente el puerto de entrada hacia los Estados Unidos. Desde ya decenas de años, confluyen múltiples nacionalidades en busca de realizar sus sueños. Una tradicional colonia en la gran ciudad es la de italianos, con todos sus estereotipos, de los buenos y de los otros, donde capaz y topas con más de un “George Costanza”.

Italia se ha vuelto a tomar New York, ahora con el deporte y sus dos campeonas a punto de disputar la gran final del US Open 2015. Flavia Penneta y Roberta Vinci protagonizaron lo inesperado y derrotaron a las favoritas número 1 y 2 del momento: Roberta a Serena Williams y Flavia a Simona Halep.

El triunfo de Flavia fue arrasador 6-1 y 6-3 su rival, la tenista rumana Halep no se presentó en su mejor versión física y fue ampliamente superada. Se empezaba a considerar una opción remota de final italiana, y si la primera de sus representantes no llegaba como favorita, mucho menos lo era Roberta Vinci, actual número 43 según el ránking de la WTA, al enfrentarse a la todopoderosa Serena. El inicio parecía “normal”, Williams ganó el primer set con un cómodo 6-2.

Para el segundo set, la italiana creció, Serena empezaba a tener esos juegos que tiene a veces: repletos de nervios y errores. Roberta forzó a una definición dramática en el tercero. Aunque ha decir verdad, en los últimos games jugó con mucha precisión y se impuso claramente a la número uno, para llegar a una impensada final, que ya es su mejor actuación en un Grand Slam, dentro de una carrera que estaría más cerca de su fin y que tuvo más hechos notables en modalidad dobles.

Flavia y Roberta revivirán el sueño americano, ellas, mujeres de más de 30 años que tienen la oportunidad de rematar sus carreras con una soñada final de uno de los 4 grandes torneos (Flavia Penetta también es finalista por primera vez de uno de ellos). Los americanos, como pueblo noble que son, supieron reconocer con gritos y aplausos, a quien venció a su heroína en buenos términos.

Todo esto sucedió en la mañana del ATP neoyorquino, precisamente en la fecha más nefasta de su historia, en ese 11 de septiembre en el que sufrieron el ataque más doloroso a su orgullo de “capital del mundo”.  Aquel día de ingrata recordación de aquel 2001, esta vez y 14 años más tarde vio el renacer del ideal de la Babilonia moderna, de ver los sueños realizados de quien los busca, venga de cualquier lado del planeta a luchar por ellos con honradez. Esperemos un gran juego entre las italianas.

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
0 comentarios

Desahógate

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


7 − tres =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>