Entradas

you serie

You: Secretos y Mentiras

En este inicio de 2019 una de las mayores apuestas de Netflix ha sido la Serie “You”, teniendo una notoria publicidad dentro de la plataforma a través de una historia que de plano llama la atención y atrajo a más de uno a ser vista. Originalmente se estrenó en el canal Lifetime para Estados Unidos, pero Netflix se encargó de la difusión internacional y lo hará para las siguientes temporadas. La Serie se basa en la novela homónima de la autora Caroline Kepnes.

Tal vez cuesta un poco encasillar en un género a “You”. Bien podría ser un drama romántico como una serie policíaca. Me gustaría señalarlo como una versión algo hipster y bastante más oscura de clásicos juveniles noventeros como Melrose Place o Beverly Hills 90210.

En estos tiempos, la idílica historia de una obsesión de hecho ya no es tan bien vista. Al ver esta serie, el encanto del enamoramiento a primera vista desaparece rápido, pues detrás de muchos buenos modales se oculta el comportamiento obsesivo de Joe Goldberg, quien se enamora perdidamente de Guinevere Beck, una hermosa joven estudiante que ambiciona convertirse en una escritora famosa. Obviamente el lugar ideal para transformar estos sueños en realidad es la ciudad de Nueva York.

A la mitad de la serie Beck propone a Joe vivir en tono de broma y tal vez algo en serio “una relación de secretos y mentiras” que les permitiría llevarse mejor. Ciertamente la mentira es la temática central de “You”. Pues está presente en todo momento. Joe vive una doble vida que permite vigilar prácticamente casa paso de Beck y presentarse al mundo como un sujeto inmaculado y ejemplar, aunque tal vez su halo de misterio es uno de los aspectos atractivos para Beck, quien a su vez miente reiteradamente acerca de su status social e incluso sobre su misma familia. De hecho, tanto las raíces de Joe como de Beck son sumamente difusas.

El sentido de la amistad tal vez es de los temas más desagradables de “You”, siendo esta toda falsa y pretensiosa. Beck tiene un grupo de amigas en el que sobresale Peach Salinger, una estereotípica malcriada hija de millonarios quien con un comportamiento despótico y manipulador domina al grupo de Beck, haciendo énfasis en la protagonista, con quien siempre tiene mensajes ambiguos que van desde la sobreprotección hasta el desprecio. La idea es siempre tenerla disponible a su lado. Tal vez el loco Joe es más franco con sus relaciones, aunque esto se contradice cuando quiere sacarse a alguien de su camino o dice proteger a quienes dice querer. La pretensión se manifiesta desde el hilo conductor de la serie que son los libros: Beck la estudiante de Literatura, Joe el “heredero” de una librería. A lo largo de la serie hay un incesante duelo de egos intelectuales.

 

Se puede decir que la gran tragedia de esta historia recae en Beck, ¿la desgracia de ser hermosa? Elizabeth Lail es la bella actriz que encarna a la joven aspirante a escritora que tiene en sus 2 personas más cercanas a personajes considerados en estos tiempos como “tóxicos”. Peach, con sus permanentes cambios de ánimo y de salud manipula a Beck, mientras que Joe con su permanente vigilancia busca limitar sus movimientos hacia lo que él cree que es correcto. El sentido de superioridad moral de Joe resulta ser invasivo, pues siempre se lo observará haciendo creer que siempre tiene la razón y que defiende lo justo, lo cual se confirma con el personaje transversal de la serie que es Paco, un niño vecino afectado por su disfuncional vida familiar, pero de un intelecto y curiosidad notable por los libros.

“You” tiene momentos de harta expectativa y tensión por la tensión de los secretos al borde de ser descubiertos, por la violencia y los crímenes, por ese descubrimiento descarnado de la falsedad de las sociedades de élites culturales e intelectuales en lugares tan vastos y sórdidos como New York. Mas el final no terminó de ser del todo convincente para el espectador. Se espera nuevas temporadas, nuevos esclarecimientos.

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
us open 2018

Épica en New York

Partidos y emociones fuertes se vieron en el último Grand Slam del año. Una joven campeona y un experimentado campeón s erigieron en un torneo que incluso dio qué hablar más allá de lo deportivo.

Naomi Osaka se coronó campeona del torneo femenino. En primera ronda superó a la alemana Laura Siegemund y después en segunda y tercera fase tan solo perdió 2 games para derrotar contundentemente a Julia Glushko y Aliaksandra Sasnovich. Una nueva bielorrusa, Aryna Sabalenka, fue su rival en cuarta ronda donde el juego tuvo que definirse en 3 sets para que la japonesa se lleve el triunfo.

Serena Williams del otro lado del cuadro venía recuperando su mejor nivel con contundentes victorias sobre Magda Linette, Carina Witthöft y ante su hermana Venus Williams. Este último fue bastante emotivo aunque Serena fue muy superior. En tanto que en la cuarta ronda le tomó 3 sets para superar a Kaia Kanepi.

Anastasija Sevastova había protagonizado duros juegos ante Donna Vekic, Ekaterina Makarova y una de las favoritas, Elina Svitolina, todos a 3 sets y con momentos de nervios. Sólo había sido sencilla su victoria ante Claire Liu. Madison Keys en tanto había superado a Pauline Parmentier, Bernarda Pera, Aleksandra Krunic y Dominika Ciblukova para alcanzar los cuartos de final.

En cuartos de final hubo victorias contundentes. Williams sobre Karolin Pliskova, Sevastova sobre Sloane Stephens, Keys sobre Carla Suárez Navarro y Osaka ante Lesia Tsurenko. A pesar de su furiosa campaña, Sevastova fue barrida por Serena Williams en semifinales con el marcador de 6-3 y 6-0. Siendo relativamente sorpresa, Naomi Osaka tuvo pocos problemas para derrotar en la otra semifinal por 6-2 y 6-4 a Keys.

En la gran final se vio un furioso arranque de Osaka, quien arrasó a Serena con un contundente 6-2  y decantó en un segundo set más parejo que parecía de desenlace incierto hasta que Williams tuvo el impasse con el árbitro que le costó un punto por coaching más la destrucción de su raqueta y finalmente un game por insultos y amenazas al juez. Con la campeona veterana desencajada, Osaka se impuso con 6-4 sin perder su templanza a pesar de tener el público visiblemente en contra tras los incidentes de Williams y el juez.

El torneo de caballeros se lo llevó Novak Djokovic. El serbio arrancó su camino con victorias a 4 sets sobre Marton Fucsovics y Tennys Sandgren. Después fue mejorando su forma y pudo sobrepasar las siguientes rondas con mayor claridad en 3 sets ante Richard Gasquet y Joao Sousa, llegando sin mayor novedad a los cuartos de final.

En el otro lado del cuadro la campaña de Juan Martín del Potro era fantástica. Sin perder un solo set borró del camino a los norteamericanos Donald Ypung y Dennis Kudla. Después superó al español Fernando Verdasco con pequeños sustos en los sets iniciales y en octavos de final fue ampliamente superior al croata Borna Coric. El argentino arribó a los cuartos de final acumulando favoritismo.

Rafael Nadal superó la primera ronda tras el retiro de su compatriota David Ferrer, siguió un juego sin mayores problemas ante Vasek Pospisil y en las siguientes rondas se enfrentó a partidos más parejos en los que sufrió para doblegar a Karen Khachanov y Nikoloz Basilashvili. Kei Nishikori en tanto superó a Maximilian Marterer, Gael Monfils (retiro), Diego Schwartzman y Philipp Kohlschreiber antes de regresar a los tiempos a lo alto del circuito.

En cuartos de final, mientras Djokovic no tuvo problemas para deshacerse de John Millman, quien había sido verdugo de Federer, se vio enfrentamientos épicos en las otras llaves. Del Potro perdió por 7-6 el primer set ante John Isner, pero con cierta dosis de coraje venció en los siguientes por 6-3, 7-6 y 6-2. Nishikori épicamente triunfó sobre Marin Cilic por 2-6, 6-4, 7-6, 4-6 y 6-4. El juego entre Nadal y Dominic Thiem fue tal vez el más emocionante del torneo, arrancando con un sorpresivo 6-0 favorable al austriaco que tuvo su reacción en el legendario español llevándose los siguientes sets 6-4 y 7-5. El desenlace fue de épicos tie break, el primero a favor de Thiem por 7-4 y el segundo se impuso la categoría de Rafa con un 7-5 que lo llevó a semifinales.

El desenlace del torneo de varones fue mucho menos dramático. Nadal pagó el precio de sus esfuerzos y no pudo concluir su juego con Del Potro cuando iba perdiendo por 7-6 y 6-2, retirándose sentido en su rodilla. Djokovic con 6-3, 6-4 y 6-2 venció tranquilamente a Nishikori y se llevó la final tras infringir un 6-3, 7-6 y 6-3 a “Delpo”. De esta forma “Nole” alcanzó su décimo cuarto título de Grand Slam.

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
us open 2017

La Leyenda Emergente y la Que Continúa

El último Grand Slam del año tuvo emociones y satisfacciones para el público local, varias sorpresas en el transcurso del torneo y tal vez, a algunas figuras se extrañó, lo que dio paso a que nuevas figuras muestren sus condiciones y una perspectiva a futuro para los circuitos de la ATP y WTA.

En la competición de damas la ganadora fue la estadounidense Sloane Stephens quien de hecho iba marcando su regreso tras una prolongada lesión y puedo jugar el torneo gracias a un ranking protegido. En primera ronda superó a la veterana Roberta Vinci y en segunda dio su primer “batacazo” al eliminar a Dominika Cibulkova, quien estaba ubicada entre las favoritas. En las siguientes fases superó a Ashleigh Bartey y Julia Görges con pocos sobresaltos para ya ubicarse entre las 8 mejores.

En el otro lado del cuadro iba superando rondas otra de las promesas del tenis femenino norteamericano: Madison Keys. Tras vencer a Mertens y Tatjana Maria, el nivel de exigencia se elevó para en tres interesantes sets imponerse a Elena Vesnina y después dar el gran golpe que fue eliminar a otra de las grandes favoritas que tenía el último Grand Slam del año como la ucraniana Elina Svitolina. 7-6 (7-2) 1-6 y 6-4 para dejar atrás a la cuarta mejor rankeada y ubicarse en el cuadro de las 8 mejores del torneo.

En los cuartos de final pasaba un hecho curioso. Cada una de las llaves fueron integradas por una tenista estadounidense y las 4 vencieron para gusto del público local. CoCo Vandeweghe derrotó a quien entonces ocupaba el número 1 del ranking: Karolina Pliskova. La veterana Venus Williams triunfó sobre Petra Kvitova. Madison Keys no tuvo problemas con la estonia Kaia Kanepi que venía de la qualy, mientras que Sloane Stephens ganó a Anastasija Sevastova, quien a su vez había frenado a Maria Sharapova en su retorno a los Grand Slam. Con semifinales netamente norteamericanas, Madison Keys aplastó 6-1 y 6-2 a Vandeweghe, mientras que Stephens sufrió para derrotar a la mayor de las Williams 6-1 0-6 y 7-5. Ya en la gran final se vio a Sloane mucho más fuerte que Madison y con un contundente 6-3 y 6-0 se llevó el primer Grand Slam de su aún corta carrera.

En el cuadro de caballeros el título fue para el español Rafael Nadal, quien lució inagotable y revitalizado en un torneo en el que fue tan contundente como en sus mejores años. El mallorquín en las primeras rondas venció a Lajovic, después a Taro Daniel y Leonardo Mayer no sin antes ser sorprendido en el primer set en ambas ocasiones para finalmente triunfar. En cuarta ronda frente al ucraniano Alexander Dolgopolov empezó a dar muestras del poderío que exhibiría más adelante al imponerse en sets corridos 6-2, 6-4 y 6-1

En el otro lado del cuadro, del que se alegaba no ser tan emocionante como el de arriba, pues las bajas de Murray, Djokovic, Wawrinka o Raonic lo habían dejado algo huérfano de grandes figuras, silenciosamente el sudafricano Kevin Anderson iba superando etapas con triunfos sobre el local Aragone, el díscolo Gulbis, el croata Coric y el italiano Lorenzi. Así, sin mayor ruido se instaló entre los 8 mejores del torneo.

Ya en cuartos de final, el español Pablo Carreño Busta, que no había cedido un solo game durante el torneo, derrotó al argentino Diego Schwartzman, quien era una de las grandes sorpresas del Grand Slam neoyorkino, sin embargo, no pudo ante la energía de Anderson con quien perdió 4-6, 7-5, 6-3 y 6-4. Previamente, el africano derrotó al local Sam Querrey en 4 sets, 3 de los cuales contaron con agotadores tie breaks en un juego que estuvo para el infarto. En el otro lado del cuadro, Juan Martín Del Potro nuevamente llevaba su actuación hacia un relato épico con juegos extenuantes. En cuartos de final se enfrentó a Roger Federer que venía pasando muchos sustos y al final el triunfo fue para la “torre de Tandil” 7-5, 3-6, 7-6 (10-8), 6-4 mas pagó el precio de su esfuerzo cuando en semifinales fue vencido por Nadal 4-6, 6-0, 6-3 y 6-2. El español se vio completamente superior en la final al derrotar a Anderson 6-3, 6-3 y 6-4.

Nadal ha retomado el número 1 del ranking de la ATP, pero además ganó su Gran Slam número 16, siendo el segundo máximo ganador solo por detrás de Federer. Un dato curioso es que por primera vez los líderes de los listados femenino y masculino son españoles. Pues en la WTA Garbiñe Muguruza ha alcanzado la cima tras los reveses de Pliskova y Halep.

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
Us open winners 2016

La Hora de Angelique y “Stanimal”

El último Grand Slam del año tuvo interesantes noticias ya que por primera vez se ungieron como ganadores del US Open la alemana Angelique Kerber y el suizo Stanislas Wawrinka. Para Kerber significó llegar al número uno del ranking de la WTA.

La autoridad con la que Kerber transitó por Flushing Meadows fue realmente notable, pues no perdió un solo set hasta que llegó a la final. Derrotó con pocos problemas a Petra Kvitova 6-3 y 7-5 en cuarta ronda y en cuartos de final pulverizó 7-5 y 6-0 a Roberta Vinci. En semifinales se enfrentó con Caroline Wozniacki, quien parecía encontrarse con su mejor tenis al haber dejado en el camino a Kuznetsova y Madison Keys, a priori favoritas. Sin embargo, Angelique se impuso con un sólido 6-4 y 6-3 con el que tenía la oportunidad de no solo llegar a la final, sino, ser la nueva líder del circuito profesional femenino.

En el otro camino, la sorpresa la puso Karolina Pliskova. La tenista checa se dio el lujo de eliminar a las hermanas Venus y Serena Williams en los mismísimos campos neoyorkinos y con ello, confirmar a su rival de la final en la cima del ranking WTA. Ya en último juego, la mayor consistencia del tenis de la alemana le otorgó el primer set por 6-3, pero la imperturbable “ice lady” le dio su primer susto del torneo cuando ganó el siguiente por 6-4. El tercer y final set era reñido, pero en algún momento, el juego de la checa flaqueó y dio la oportunidad para el 6-4 final favorable a Kerber y el título.

En los varones, fue destacable la participación de la armada francesa que puso a 3 de sus tenistas en cuartos de final: Gael Monfils, Lucas Pouille y Jo-Wilfred Tsonga. Monfils y Tsonga terminaron sucumbiendo ante el paso del número 1, Novak Djokovic, mientras que Pouille se dio el gusto de eliminar a Rafael Nadal, quien busca recuperar su mejor nivel y por esta vez, le alcanzó hasta cuarta ronda.

La parte baja del cuadro estuvo muy interesante. El argentino Juan Martín Del Potro, con su inspirada participación en los olímpicos, manifiesta una notable recuperación en su tenis, habiendo dejado en el camino a jugadores con buen ranking como Ferrer o Thiem y se quedó en cuartos de final en un electrizante partido con Wawrinka 5-7 6-4 3-6 y 2-6, haciéndose notable su esfuerzo sobre el final. Por otra parte, el japonés Kei Nishikori dio el campanazo al derrotar en 5 sets al campeón Olímpico y de Wimbledon, Andy Murray, en sensacionales 5 sets.

Wawrinka pudo aprovechar el trajín de Nishikori y doblegarlo en semifinales 4-6 7-5 6-4 y 6-2. Configurada la gran final frente a Nole y previo un sentido acto por parte de militares estadounidenses recordando los atentados del 11 de septiembre, arrancó con gran emoción. El serbio parecía llevarse por delante el primer set, pero “Stanimal” lo forzó al tie break en el que Nole se impuso con tranquilidad por 7-1. Después, todo sería del suizo, quebrando oportunos games e imponiéndose mentalmente a un Djokovic cada vez más desgastado y agobiado por dolencias físicas. Los siguientes sets: 6-4 7-5 y 6-3 hicieron ver a un lúcido Wawrinka que busca su sitio en la cima. Por lo pronto, es necesario recordar que ya tiene un Australian y un Roland Garros, entonces su meta obviamente sería un Wimbledon y así, completar el anhelado Grand Slam.

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
sitcoms nyc

Friends vs HIMYM: ¿cuál gana?

Dos series ambientadas en New York, que relatan la vida de jóvenes adultos y su estrecha relación con sus mejores amigos en lo que podría considerarse como una vida “ideal”. Más allá que dicho estilo de vida se plantea en un escenario tanto o más fantasioso que el de Batman o Ironman, ambas series, de extensa duración (casi una década), son de las más icónicas de los últimos 20 años, ambas tienen casi la misma fanaticada, la cual se pregunta qué serie fue mejor o al menos, más trascendental.

A priori podríamos decir que Friends, simplemente por tema de antigüedad. Esta serie comenzó a ser rodada y emitida en 1994 y atravesó tremendos hitos generacionales como el cambio de milenio o la caída de las Torres Gemelas (que nunca fue directamente abordado de todas formas). How I Met Your Mother comenzó a emitirse un año después del último capítulo de Friends, en 2005, con en teoría un argumento ya antes visto: mejores amigos jugando a ser personas grandes en la ciudad de New York.

Si vamos por calidad de actores, nuevamente la serie noventera es la que tiene ventaja. El elenco de “Friends” es sólido y magnífico con actores que ganaron mucho reconocimiento con la serie, aparte de un montón de dinero. Jennifer Aniston por ejemplo, ganó Emmy y Golden Globe gracias a su papel de “Rachel”. Se podría decir que todos los personajes de la entrañable “Friends” son clásicos para la T.V.: Rachel, Ross, Phoebe, Joey, Monica, Chandler tienen características inconfundibles con las que cualquier televidente pudo reconocerlos e identificarse, yo por ejemplo, me considero un Chandler. Ese rasgo tal vez no es identificable en “How I Met Your Mother” salvo quizás, el personaje “Barney Stinson” de Neil Patrick Harris y un poco, el protagónico “Ted Mosby”.

Ahora, si vamos por el lado del guión y calidad narrativa, “How I Met Your Mother” le hace un paseo a “Friends” y personalmente, hace que la serie termine considerándola entre mis favoritas de todos los tiempos, bastante más que la entrañable “Friends”. “HIMYM” fue diseñada para que a todos nos intrigue su final y que a medida que pasen sus capítulos, cada televidente vaya angustiándose y cavilando con las posibilidades de quién podría ser la madre de los hijos de Ted. Además, los recursos narrativos usados en la serie son magníficos: yuxtaposiciones, flash backs, flash forwards, etc. Narrar una teleserie cómica al más puro estilo de “Run Lola Run” o “Memento” fue atrevido y el resultado genial. En cuanto a cómo contar una simple “sitcom”, “How I Met Your Mother” marcó un hito y una revolución.

La discusión entre ambas series es muy común en que se centre en este punto específico: cómo acabaron ambas series. Por un lado, está “Friends” con el final complaciente y que todos esperaban: que Ross y Rachel se queden juntos y felices por siempre, con el detalle no menor que Rachel renuncia a la vida que siempre soñó: trabajo en París relacionado a la moda. Por otro lado “How I Met Your Mother” tuvo un final impactante: el televidente navegó por 8 temporadas para conocer a una madre a la que recién le empezaba a tomar cariño y resulta que la larga historia que Ted cuenta a sus hijos se motiva en que en ese futuro hipotético en el que la está repasando, la madre ha fallecido. Aunque finalmente es complaciente porque Ted sale a buscar al “verdadero amor de su vida”, que siempre fue la bella Robin Scherbatsky. Personalmente, prefiero el final de HIMYM y el que Ted haya intentado de nuevo con Robin, estuvo demás.

Es así como se ha expuesto los puntos en los que la una serie neoyorkina se impone a la otra y le queda a quien los lea, el afirmarlos o contradecirlos. Como señalé en el primer párrafo, el principal defecto que encuentro es esa vida en la que el grupo de panas vive un junto a otro, son como una familia unida y tienen estilos de vida demasiado cómodos que distan mucho de la plusvalía que tienen las viviendas de la gran manzana y de la disponibilidad de tiempo de cualquier grupo de amigos a medida que se hacen adultos. Bueno, tampoco, es para ponerse amargado o paladín de la realidad socio económica. No deja de ser ficción nada de esto y para lo que está es simplemente para divertir.

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
pennetta-vinci-us-open-quarti-di-finale

New York: tierra de sueños

New York es históricamente el puerto de entrada hacia los Estados Unidos. Desde ya decenas de años, confluyen múltiples nacionalidades en busca de realizar sus sueños. Una tradicional colonia en la gran ciudad es la de italianos, con todos sus estereotipos, de los buenos y de los otros, donde capaz y topas con más de un “George Costanza”.

Italia se ha vuelto a tomar New York, ahora con el deporte y sus dos campeonas a punto de disputar la gran final del US Open 2015. Flavia Penneta y Roberta Vinci protagonizaron lo inesperado y derrotaron a las favoritas número 1 y 2 del momento: Roberta a Serena Williams y Flavia a Simona Halep.

El triunfo de Flavia fue arrasador 6-1 y 6-3 su rival, la tenista rumana Halep no se presentó en su mejor versión física y fue ampliamente superada. Se empezaba a considerar una opción remota de final italiana, y si la primera de sus representantes no llegaba como favorita, mucho menos lo era Roberta Vinci, actual número 43 según el ránking de la WTA, al enfrentarse a la todopoderosa Serena. El inicio parecía “normal”, Williams ganó el primer set con un cómodo 6-2.

Para el segundo set, la italiana creció, Serena empezaba a tener esos juegos que tiene a veces: repletos de nervios y errores. Roberta forzó a una definición dramática en el tercero. Aunque ha decir verdad, en los últimos games jugó con mucha precisión y se impuso claramente a la número uno, para llegar a una impensada final, que ya es su mejor actuación en un Grand Slam, dentro de una carrera que estaría más cerca de su fin y que tuvo más hechos notables en modalidad dobles.

Flavia y Roberta revivirán el sueño americano, ellas, mujeres de más de 30 años que tienen la oportunidad de rematar sus carreras con una soñada final de uno de los 4 grandes torneos (Flavia Penetta también es finalista por primera vez de uno de ellos). Los americanos, como pueblo noble que son, supieron reconocer con gritos y aplausos, a quien venció a su heroína en buenos términos.

Todo esto sucedió en la mañana del ATP neoyorquino, precisamente en la fecha más nefasta de su historia, en ese 11 de septiembre en el que sufrieron el ataque más doloroso a su orgullo de “capital del mundo”.  Aquel día de ingrata recordación de aquel 2001, esta vez y 14 años más tarde vio el renacer del ideal de la Babilonia moderna, de ver los sueños realizados de quien los busca, venga de cualquier lado del planeta a luchar por ellos con honradez. Esperemos un gran juego entre las italianas.

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol