ayrton

11 Ideal y Anti 11 del Torneo Ecuatoriano 2017

Un ejercicio tradicional y que tal vez vaya un poco comprimido. Hablamos de los destacados de un campeonato que a pesar de las complicaciones del fútbol del país tuvo varios puntos altos y entretenimiento para sus seguidores. Presentamos entonces el 11 ideal:

Pedro Ortiz

El portero de Delfín fue un bastión para la formidable campaña que tuvo el club manabita en el primer semestre del año, la cual los llevó a disputar por primera vez la Copa Libertadores. Ortiz garantizó seriedad y seguridad, contando con buenos reflejos y oportuna ubicación que a veces pudieron interpretarse como “dosis de suerte”. Las consecuencias fueron obvias al resultar el Delfín el equipo con menos goles en contra de la temporada regular. Así mismo fue refrescante la llegada de un nuevo portero a la élite de guardametas del país. Claro, tendría que mantenerse en los años venideros.

Juan Carlos Paredes

Su llegada a Emelec a mediados de año fue un golpe de timón que dio el cuadro millonario para finalmente llegar al título. En el primer semestre Emelec padeció de cierta debilidad en el sector derecho de su armado, lo que le alejó de ganar la primera etapa por ejemplo, aunque en Libertadores no le iba del todo mal. Con la llegada de “la hormiga” el cambio fue inmediato, aportando toda la experiencia y conocimiento de un seleccionado nacional que ha jugado en Europa. Un puntal tanto a la hora de defender como de atacar.

Jorge Guagua

La afición ni siquiera sabía de la vida de Guagua hasta agosto de 2017: si seguía activo, si se había retirado o qué mismo. Lo cierto es que “el patrón” estaba soportando una larga recuperación tras una dura lesión. De pronto fue incluido en la alineación titular de Emelec y no soltó más su puesto exhibiendo su mejor versión en mucho tiempo con liderazgo y anticipación a las jugadas rivales. Solidificó una defensa que tal vez dejaba pequeñas dudas antes de su llegada y tras la misma fue mucho más difícil de franquear, aportando a la sensacional campaña del bombillo que le llevó a ganar la segunda etapa y posteriormente el título del torneo ecuatoriano 2017.

Francisco Silva

Tal vez el fin de temporada del zaguero paraguayo no fue el mejor, sin embargo, hay que destacarlo por todo lo hecho en el 2017. Silva aportó seguridad y garra a la defensa del Delfín que como se había mencionado, fue la menos batida del torneo y en ello este jugador tuvo mucho que ver. En momentos en los que se ausentó ya sea por lesiones o suspensión el cuadro de Manta lo sufrió sensiblemente. Formó una impecable mancuerna con el venezolano Chancellor que por momentos dio la sensación de absoluta imbatibilidad.

Fernando Gaibor

Debe fácilmente ser uno de los mejores años del volante del Club Sport Emelec. Se convirtió en líder y motor del mediocampo eléctrico con una presencia fundamental para quitar balones y la generación de fútbol ofensivo. Una temporada en la que se ha consolidado como referente y capitán del conjunto millonario y le da perspectivas para un futuro aún mejor al que probablemente se ha demorado en acceder y hoy por hoy hay que destacar que ha ganador notablemente en temperamento.

Ayrton Preciado

Lo consideramos el “jugador más valioso” de la temporada, ya que fue definitivo para la consecución del título de los azules. Veloz y preciso, sus transiciones al ataque fueron armas contundentes a la hora del armado del ataque eléctrico que terminó especialmente hacia el remate de temporada siendo tan contundente. También efectivo frente al arco y a la hora de habilitar a sus compañeros. Sin duda, su mejor año como futbolista profesional hasta el momento, contando con que tiene varios más por jugar.

Carlos Feraud

El señor de los golazos. En los recuentos de mejores anotaciones de la temporada mínimo deben estar el gol olímpico y el de media cancha que marcó en la temporada. El volante de Macará marcó varios tantos con balón detenido, pero no fue lo único destacado de su 2017, sino que fue manija y alma de un equipo que por primera vez consiguió una ansiada clasificación a Copa Libertadores. Le valió por una convocatoria a la selección, lo que finalmente no le terminó sentando tan bien. Pero no deja de haber sido notable su temporada.

Jacob Murillo

El extremo izquierdo de Delfín fue el mejor asistente de la temporada y sus pases gol lo ponen dentro de este 11 ideal. Por momentos su desborde, toque y habilitación fueron realmente brillantes, en espacial cuando se juntaba con sus compañeros que se ubicaban metros más adelante, lo que lo dieron la imagen al conjunto manabita de letal en el contragolpe. Esto lo hizo merecedor a la convocatoria a la selección luego de la cual bajó su rendimiento. Con todo, este fue un excepcional año para este aún joven jugador, al que lo creíamos desaparecido y fue devuelto a jugar en primera división.

Jonatan Álvez

Implacable goleador que de hecho tuvo su mejor rendimiento en competiciones internacionales, aunque en el torneo local también anotó goles claves para que el Ídolo sume puntos valiosos que al final no fueron suficientes tal vez por la sanción en puntos que llevaba Barcelona. Jugador combativo y emblemático en los actuales planteles del cuadro canario al que tal vez su temperamento le puede jugar malas pasadas, mas su calidad y entrega son indiscutibles.

Hernán Barcos

Sería ilógico no incluir al goleador del torneo ecuatoriano dentro de su alineación ideal. El “pirata” marcó notables diferencias en cuanto a su rendimiento con el resto del plantel de Liga Deportiva Universitaria y con sus goles evitó que una campaña que de por sí fue mala termine siendo aún más lamentable. Su categoría y precisión parecen intactas, su identificación con la camiseta blanca innegable, eso sí tal vez su futuro aún se vislumbre incierto. Lo que estamos seguros es que Barcos es uno de los mejores de la historia de los torneos ecuatorianos.

Roberto Ordóñez

Un jugador que debía estar incondicionalmente en este 11 ideal. Encarnó la lucha de un equipo considerado chico hacia su primer título local que finalmente no se dio, pero que será recordada por la afición futbolera ecuatoriana. Roberto Ordóñez fue el símbolo y alma de este Delfín 2017 exhibiendo mucha personalidad y garra, además de un asombrosamente buen manejo de balón y ese adjetivo debido a su corpulencia. Se ganó el cariño de propios y extraños con su entrega y su técnica que tuvieron al cuadro manabita cerca del cetro 2017.

DT: Eduardo Favaro

El estratega uruguayo se sobrepuso a un mal inicio de año a cargo de El Nacional y con un plantel de jugadores que a primera vista lucía limitado, logró un fútbol eficiente, agradable a la vista y que por momentos hizo creer posible que los criollos puedan luchar por el título. Tanta ha sido la incidencia del “Lolo”, que el anuncio de su continuidad con el plantel rojo fue sonada noticia.

Entonces el 11 ideal de nuestra página va así:

Pedro Ortiz; Juan Carlos Paredes, Jorge Guagua, Francisco Silva; Fernando Gaibor, Ayrton Preciado, Carlos Feraud, Jacob Murillo; Jonatan Alvez, Hernán Barcos, Roberto Ordóñez

DT: Eduardo Favaro

Jugador más valioso (MVP): Ayrton Preciado

Este es un 11 alternativo:

Máximo Banguera; Richard Schunke, Jhon Chancellor, Xavier Arreaga; Luis Luna, Roberto Garcés, Manuel Balda, Billy Arce; Carlos Garcés, Juan M. Tévez, Juan Dinenno

DT: Guillermo Sanguinetti

En tanto que les presentamos el Anti  11 del torneo ecuatoriano 2017

Bonard García; Luis Checa, Luis Romero, Luis Caicedo M.; Rubén Olivera, Jonathan González, Luis Bolaños, Felipe Rodríguez; Néstor Martinena, Federico Laurito, Ariel Nahuelpán

DT: Gustavo Munúa

Bonard García: había que poner en este conteo a uno de los porteros del equipo que recibió más de 100 goles. Perdió rápido su titularidad y de hecho su equipo ya no encajó tantos goles luego de no estar él en el arco de Clan Juvenil.

Luis Checa: del mismo modo había que poner a algún defensa del club que recibió más de 100 goles. Sin duda ya quedaron atrás los mejores años del recio defensa y para su mala fortuna le cayó una sanción por doping que afectaría seriamente su carrera.

Luis Romero: el defensa de Guayaquil City, bravo por naturaleza estuvo en este año más pasado de revoluciones que de costumbre. Lo que le costó varias sanciones y el dejar a su equipo afectado en varias ocasiones.

Luis Caicedo M.: El “Kunti” pasó de seleccionado ecuatoriano y embajador deportivo en Brasil a una opaca estadía como suplente en Barcelona. No fue la solución deseada en la zaga amarilla y jamás pudo pelear el puesto a los jóvenes zagueros titulares canarios.

Rubén Olivera: el “pollo” era uno de los refuerzos estrella de la temporada para Liga de Quito, sin embargo estuvo lejos de ser solución en el medio sector universitario y fue responsable de la desastrosa campaña de inicios de año de la “U”.

Jonathan González: fuertemente criticado por la hinchada de Liga de Quito, jamás pudo acoplarse a un equipo en el que curiosamente era titular casi siempre sin mayores resultados. Tampoco le fue bien en Paraguay y ahora enfrentaría una sanción por adulteración de identidad.

Luis Bolaños: el “chucho” definitivamente ya no es lo que era. Aportó a cuenta gotas al juego ofensivo de Fuerza Amarilla para desaparecer a medida que incrementaban los problemas en el club orense.

Felipe Rodríguez: reforzaba en un inicio al sector izquierdo de Liga, pero no sólo lució falto de calidad, sino incluso de entusiasmo y cuando falta voluntad poco se puede hacer. A ser rápidamente olvidado por parte de la hinchada universitaria.

Néstor Martinena: era el llamado a ser goleador de Fuerza Amarilla, pero contó con poca fortuna y solo pudo hacer un gol, lo que concluyó en que sea apartado del plantel antes de finalizar el primer semestre.

Federico Laurito: al atacante argentino le fue bastante bien en Gualaceo de la Serie B e intentó jugar de nuevo en primera división, mas tuvo inconvenientes físicos que sumados a los organizativos del cuadro orense le generaron una mala temporada.

Ariel Nahuelpán: delantero querido por la afición de Barcelona que fue llamado de vuelta para ser el plan de respaldo en caso de ausencia de Álvez, mas nunca fue solución y estuvo bastante lejos del nivel que lo hizo del gusto de la exigente hinchada amarilla.

DT: Gustavo Munúa: llegaba a dirigir a Liga Deportiva Universitaria con cierto cartel y prestigio, pero su idea jamás logró consolidarse y solo pudo ganar 2 partidos en casi medio año (uno por cada campeonato). De las peores campañas que los albos hayan soportado en años.

Foto principal tomada de: El Diario Manabita

FyA
emelec 2017

Un Final Feliz

Este 2017 para Emelec termina de la mejor manera posible, siendo el campeón de este país, superando claramente al rival en ambas finales y jugando al más alto nivel en todo el año. El equipo llegó al último tramo de la competencia en su mejor momento. Un final soñado, sin dudas.

Ahora, no todo fue alegrías y triunfos. Este equipo tuvo que pasar por muchas situaciones en el transcurso del año que a muchos los hizo pensar que el sueño de lograr un título más se iba a esfumar.

Emelec tuvo salidas de jugadores importantes a inicio del año, dejaron el club. Nombres como: Ángel Mena, Cristian Guanca, Fernando Gimenez, Gabriel Achilier que eran titulares fijos en el equipo, más otros jugadores que conformaban el plantel dieron un total de 14 bajas.

Así mismo llegaron otros jugadores como: Bruno Vides, Christian Ramos, Ayrton Preciado, Joao Rojas, Marlon De Jesús, Romario Caicedo, Sebastián Piriz, entre otros que generaban una expectativa incierta sobre lo que iban a poder rendir y aportar en este año.

El año empezó mal, el DT Alfredo Arias no encontraba el equipo y algunos llegaron a pensar que con el paso del tiempo se jugaba cada vez peor. Se sufrió bajas por lesiones en varios momentos del primer semestre, incluso se afrontó Octavos de Final de Libertadores sin el centro delantero titular y sin el primer suplente. Todos estos pequeños detalles concluyeron en la eliminación del equipo de este Torneo Internacional y además se tuvo que ver como se escapaba la primera etapa que la termina ganando Delfín de Manta con sobra de merecimientos.

El segundo semestre del año inició con muchas dudas. Cierta parte de la hinchada comentaba que no se permitiría un “fracaso” más y que el DT Alfredo Arias estaba obligado a ganar la segunda etapa y evitar que el club acumule 4 Etapas seguidas sin ganar.

Las incorporaciones de 2 jugadores importantes como Juan Carlos Paredes y Fernando Luna mejoraron al equipo, las fechas pasaban, los lesionados se recuperaban y el equipo empezaba a aparecer de a poco. Se fue ganando partidos claves que le dio confianza al plantel como la fecha doble contra Deportivo Cuenca, que en ese momento era único líder del Campeonato.

Emelec llegó a la recta final de la competencia en su mejor momento. La gente y la prensa conocía el 11 titular de memoria, algo que era imposible en los primeros 8 meses del año. El equipo lucía cada vez más sólido y cerró un año de gran manera ganando 7 de los últimos 8 partidos que jugó, incluyendo las 2 finales contra Delfín.

El repunte de jugadores claves como: Jorge Guagua, Christian Ramos, Esteban Dreer, Fernando Gaibor, Ayrton Preciado, Osbaldo Lastra, Oscar Bagüí y Brayan Angulo hicieron que este Emelec llegue intratable a los últimos partidos y logre la corona número 14, que parecía imposible para algunos durante muchos momentos del año pero que los jugadores y Cuerpo Técnico nunca dejaron de soñar.

Hoy Emelec es justo campeón de Ecuador por muchas razones, principalmente porque pudo levantarse cada vez que se cayó y que nunca dejaron de pelear por mas difícil que se veía el panorama.

Felicito a todos los que hicieron posible este título, desde el Presidente Neme, el DT Alfredo Arias y los jugadores. Confío en que los logros deportivos seguirán llegando, porque esto es Emelec, un club demasiado grande que debe pelear siempre, contra todo y contra todos.

Foto principal tomada de: Radio Huancavilca

bsc 2017

Año de Reposicionamiento Internacional y Frustración Interna

No es habitual cuando se hace un resumen de una temporada encontrar sensaciones tan disímiles como el 2017 de Barcelona Sporting Club. El fabuloso andar por la Copa Libertadores de América, en el que el club llegó hasta semifinales por primera vez en 19 años, no puede ocultar el sinsabor de un exiguo quinto lugar en el campeonato nacional que le impedirá volver a estar presente el próximo año en el máximo torneo continental.

Luego de un título 2016 inolvidable y lleno de récords, el proyecto continuó en manos de Guillermo Almada y con, básicamente, el mismo plantel que logró el campeonato del torneo anterior. Se sumaron como refuerzos principales a Ariel Nahuelpán, quien retornó al club luego de cuatro años, y a Jefferson Mena para reemplazar la vacante dejada por Anderson Ordóñez. El reto del 2017 era claro con la doble competencia: llegar lo más lejos posible en la Libertadores, tal como era una de las promesas de campaña de José Francisco Cevallos (“volver a ser un coloso de América”), y revalidar el título nacional con un bicampeonato que no se obtiene desde 1981.

Desde el sorteo de la Copa Libertadores quedó claro que el andar internacional no iba a ser un camino sencillo: la fase de grupos dejó al Ídolo en una llave complicada junto al campeón vigente Atlético Nacional, al argentino Estudiantes de La Plata y al brasileño Botafogo. Sin embargo desde el debut se vio claramente que Barcelona iba a ser un protagonista importante de esta edición del torneo continental: una brillante victoria sobre Atlético Nacional y dos triunfos  de visitante en La Plata y Río de Janeiro le dieron la clasificación a octavos de final con dos partidos de anticipación y practicando un juego muy intenso, veloz y con la identidad que lo marcó el año anterior.

En la siguiente fase el cuadro torero se encontró con otro obstáculo complicado: el campeón brasileño Palmeiras. Una vez más Barcelona volvió a brillar con dos muy buenos partidos en una llave que se terminó decidiendo desde los tiros penales en donde emergió la figura de Máximo Banguera, uno de los valores individuales más destacados del plantel en el año. Los cuartos de final traerían un nuevo rival paulista: Santos. Tras un trabajoso empate rescatado por el oportunismo de Jonatan Alvez, la gran figura de la temporada, llegó el momento cumbre del curso: la victoria en Vila Belmiro, con una presentación nítida y sólida de la escuadra canaria que debió ganar con una mayor diferencia que la que dejó el solitario gol de Alvez. Las semifinales trajeron al tercer rival brasileño consecutivo, el Gremio de Porto Alegre, que se llevó un incontestable triunfo de visita en el Monumental y el fin de la ilusión copera barcelonista.

El paso del Ídolo en la Libertadores llenó de orgullo a toda su afición, que volvió a ver a su equipo como protagonista en un torneo en el que era una de las grandes referencias sudamericanas hasta finales del siglo pasado. Barcelona se convirtió en el primer equipo de la historia que consiguió 3 victorias como visitante en Brasil y su goleador Jonatan Alvez se convirtió en el segundo jugador del club que anotó 6 goles en una misma edición de la Copa, además que entró en la consideración para mejor jugador del torneo. Una participación indudablemente histórica y valiosa.

A nivel local el trajín de la Copa terminó afectando el rendimiento del equipo en el campeonato en donde partía como favorito para el título, sumado a otros factores externos que afectaron al club como: la suspensión del Monumental en el primer partido como local ante Macará por los disturbios ocasionados por la barra que dejaron al menos 45 heridos y la pérdida de 6 puntos dictaminada por la FIFA por una deuda mantenida con Boca Juniors que a la larga incidió para que Barcelona no clasificara a la Libertadores del próximo año. No obstante, la Primera Etapa del campeonato del Ídolo fue bastante buena, llegando a pelear la posibilidad de ganarla hasta que perdió con Delfín de local en el Monumental en un encuentro en el que el cuadro torero fue superior en gran parte del mismo pero no pudo conseguir el triunfo debido a su mayor falencia de este año: la falta de concreción de goles en comparación con la cantidad de oportunidades generadas. Esta falencia fue mucho más notoria en la Segunda Etapa en la que encadenó ocho partidos consecutivos sin ganar a pesar de merecer el triunfo en la mayoría de ellos y que fue clave para el séptimo lugar alcanzado en dicha fase.

Este último punto es importante resaltar porque, a diferencia del torneo pasado, hubo varios valores individuales que disminuyeron o fueron inconstantes en su nivel. Ely Esterilla, Marcos Caicedo, Washington Vera, Pedro Velasco, Mario Pineida y hasta el mismo Damián Díaz, no rindieron en diferentes momentos de la temporada al igual que el 2016, y eso se vio reflejado en las cifras goleadoras del equipo. Jonatan Alvez anotó el 35% de los goles del plantel, 20 en campeonato y 6 en Libertadores, cuando el año pasado representó solo el 21% de las anotaciones.

Es de resaltar la aparición y consolidación de jóvenes valores como la dupla de defensas centrales conformada por Darío Aimar y Xavier Arreaga que mantuvieron la titularidad a pesar de la llegada del colombiano Mena y de Luis Caicedo. El aporte de emergentes como Erick Castillo, José Ayoví y Tito Valencia (hasta su fea lesión de fractura de peroné), y la incansable labor del capitán Matías Oyola y de Gabriel Marques en la media cancha, como elementos destacados de la temporada aparte de los ya mencionados Alvez y Banguera. Gran mérito en esto es de Guillermo Almada, de quien se debe destacar que cumplió su segundo año completo al frente del plantel, algo que no ocurría en mucho tiempo en el club.

El 2018 queda marcado como un año en el que Barcelona deberá enrumbar su rendimiento en el torneo local, en el que seguramente una vez más partirá como uno de los favoritos para hacerse con el título a sabiendas de que el plantel se mantendrá en su gran mayoría de acuerdo a lo expresado por la dirigencia canaria y en el que se intentará volver a la Copa Libertadores luego de su gran participación en este año. A nivel internacional queda realizar una actuación similar en la Copa Sudamericana donde se enfrentará en primera fase al paraguayo General Díaz.

Foto principal tomada de Metro Ecuador

liga 2017

Un Año Más…

Un año más en el que Liga transita en el ostracismo, lejos de cualquier pelea por titulos o algo importante. Los hinchas cada vez más se hunden en la desesperación y la nostalgia de los tiempos pasados que tantas alegrías trajeron.

Para iniciar este 2017 Liga ilusionó, primero, con la contratación de Hernán “El Pirata” Barcos, luego, con la contratación de Gustavo Munúa, campeón con Nacional de Uruguay como DT y varios jugadores que invitaban a pensar que se dejaría atrás el recuerdo de un 2016 de Borghi, Alemán, un DT uruguayo que nadie recuerda el nombre y la lucha por el descenso. Sin embargo, el equipo dirigido ahora por Munúa pasó casi toda la primera mitad de año en los últimos lugares, acumulando tan solo una victoria en el torneo local y sumiendo al equipo e hinchada en una profunda depresión.

Tras el fracaso estrepitoso con el técnico charrúa, la dirigencia decidió despedirlo y traer a un conocido del medio local: Pablo Repetto. Con él llegaron unas cuantas victorias y se salió del sofoco del descenso latente que se vivía con Munúa. Se superaron dos etapas de Copa Sudamericana (contra Defensor Sporting De Uruguay y Bolívar de La Paz), sin embargo, nunca se llegó a consolidar el equipo, siempre guiado por un Barcos inconmensurable, que cuando estaba ausente dejaba un grupo de fantasmas del que mucho no se podía esperar. Se alternó en el arco con Daniel Viteri y Leonel Nazareno sin llegar a una esperada seguridad. Las incorporaciones de medio semestre también ayudarían a por le menos evitar rondar los últimos lugares, mas Lucas de Lima no le dio la suficiente velocidad al centro de la zaga que conformó con Horacio Salaberry, Aníbal Chalá estuvo muy lejos de su nivel 2016 con El Nacional, Sherman Cárdenas no tuvo los minutos esperados en la titularidad y su calidad se mostró a cuentagotas, mientras que Jonathan González siempre fue permanentemente criticado por la hinchada. Tal vez la mejor noticia fue el regreso de Juan Luis Anangonó quien junto a Hernán Barcos se encargaron de rescatar varios puntos que parecían perdidos. El “pirata” incluso pudo consagrarse como goleador del torneo local.

En Copa Sudamericana se perdió la llave contra un viejo conocido: Fluminense, por un error infantil en defensa al regalar un tiro de esquina, mientras que en el campeonato local, se ilusionó a la hinchada con una victoria contundente contra Delfín, que terminaría siendo subcampeón, para terminar estrellándose de bruces con unas dolorosísimas derrotas contra El Nacional, Barcelona y Emelec que devolvieron al equipo al lugar donde perteneció este 2017: octavo entre 12, lo cual le llevó a jugar un “repechaje” contra Técnico Universitario para asignar el último cupo para la Copa Sudamericana 2018. Algo para rescatar en Liga fue la pareja de volantes centrales armado con Jefferson Intriago y Edison Vega, así como el año cumplidor sin ser brillante de gente de la casa como José Cevallos Enríquez, Johan y Anderson Julio. José Quintero pasó permanentemente con problemas físicos, lo que también golpeó al plantel de Liga en general durante el 2017.

En aquella última eliminatoria que buscaba un cupo a Sudamericana se puede resumir el año de Liga. En el partido de ida en la ciudad de Ambato se vio superado por los locales, y perdía 1-0 casi al completar los 90 minutos, sin embargo, jugadas geniales de Barcos y Salaberry dieron la victoria agónica a los azucenas. En la vuelta Liga empezó dominando y ganando 3-0 lo cual ilusionó a la hinchada, pero se perdió el rumbo y los ambateños empataron el partido, y Liga terminó pidiendo tiempo para ganarle a un equipo de una categoría inferior.

Este 2017 será un año muy olvidable para la hinchada blanca, donde mucho no se puede sacar, simplemente esperar (nuevamente) que el año entrante se arme un equipo que pueda pelear algo y no deje a los hinchas con un amargo sabor de boca y recordando los 10 años de su momento más feliz.

Foto Principal: API

Nacional 2017

Una Sinfonía Agridulce

Terminó el 2017 para el Club Deportivo El Nacional con un balance finalmente positivo en su juego. Sin embargo, ese pico de rendimiento alcanzado en las últimas fechas dejó cierta sensación de insatisfacción ya que el acceso a Copa Sudamericana pareciera saber a poco debido al juego desarrollado.

Habrá que recordar como fue el inicio de los rojos de la presente temporada. Tras la dolorosa eliminación en su breve retorno a Copa Libertadores, el equipo atravesó por un bache futbolístico explicable porque ya no contaba con varias figuras del año anterior, así como por un rendimiento inferior al esperado de quienes quedaron. Ante esto, los resultados eran poco halagadores y el equipo criollo llegaba a junio con tan solo un triunfo y comprometido seriamente con el descenso. Sin embargo, hacia el fin de la primera etapa pareció enmendarse.

Nacional supo encontrar un once ideal y un par de relevos que tal vez no eran los suficientes ya que el plantel en sí es corto. De todas maneras, su hinchada y la prensa especializada ya podía recitar prácticamente de memoria una alineación: Johan Padilla; Rinson López, Frankin Guerra, Luis Segovia, Edder Fuertes; Roberto Garcés, Jonathan Borja; Manuel Balda, Adolfo Muñoz, Alejandro Villava; Bryan De Jesús (Miguel Parrales). El Director Técnico, Eduardo Favaro, había empezado a acumular críticas, pero supo dar un golpe de timón para esbozar un equipo que dio seria pelea.

En el arco fue consolidándose Johan Padilla como un arquero en quien confiar con magníficos reflejos y excelente ubicación, tal vez aún costándole la salida en el juego aéreo como suele pasar con los porteros ecuatorianos. Además de atajar pelotas claves en momentos decisivos de varios partidos, se trata de una figura carismática que se ganó el cariño de la hinchada. Es sin duda importante que su renovación haya sido tratada a tiempo.

El gran problema de Nacional en este 2017 fue su defensa. En el año encajó 62 goles, lo que está bastante distante de lo conseguido por los clubes que ocuparon los primeros lugares del torneo. Franklin Guerra y Luis Segovia normalmente ocuparon los puestos del centro de la zaga y tuvieron problemas físicos como de suspensiones por a veces no saber controlar su temperamento, por lo que Javier Quiñónez fue el primer reemplazante. Hacia el final del año llegaron a la solidez necesaria para conseguir los puntos que permitieron soñar con una disputa del título. Rinson López por derecha y Edder Fuertes por izquierda fueron los carrileros que cumplieron una labor importante marcando y elaborando fútbol ofensivo.

Sin embargo, los elogios para la tropa de Favaro van de mediocampo hacia arriba. Con un osado planteamiento que llevaba un solo volante central, la responsabilidad cayó en Roberto Garcés para ese puesto. El “gato” reguló los hilos y tiempos del conjunto militar con el aplomo de un veterano. La creación de fútbol ofensivo estuvo a cargo de Manuel Balda, Jonathan Borja y Alejandro Villalva, quienes lograron desarrollar un juego coordinado, armónico y vistoso que condujo a Nacional no solo a ser un rival temible, sino que a la vez era elogiado por propios y extraños. El toque de primera, la precisión en velocidad que mostraron en los últimos meses del año fue de lo más destacado del mismo. Para el relevo estuvo la experiencia de Pedro Larrea, Daniel Samaniego y Cristian Cordero.

El Nacional fue el cuadro más goleador de la temporada regular con 73 goles a favor. Distinción que hace rato largo ya no la tenía y fue lograda gracias a toda la generación de fútbol ofensivo de la cual fue nexo Adolfo Muñoz, quien compartió tareas con el medio sector con talento y energía, apoyando al atacante en punta que fue Bryan De Jesús en algún momento y Miguel Parrales mientras estuvo en plenas condiciones físicas. Tanto De Jesús como Parrales fueron de menos a más, aprendiendo de su posición y convirtiéndose en eficaces goleadores.

Nacional terminó este 2017 con 64 puntos, de los cuales 41 fueron conseguidos en la segunda etapa, lo que habla claramente de las diferencias que hubo entre el primero y segundo semestre del rojo. 14 derrotas en el año suenan a mucho para un equipo que en algún momento aspiró a pelear el título, pero habrá que recordar que tan sólo 5 fueron en la segunda etapa. Los goleadores criollos fueron: Bryan De Jesús con 15 goles, Adolfo Muñoz con 11 y Miguel Parrales con 10 tantos. 12 de los 17 triunfos criollos del año alimentaron el sueño de poder llegar a la final, pero tal vez la caída como local ante Deportivo Cuenca y el empate ante Barcelona también en el Atahualpa fueron los puntos perdidos que al final pesaron para que dicho anhelo se desvanezca.

Se viene el 2018 para los puros criollos con una directiva reelecta en un proceso que fue por lo menos convulsionado y que aún mantiene a la gente interesada en el club con tensión dentro de un año en el que la disputa política colaboró poco con el equipo. Se ha llegado a un acuerdo para la permanencia de Eduardo Favaro en la dirección técnica el cual se supone incluye la capacidad de conservar a la mayor parte del plantel 2017 y en eso parecen estar encaminados. Siendo así, la perspectiva sería optimista para el próximo año en aras de al menos estar en la parte superior de la tabla de posiciones y con la mirada puesta en hacer un mejor papel en el torneo internacional a disputar, en este caso la Copa Sudamericana donde el primer rival será el San José de Oruro.

Foto principal: API

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
delfin vs emelec

¡Emelec Campeón 2017!

Emelec derrotó 2-0 a Delfín en juego de vuelta disputado por la final del Torneo Ecuatoriano de fútbol. Con ello, el cuadro millonario se coronó campeón del 2017.

Con la ventaja inicial de 4-2, Emelec llevaba una apreciable ventaja frente a su novel rival, el cual adolecía de 2 bajas importantes para este definitivo encuentro como el defensa Silva y el atacante Garcés al menos en su 11 inicial. Con un estadio del puerto manabita todavía con los estragos del sismo del año pasado, inició el duelo final, un duelo de técnicos uruguayos como Guillermo Sanguinetti del lado cetáceo y Alfredo Arias del eléctrico.

Cómo era de esperarse, Delfín inició el encuentro con mucho vértigo aunque poca prolijidad para asustar a la zaga eléctrica que aguardaba con mucho orden, aunque progresivamente se iba replegando en tanto que los manabitas sumaban gente en ataque. A saber que tenía la ventaja el bombillo, no desesperaban en el traslado del balón a pesar que pasaba cruzaba poco su propia cancha.

Con el tiempo transcurriendo parecía tempranamente llegar la desesperación al local que si bien tenía el balón y lo circulaba en los alrededores del área millonaria, sus incursiones no terminaban de ser claras, finalizando sus jugadas con remates defectuosos si acaso estos ocurrían. Duffard y Sierra jugaban bastante adelante y cerca de la media hora eso se tradujo en mayor preocupación para el club guayaquileño. Paredes y Murillo no supieron concluir un par de jugadas importantes sin poder patear al arco.

Delfín no aflojaba en la presión y era claramente superior en el duelo de mediocampo donde Lastra y Gaibor apenas podían tocar la pelota, mientras que por los costados Patta y Murillo sumaban con más desgaste que efectividad. Siendo apremiante el momento de Emelec, Ayrton Preciado (44 min.) con la cabeza tras un tiro libre de Burbano abrió el marcador y pareció desvanecer las aspiraciones manabitas.

El equipo de Manta jugó una carta ofensiva con la entrada de Chicaiza y prosiguió con su juego vertiginoso ahora buscando el empate. Eran los mejores minutos de Ordóñez quien con su físico hacía pasar más a los zagueros azules, en tanto que por los costados llegaban centros que eran mejor resueltos por Guagua y Ramos. Nuevamente Emelec se encontraba encerrado, pero del mismo modo, lo poco que producía era severamente sufrido por el conjunto manabita.

Con todas las líneas adelantadas y envueltos en el desorden y nervios, Delfín descuidó mucho la marca y en eso, un pase filtrado dejó a Brayan Angulo en gran posición para esquivar a su rival y definir con calidad (64 min.) para estirar las diferencias. A raíz del segundo tanto el juego entró en una tensión propia de tener casi sentenciado el trámite de la instancia. Llegaron las rencillas y el desconcierto del equipo que venía perdiendo, ahora sí viéndose completamente superado por su rival.

En los minutos finales, con el juego casi resuelto, Emelec jugó distendido y haciendo las cosas mucho mejor que su rival, que apenas atinaba a empujar con esfuerzos individuales, pero ya desdibujado totalmente en sus líneas, llegaron los cambios de jugadores cuando el partido concluía. Emelec esperó el pitazo final tocando el balón.

Emelec ha conseguido su título 14 en la historia de los torneos ecuatorianos de fútbol. Sus anteriores torneos: 1957, 1961, 1965, 1972, 1979, 1988, 1993, 1994, 2001, 2002, 2013, 2014, 2015.

DEL: Pedro Ortiz; Marcos Cangá, Jhon Chancellor, Luis Luna (TA 35’), Giovanny Nazareno; Matías Duffard (TA 38’), Jordan Sierra, Henry Patta (Cristian Malán 82’), Jacob Murillo (Andrés Chicaiza 45’); Joao Paredes (Bryan Oña 58’), Roberto Ordóñez (TA 67’)
EME: Esteban Dreer (TA 50’); Juan C. Paredes (TA 68’), Jorge Guagua (TA 67’), Christian Ramos, Oscar Bagüí; Fernando Gaibor, Osbaldo Lastra; Fernando Luna (Hólger Matamoros 62’), Ayrton Preciado, Robert Burbano C. (Bruno Vides 80’); Brayan Angulo (Pedro Quiñónez 83’)
Goles: Preciado 44’, Angulo 64’

Calificaciones Delfín:
Ortiz 5
M Cangá 5
Chancellor 4
Luna 5
Nazareno 6
Duffard 5
Sierra 6
Patta 4
Murillo 3
Paredes 3
Ordóñez 6
Chicaiza 5
Oña 5
Malán –

Calificaciones Emelec
Dreer 7
Paredes 6
Guagua 7
Ramos 7
Bagüí 5
Gaibor 5
Lastra 6
Luna 6
Preciado 7
Burbano 6
Angulo 6
Matamoros 5
Quiñónez –
Vides –

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
emelec vs delfín

Primer Round Para el Bombillo

Emelec derrotó 4-2 a Delfín en juego de ida disputado por la final del torneo ecuatoriano 2017 en el George Capwell de Guayaquil.

El primer episodio de la gran final se configuraba con un favorito e histórico como el cuadro eléctrico enfrentando a un club pequeño, con poca historia, pero que con una campaña espectacular logró el paso inédito hacia la final y la Copa Libertadores del próximo año. Ambos equipos presentaron lo mejor de sus planteles salvo quizás, la ausencia de Mondaini en el cuadro azul.

El cuadro local arrancó con todo buscando por todos los frentes acabar con la resistencia manabita y en un inicio probaron a Ortiz con remates del borde del área bien conjurados por el portero. Ciertamente se veía de nuevo a la recia defensa cetácea que a inicios de año daba tanto que hablar y le permitió ganar aquella instancia, pero tenía pocas ideas para atacar. La presión azul surtió efecto cuando Jorge Guagua (9 min.) con una media tijera empujó el balón tras algunos rebotes.

El cuadro manabita trataba de librarse de la presión, mas cada que perdía el balón sufría con el vértigo del ataque azul. La contención en la media fallaba, los centrales en Delfín no se encontraban prolijos y el portero evitaba que el marcador se amplíe. Emelec también comenzó a cargar su juego ofensivo por su izquierda, ya que no era por lejos el mejor juego de Cangá. Lastra en el quite del mediocampo lucía impecable, mientras que cada incursión de Angulo y Preciado causaban zozobra en las huestes mantenses.

Pasado la media hora Delfín fue quitándose los nervios con la voluntad de Sierra para llevar la pelota a área rival buscando la presencia de Ordóñez quien estaba fuertemente vigilado. Cuando parecía haberse equilibrado el juego y pasado el vendaval, llegó una falta penal de Duffard sobre Luna que ejecutó Fernando Gaibor (44 min.) anotando tras previamente estrellar el cobro en el poste. La ventaja era justa hacia el final del primer tiempo, pues era notoriamente superior el bombillo en el campo de juego.

En el segundo tiempo entró Patta por Duffard para aplomar su juego ofensivo y dio algo de resultado en el inicio, pues podía responderle más al local y poner más presencia en su área, aunque de todas formas cuando Emelec quitaba la pelota causaba varios estragos. En la media Delfín seguía errando pases y le costaba llegar con balón dominado y más bien apelaban a la individualidad para causar algún problema a Emelec.

Cuando el juego arribaba al minuto 60 se comenzó a observar una disminución en la presión alta del bombillo, lo que generó ceder la iniciativa al equipo de Manta. No parecía ser preocupante para los locales el tema hasta que Luis Luna (69 min.) anotó el descuento tras jugada posterior a un tiro libre, pero la alegría duró poco en el lado manabita, pues Ayrton Preciado (70 min.) de cabeza anotó sin marca el tercero de los eléctricos.

Delfín se animaba pero dejaba demasiadas facilidades al bombillo. Brayan Angulo (78 min.) pudo anotar solo tras un contragolpe originado en un mal cobro de tiro libre de su rival. La suerte parecía echada y Emelec se distendió esperando el final del juego, pero en una última jugada, Luis Luna (93+’ min.) anotó un nuevo descuento y dio algo de incertidumbre al juego de vuelta que será a las 12 horas del 17 de diciembre en el Estadio Jocay de Manta.

En el duelo de repechaje por Sudamericana, Liga Deportiva Universitaria venció 2-1 a Técnico Universitario en el Bellavista de Ambato. Hernán Barcos y Horacio Salaberry anotar para los albos, mientras que Diego Armas había adelantado a los ambateños.

EME: Esteban Dreer; Juan C. Paredes, Jorge Guagua (TA 20’), Christian Ramos, Oscar Bagüí (TA 92+’); Osbaldo Lastra (TA 92+’), Fernando Gaibor; Fernando Luna (Pedro Quiñónez 81’), Ayrton Preciado, Robert Burbano C.; Brayan Angulo (Bruno Vides 87’)
Goles: Guagua 9’, Gaibor 44’, Preciado 70’, Angulo 78’
DEL: Pedro Ortiz; Marcos Cangá, Francisco Silva, Jhon Chancellor (TA 82’), Giovanny Nazareno; Matías Duffard (TA 8’) (Henry Patta 45’), Luis Luna (TA 54’), Jordan Sierra, Jacob Murillo (Brayan Oña 85’); Roberto Ordóñez, Carlos Garcés (Joao Paredes 82’)
Goles: Luna 69’, 93+’

Calificaciones Emelec:
Dreer 6
Paredes 6
Guagua 7
Ramos 6
Bagüí 5
Lastra 7
Gaibor 6
Luna 6
Preciado 7
Burbano 6
Angulo 7
Quiñónez –
Vides –
Mejía –

Calificaciones Delfín:
Ortiz 6
M Cangá 4
Silva 5
Chancellor 4
Nazareno 5
Duffard 4
Luna 6
Sierra 4
Murillo 4
Garcés 4
Ordóñez 5
Patta 6
Paredes –
Oña –

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
serie a final temporada

Análisis de Fin de la Segunda Etapa

Concluyó la segunda etapa del Torneo Ecuatoriano de Fútbol. Si bien, podríamos decir que es un despropósito que 8 de 12 equipos salgan de alguna forma premiados (¡incluso una de Serie B!), la verdad es que de alguna forma revalorizó el torneo ya que todos los clubes, salvo los descendidos, en algún momento del año tomaron protagonismo y aportaron con algunos jugadores para apreciar el año. Ha sido un agradable torneo el 2017 a pesar que los problemas organizativos han estado por empañar el desenlace.

Emelec nítidamente fue el mejor de la segunda etapa y las razones para ganarla estuvieron en la recomposición de su sector derecho, donde más problemas tuvo a principio de temporada. Con la llegada de Juan Carlos Paredes y Fernando Luna se reforzó dicho costado, más el gran año de gente como: Fernando Gaibor, Osbaldo Lastra, Ayrton Preciado y Brayan Angulo, además de la recuperación de Jorge Guagua de su lesión colaboraron para la estructura sólida de un equipo que luce como favorito para ganar el torneo.

 Emelec fue el cuadro que más victorias consiguió en la temporad regular: 23

 Figura: Ayrton Preciado

 El Nacional pasó de candidato al descenso a candidato al título. Hacia el remate de campeonato los criollos exhibieron un fútbol no solo efectivo sino vistoso. Del medio hacia arriba, jugadores como: Roberto Garcés, Jonathan Borja, Manuel Balda, Adolfo Muñoz y Alejandro Villalva, sumados al buen momento goleador de Bryan De Jesús y Miguel Parrales, ayudados también en el arco por Johan Padilla quien tuvo una gran temporada, hicieron soñar a la hinchada roja y generaron aplausos en los rivales. Lastimosamente el pésimo arranque de temporada evitó que llegue más lejos.

El Nacional fue el cuadro más goleador de la temporada con 73 tantos a favor

 Figura: Manuel Balda

 Se puede calificar como histórica la temporada de Macará que ha llevado a este tradicional club ambateño a la disputa de su primera Copa Libertadores. El celeste pudo llegar hasta acá gracias al implacable poder goleador de Juan Manuel Tévez, quien estuvo siempre bien asistido por: Carlos Feraud, Ronald Champang o Armando Gómez, teniendo un eficiente medio centro como Carlos Arboleda. Tal vez el mayor problema de los ambateños fue el no ser del todo constantes con su campaña, perdiendo puntos clave que podrían haberlos llevado incluso más lejos

 Figura: Juan M. Tévez

 Delfín dio batalla en la etapa hasta donde pudo. Después de un espectacular primer semestre, en buena parte de la segunda estuvo manteniendo el primer lugar ante la presión de a Emelec, Cuenca, Independiente o Nacional, turnándose por sacarlos de la cima, cosa que finalmente consiguieron los azules. El plantel relativamente corto de los manabitas se vio afectado por lesiones y convocatorias a selecciones, lo que los dejó lejos de lograr el título sin necesidad de final. La ausencia en varios pasajes de sus figuras como: Roberto Ordóñez, Carlos Garcés, Jhon Chancellor y una disminución del rendimiento de Jacob Murillo incidieron.

Delfín tuvo la portería menos vencida del torneo con 34 goles en contra.

Figura: Roberto Ordóñez

 La campaña de Liga Deportiva Universitaria volvió a ser frustrante, aunque al menos se alejó decisivamente de puestos de descenso que eran muy preocupantes. Tras la llegada de Pablo Repetto a la dirección técnica, más la incorporación de Aníbal Chalá, Lucas Tagliapietra y Sherman Cárdenas, se pretendía recuperar el camino perdido y brevemente se ilusionó con algo más, pero no fueron mayormente los refuerzos esperados. A una campaña poco grata la salvó el olfato goleador de Juan Luis Anangonó, pero sobretodo de Hernán Barcos, quien prácticamente será ungido como el goleador de la temporada. Aún está en disputa su entrada a Copa Sudamericana.

 Figura: Hernán Barcos

Una vez más, la oportunidad de Independiente del Valle de buscar el título se esfumó. A pesar de los goles de Michael Estrada y Maximiliano Barreiro, además del buen fútbol de Efrén Mera y Billy Arce, por momentos pareció que el club de Sangolquí careció de “hambre de gloria” y perdió puntos increíbles, además que trascendió la indisciplina de Gabriel Cortez. Tras no poder cumplir un mayor objetivo, Alexis Mendoza prefirió no continuar en un club que de todas formas y paradójicamente, no deja de ser regular, lo que le llevará a jugar Copa Libertadores por quinto año seguido.

Figura: Billy Arce

Barcelona pagó un alto precio por su brillante participación en Copa Libertadores en momentos en los que inevitablemente tuvo que optar por no jugar el torneo local con varias de sus figuras a lo que también se sumó el agotamiento físico y que jugadores como Damián Díaz o Ely Esterilla no tuvieron su mejor año. Interesante la consolidación en la zaga de Xavier Arreaga, notable temporada de Máximo Banguera y los goles de Jonatan Alvez siempre estuvieron ahí, a pesar que estuvo complicado por su comportamiento a veces díscolo. Finalmente los 6 puntos descontados a la tabla acumulada lo marginaron de la Libertadores a costa de Macará en el último juego, lo que fue un fin de temporada poco grato y la clasificación a Sudamericana tal vez sabe a poco.

 Figura: Jonatan Alvez

 Deportivo Cuenca por momentos dio la impresión de poder incluso entrar a la disputa del título nacional, pero luego de las derrotas en la fecha espejo con Emelec, el rendimiento del equipo morlaco se vino abajo con sucesivas derrotas que le quitaron sus aspiraciones de campeonato, quedándose tan solo con un cupo a Copa Sudamericana. Fue brillante el concurso del goleador argentino Juan Ignacio Dinenno, así como de sus compatriotas Gabriel Schunke y Brian Cucco en el centro de la zaga azuaya. Un buen año también para el enganche Jonny Uchuari.

 Figura: Juan Dinenno

 Guayaquil City apenas pudo conseguir 4 victorias con su nueva denominación y tuvo problemas con la conformación de un buen 11 en el que el veterano Walter Ayoví era el llamado a ser figura. Fue interesante el concurso de Diego Dorregaray y Martín Alaniz, pero de rendimiento irregular ambos. También fue notable la recuperación de Anderson Naula. Los problemas con la cancha sintética del Chucho Benítez incidieron con una campaña de no tan grata recordación. Tal vez en un momento de la etapa anterior, aún como River Ecuador, esbozó momentos de buen fútbol, mas estuvo de todas formas lejos de acceder a alguna competición internacional.

 Figura: Diego Dorregaray

 Fue triste lo ocurrido en esta temporada en Universidad Católica. Los camarattas arrancaron exhibiendo espectáculo y calidad, pero en el camino las lesiones y suspensiones afectaron tal vez demasiado a este plantel, sumado a conatos de indisciplina de su goleador, John Cifuente y la salida al exterior de Robert Arboleda. Los extranjeros en el medio campo, Matías Defederico y Gastón Gil Romero aportaron con clase y calidad al equipo, mientras que el talento nacional, aquejado también de dolencias, fue demasiado irregular, tanto que la chatolei terminó jugando con un plantel rejuvenecido.

 Figura: Matías Defederico

 En su único año en primera división, Clan Juvenil soportó serios problemas administrativos que le significaron jugar una primera etapa clamorosamente mala. Sin embargo, en la segunda consiguieron esbozar un 11 ideal y bajo la dirección de los Asad complicaron a unos cuantos, además de hacer una campaña algo más digna que el desastre inicial. Aunque claro, estuvo lejos de alcanzarse para intentar pensar en quedarse en Serie A.

 A Clan Juvenil le anotaron 102 goles en el año, siendo la valla más batida.

 Figura: Luis Congo

 Fuerza Amarilla fue sumiéndose en el desastre. Continuos cambios en la dirección técnica y administrativa, penurias económicas y organizativas lograron que este equipo finalmente se caiga a pedazos y tenga un fin de campaña fatal. Con todas las urgencias acumuladas se ve difícil que en algún momento puedan volver a Serie A y Machala de nuevo se queda sin fútbol de primera división.

 Figura: Wagner Valencia

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
clasico 1

Triunfo Clave del Bombillo

Emelec venció 3-0 a Barcelona en duelo que había sido postergado por la segunda etapa del torneo ecuatoriano de fútbol en el George Capwell de Guayaquil.

El último clásico del año tenía un ingrediente particular que lo hacía atractivo, pues el bombillo iba tras la victoria para obtener una ventaja holgada en la lucha por ganar la segunda etapa del torneo ecuatoriano, mientras que el objetivo de los canarios está en llegar a Copa Libertadores el próximo. Ambos con lo mejor de sus plantillas tal vez con los eléctricos extrañando a Ramos que disputaba el cotejo de eliminatorias por la selección de Perú.

Emelec tomó la iniciativa al comienzo del partido poniendo vértigo por los costados, mientras en el medio sector Lastra se imponía en las disputas del balón. Barcelona intentó inquietar a los eléctricos por el sector derecho donde Velasco y Esterilla aprovechaban la actitud ofensiva del rival para la contra. Después de un interesante ida y vuelta, el cotejo se volvió un poco más cortado, pues ambos equipos ajustaron las marcas.

Barcelona cedía demasiados tiros libres cerca de su área y uno de ellos Fernando Pinillo (25 min.) pudo abrir el marcador con un cobro rasante que desvió Marcos Mondaini. Tras el tanto la presión de los eléctricos aumentó significativamente haciendo muy difícil el traslado del balón para la visita. Si bien Barcelona pasado el minuto 35 tenía la pelota, esta no llegaba con claridad hasta el último cuarto de cancha. El final del primer tiempo tenía a un Barcelona entusiasta pero poco prolijo ante un rival que parecía tener mayor oficio.

La presión azul persistió en el arranque de la etapa complementaria a lo que Barcelona respondía con arranques individuales de Caicedo o Alvez. Emelec prefería las contras y una de ellas originó el tiro libre que cobró Fernando Luna (65 min.) para aumentar cifras. Barcelona hacía varios cambios e intentaba componer su ofensiva a la que no se le venían ideas.

Poco después llegó el tanto de Ayrton Preciado (73 min.) con una bonita acción donde esquivo rivales y con un soberbio remato esquinado de fuera del área estableció la goleada. Hacia el final del partido el bombillo solo reguló las fuerzas para llegar al fin de un juego que puede haber sido crucial para ganar la etapa.

EME: Esteban Dreer; Juan C. Paredes, Jorge Guagua, Fernando Pinillo, Oscar Bagüí; Fernando Gaibor, Osbaldo Lastra; Fernando Luna (Robert Burbano C. 72’), Marcos Mondaini (Pedro Quiñónez 66’), Ayrton Preciado; Brayan Angulo (Marlon De Jesús 76’)
Goles: Mondaini 25’, Luna 65’, Preciado 73’
BAR: Máximo Banguera; Pedro Velasco, Xavier Arreaga, Jefferson Mena, Beder Caicedo (TA 64’); Gabriel Marques, Matías Oyola (TA 23’); Ely Esterilla (José Ayoví 60’), Damián Díaz (TA 42’) (Ariel Nahuelpán 67’), Marcos Caicedo; Jonatan Alvez

Calificaciones Emelec:
Dreer 7
Paredes 7
Guagua 7
Pinillo 7
Bagüí 6
Lastra 8
Gaibor 6
Luna 7
Mondaini 6
Preciado 6
Angulo 6
Quiñónez 6
Burbano –
De Jesús –

Calificaciones Barcelona
Banguera 6
Velasco 5
Arreaga 6
Mena 5
B Caicedo 5
Marques 5
Oyola 4
Esterilla 3
Díaz 4
M Caicedo 5
Alvez 5
Ayoví 5
Nahuelpán –

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
serie a 40

Cerca del Final: Torneo 2017

Se aproxima el final por lo menos de la temporada regular del Torneo Ecuatoriano de Primera División y al menos para todo lo que pasa en la parte de arriba de la tabla de posiciones hay bastante incertidumbre, en tanto que ya se conocen los clubes descendidos que atravesaron por muchos problemas en el año. Se vienen las mayores emociones de la temporada.

El puntero de la etapa es Emelec. No precisamente fueron las mejores semanas para los azules: aprovecharon el mal momento de Católica y Fuerza Amarilla para vencerlos, igualaron con Barcelona y Delfín, además de caer con Macará. Resaltar que de momento es muy complicado hacerle un gol a bombillo debido al gran nivel en el que están: Jorge Guagua, Marlon Mejía y Juan Carlos Paredes. Además que Fernando Gaibor cumple una gran labor en la media, siendo el ataque tal vez el que ha tenido problemas. Sin embargo, a estas alturas dependen de sí mismos para llegar a la final.

A Emelec le resta por jugar contra: Barcelona (L), Independiente (L), Liga (V), Guayaquil City (L) y El Nacional (V).

Proyección: suma 7 puntos

Delfín empieza a adolecer del trajín de la temporada y un plantel que no es muy amplio sumado a la presión que ejercen otros equipos para tratar de ganar la etapa. Por ello, el cuadro de Manta últimamente no ha podido jugar con equipo completo, prescindiendo de varias de sus figuras. Le sacó un punto a Emelec, pero resignó otros de local con Cuenca, además de sufrir una goleada ante Liga y tan solo triunfar ante Guayaquil City en las últimas fechas. Pero a pesar de todo, aún ostenta por lejos la mejor defensa del torneo.

A Delfín le resta jugar contra: Clan Juvenil (V), Macará (L), Católica (V) y Fuerza Amarilla (L)

Proyección: suma 8 puntos

La sorpresa de la etapa de momento es El Nacional. Un equipo que en el semestre pasado estaba luchando por la permanencia en la categoría, ahora tiene una concreta opción de pelear por el campeonato y ha sumado importantes puntos jugando un fútbol que en este momento es el más vistoso del torneo, destacando enormemente la labor de medio sector hacia arriba de: Roberto Garcés, Jonathan Borja, Alejandro Villalva, Manuel Balda y Adolfo Muñoz. Ha corregido ciertamente en defensa y el portero Johan Padilla pasa por un gran momento. Los empates ante Barcelona e Independiente los pudieron desacelerar, mas los triunfos ante Liga por goleada y Guayaquil City les permiten soñar con un alegrón que hace mucho su hinchada no tiene.

A Nacional le resta jugar contra: Cuenca (V), Católica (L), Clan Juvenil (V), Emelec (L)

Proyección: suma 9 puntos

Macará puede ya contar con la satisfacción de que por primera vez jugará un torneo internacional (mínimo Copa Sudamericana) para la alegría de su hinchada. Derrotaron a: Deportivo Cuenca, Emelec, Católica y cayeron con Clan Juvenil. Todo esto en juegos con marcadores apretados, donde las figuras excluyentes de Carlos Feraud, Ronald Champang y Juan Manuel Tévez lograron el desequilibrio que mantiene tan expectantes a los de Ambato, que tal vez no se apunten al campeonato, pero tienen entre ceja y ceja jugar Copa Libertadores.

A Macará le resta jugar contra: Fuerza Amarilla (L), Delfín (V), Independiente (L), Barcelona (V)

Proyección: suma 6 puntos

Liga Deportiva Universitaria ha tenido unas semanas de paso por lo menos irregular, que por momentos les hizo soñar con pelear por la etapa, pero duras derrotas les acomodaron hacia otra realidad. Goleadas a Delfín e Independiente y caídas ante Barcelona y El Nacional para al menos dejar muy atrás cualquier riesgo en el fondo de la tabla y concentrarse con volver a jugar un evento internacional, aunque la pelea por el título se presente un poco complicada. Hernán Barcos ha estado intratable y es el goleador del torneo, por momentos bien asistido por Sherman Cárdenas y Johan Julio.

A Liga le resta jugar contra: Guayaquil City (V), Emelec (L), Cuenca (V), Clan Juvenil (L)

Proyección: suma 7 puntos

Deportivo Cuenca por momentos tuvo en sus manos la oportunidad de jugar la final, pero inesperadas derrotas con Macará y Fuerza Amarilla lo frenaron al Expreso en ese plan. Apenas pudo recuperarse al triunfar ante Independiente y empatar con Delfín, lo que prácticamente le asegura el próximo año estar en competencias internacionales, pero sin duda los alejó del título en momentos en los que su interesante delantera ha lucido con la pólvora mojada.

A Cuenca le resta jugar contra: Nacional (L), Barcelona (V), Liga (L), Guayaquil City (V)

Proyección: suma 7 puntos

Independiente del Valle nuevamente parece quedarse cuando parecía que podía aspirar al título y en el último mes apenas ha conseguido 4 puntos que hacen muy remotas sus posibilidades de ganar la etapa, pero una vez más se hará presente en alguna competencia continental. Barcelona pagó el esfuerzo copero con quedarse prácticamente sin posibilidades de repetir campeonato y en este momento, su lucha se concentra en ya enfocados solo en el torneo local, clasificar a la Copa Libertadores 2018 ganando lo más posible y esperando las caídas de Macará y Deportivo Cuenca.

Guayaquil City con un fútbol poco vistoso ha logrado los suficientes puntos para permanecer en la categoría a pesar de haber jugado una muy mala segunda etapa. A Universidad Católica le ha aquejado la inestabilidad y solo requiere que el año termine para rearmarse y evaluar al profesor Santiago Escobar en las fechas que le quedan. Fuerza Amarilla y Clan Juvenil ya están descendidos con historias similares de caos dirigencial que afectó al rendimiento de sus muy inestables planteles.

A falta de 4 fechas:

  • Delfín se enfrentaría en una final ante Emelec. Ambos clasificados (Emelec potencialmente) a Copa Libertadores, fase de grupos.
  • Independiente del Valle jugaría la Copa Libertadores desde segunda fase, mientras que Macará jugaría Copa Libertadores desde primera fase.
  • Deportivo Cuenca, Barcelona y El Nacional jugarían Copa Sudamericana. Liga Deportiva Universitaria debería antes disputar una clasificatoria ante Técnico Universitario.
  • Fuerza Amarilla y Clan Juvenil ya han descendido a Serie B 2018.

Equipo ideal del torneo al momento: Johan Padilla; Juan C. Paredes, Jorge Guagua, Marlon Mejía; Roberto Garcés, Fernando Gaibor, Manuel Balda, Adolfo Muñoz, Carlos Feraud; Juan M. Tévez, Hernán Barcos

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol