Entradas

ecuador noventas

Hay que jugar las Eliminatorias en Guayaquil

Para acordarnos de la tricolor jugando en Guayaquil, hay que remontarnos a los noventa,
como en esta foto que por cierto nos la sacamos de El Comercio

Desde la posesión del Ing. Luis Chiriboga Acosta como Presidente del máximo organismo Rector del fútbol ecuatoriano, la selección mayor clasificó a tres Mundiales de Mayores de cuatro posibles, un dato que por sí mismo podría indicar un gran crecimiento en la estructura del fútbol nacional; ¿fue tan así?

Casi 18 años después, para buscar una respuesta sincera debemos admitir que la Selección Nacional ha conseguido resultados que antes resultaban impensables, y que tenemos un gran número de futbolistas jugando en varias ligas del mundo, pero ambos acontecimientos tienen algunos atenuantes.

Empecemos por lo segundo, si bien es cierto que nuestros futbolistas hoy por hoy juegan en varios países del globo, no es menos cierto que a partir de la denominada “ley Bosman” se ha evidenciado una auténtica globalización de la contratación de futbolistas, tanto que si nos comparamos con nuestros vecinos: Perú, Colombia, o inclusive Venezuela, no tenemos tantos futbolistas jugando en el primer nivel como hubiésemos pensado.

Por otro lado la selección, el equipo que representa al fútbol profesional ecuatoriano, luego de la clasificación a tres Mundiales, debería ser el reflejo de un fútbol de primer nivel al menos sudamericano, con clubes que compitan constantemente en los primeros planos en las Copas internacionales; lo cual como todos sabemos no ocurre, y este artículo pretenderá examinar, en parte, la razón.

Tenemos claro que los problemas del fútbol ecuatoriano no se encuentran únicamente en la cancha, la dirigencia no ha conseguido capitalizar los éxitos deportivos y han fracasado en la mayoría de los casos, en administrar las instituciones a su cargo.

Pero quien escribe tiene una teoría, para que el fútbol ecuatoriano se supere realmente, se debe tomar la decisión de que las eliminatorias se jueguen en Guayaquil, la explicación a continuación:

Durante los procesos eliminatorios, la selección nacional ha consolidado su bastión en el Estadio Olímpico Atahualpa, cada uno de los procesos exitosos se basó en la efectividad que mantuvo la selección en su reducto, en contraste con los, en su mayoría, pobres resultados obtenidos como visitantes, salvo tal vez la eliminatoria para el mundial 2002, en la que se consiguieron algunos triunfos y empates importantes en localidades como Bogotá o Santiago.

El lector no deberá confundir este artículo con un alegato en contra de los partidos que se juegan en la altura, puesto que cada país región o ciudad tiene sus condiciones geográficas y meteorológicas particulares, que en algunos casos pueden beneficiar a quien ocupa la localía, condición que al ser natural, no es anti reglamentaria ni mucho menos.

El problema, para quien escribe, es sicológico, puesto que la repetición de estos resultados ha producido un estado de comodidad general, tanto para las selecciones que visitan Quito para las cuales el partido ante la selección se volvió uno de tres puntos perdidos que nunca entran en el presupuesto y se presentan condicionados a que van a perder de cualquier forma, como para la selección nacional, que está instalada en la misma comodidad, los jugadores, y todo el país realmente, entienden que Quito es una sede inexpugnable y hay bastante garantía de ganar un alto porcentaje de los puntos en juego con lo que la clasificación quedará muy cerca, en el presupuesto está tener alguna victoria y rescatar algún punto en tierras foráneas; y como en todo ámbito, en el fútbol la comodidad suele llevar indefectiblemente a la mediocridad.

Como ya sabemos de antemano que la selección va a llegar al Mundial casi por seguro, descuidamos todo lo demás, no estructuramos un estilo de juego que nos permita competir realmente a nivel internacional y no preparamos a nuestros jugadores para eso, los pobres resultados en la Copa América son la prueba ineludible de que no competimos en otro sitio que en el Atahualpa.

Colombia, Perú, o México son ejemplos de países que tienen ciudades de altura, pero que cada uno, a su manera y con los recursos que tiene al alcance, han conseguido formar selecciones con una identidad de juego que además es reproducida por los clubes, y que su estructura excede a una ventaja geográfica, es decir, un proyecto serio que no tenga como objetivo único clasificar al Mundial, sino competir realmente a nivel internacional, superar y ser superados por los rivales en cualquier cancha.

El fútbol ecuatoriano necesita salir de su zona de confort, sacudirse, entender que tal vez los resultados no son tan buenos como creemos y buscar la forma de reinventarse, dejar de confiar ciegamente en los puntos en Quito, irse a jugar a Guayaquil, al Tena o a Manta y competir aunque al principio se pierda bastante.

Como referente, pondremos el rendimiento de la selección en los procesos mundialistas del Siglo XXI como local y visitante. Datos proporcionados por el estadístico de fútbol Aurelio Dávila.

IMG-20151006-WA0015

trico

Convocados Ecuador vs Argentina y Bolivia

En octubre arranca un nuevo sueño mundialista y con el cambio de calendario, ahora Ecuador arranca el ya clásico “todos contra todos” como visitante en una difícil parada como es Argentina. Tomando en cuenta lo que presentó la tricolor en Copa América y en el amistoso frente a Honduras, no hay novedades, salvo la vuelta de Felipe Caicedo a la tricolor y los 5 convocados que forman parte de un grupo de entrenamiento. Entonces, esta es la nómina del profesor Quinteros. Veamos como evoluciona hasta finales de 2017, cuando concluya el torneo.

tricolor

Arqueros:
Máximo Banguera – Barcelona SC
Alexander Domínguez – LDU Quito
Esteban Dreer – CS Emelec

Defensas:
Gabriel Achilier – CS Emelec
Robert Arboleda – U Católica
Walter Ayoví – CSD Dorados
Oscar Bagüí – CS Emelec
Frickson Erazo – Gremio FBPA
Arturo Mina – Independiente DV
Juan C. Paredes – Watford FC
Mario Pineida – Independiente DV

Volantes:
Michael Arroyo – CF América
Segundo Castillo – CSD Dorados
Juan Cazares – CA Banfield
Renato Ibarra – SBV Vitesse
Angel Mena – CS Emelec
Cristhian Noboa – FC Rostov
Pedro Quiñónez – CS Emelec
Antonio Valencia – Manchester United FC

Delanteros:
Daniel Angulo – CI Santa Fe
Miller Bolaños – CS Emelec
Felipe Caicedo – RCD Espanyol
Fidel Martínez – Pumas UNAM
Jéfferson Montero – Swansea City AFC

Citados para entrenamientos
Pedro Larrea – LDU Loja
Osbaldo Lastra – CS Emelec
José Quinteros – LDU Quito
Juan Rojas – SD Quito
Junior Sornoza – Independiente DV

El juego contra Argentina se disputará el 8 de octubre a las 19:00 de Ecuador en el Estadio Antonio V. Liberti de Buenos Aires, mientras el duelo con Bolivia será el 13 de octubre desde las 16:00 en el Atahualpa de Quito.

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
trico

Nómina de convocados Ecuador vs Honduras (amistoso)

Ya se piensa en las eliminatorias al mundial de Rusia y previo al largo trajín que implica jugarlas en Sudamérica, Ecuador ha planificado un juego amistoso contra su similar de Honduras, por lo que se ha presentado una lista de convocados para afrontar dicho encuentro. Entre los destacados está el regreso de Segundo Castillo a la tricolor, mientras que Felipe Caicedo sigue sin ser tomado en cuenta. Esta es la nómina:

Arqueros:
Máximo Banguera – Barcelona SC
Alexander Domínguez – LDU Quito
Esteban Dreer – CS Emelec

Defensas:
Gabriel Achilier – CS Emelec
Robert Arboleda – U Católica
Walter Ayoví – CSD Dorados
Oscar Bagüí – CS Emelec
Frickson Erazo – Gremio FBPA
Arturo Mina – Independiente DV
Juan C. Paredes – Watford FC
Mario Pineida – Independiente DV

Volantes:
Michael Arroyo – CF América
Segundo Castillo – CSD Dorados
Juan Cazares – CA Banfield
Carlos Gruezo – VfB Stuttgart
Renato Ibarra – SBV Vitesse
Cristhian Noboa – FC Rostov
Pedro Quiñónez – CS Emelec
Antonio Valencia – Manchester United FC

Delanteros:
Daniel Angulo – CI Santa Fe
Miller Bolaños – CS Emelec
Fidel Martínez – Pumas UNAM
Jéfferson Montero – Swansea City AFC

El partido contra la selección de Honduras se disputará en Quito y será el único previo al inicio de las eliminatorias mundialistas en octubre

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
hincha de tecla

Esa tribuna llamada escritorio

El fútbol tiene una gran cantidad de actores: Los jugadores, los equipos, los entrenadores, los utileros, los dirigentes, los estadios, los patrocinadores, los empresarios, los árbitros… y finalmente los hinchas. Cada uno de estos representa un rol muy importante dentro de la industria, pues sin uno de ellos no podría existir el fútbol como lo conocemos. En este artículo, vamos a analizar al hincha y enfocarnos en ese denominado en los últimos tiempos como “hincha de teclado” que no va nunca mucho al estadio, pero que exige resultados mágicos a todos los demás miembros del reparto.

Intentemos desmenuzar al hincha de teclado: Hincha. Partidario entusiasta de un equipo deportivo (Según la RAE); De teclado. Que utiliza los medios tecnológicos para apoyar, criticar, putear, ridiculizar, criticar, insultar al equipo rival, desmerecer el juego de todos, mentar a la madre del árbitro, criticar, solicitar contrataciones ridículas, burlarse y creo que aún no está claro que, criticar.

Mi abuelo creo que debe ser uno de los primeros hinchas de teclado que conocí, y yo seguí esa senda durante varios años, pero con el tiempo uno va madurando e interesándose más por el fútbol, necesitando esa adrenalina que solo se vive en el estadio, especialmente en los partidos de la selección, a los cuales he asistido casi sin excepción desde hace cuatro eliminatorias.

Volviendo a mi abuelo, no era muy hincha de un equipo pero sí de la selección, y siempre tenía un “negro hijuep…”, “longo hijuep…”, “mono hijuep…” o si no distinguía quien era el que no pateó pues “patojo hijuep…”, listo para descargar en cada partido que se disputaba por Copa América o Eliminatorias, especialmente contra los “peruanos hijuep..”. Todo ese racismo, regionalismo, exclusión “Old School” que ahora ya no es pues, muy celebrado que digamos, como lo era en el Siglo XX.

Con el tiempo entendí a mi abuelo, pues uno en el fútbol puede descargar sus frustraciones y piensa que si el jugador está en el equipo de su preferencia, es porque es el mejor y no puede nunca fallar, caso contrario es un hijuep… Y no podemos olvidar a los hijuep… árbitros que no tienen permitido equivocarse en contra de nuestro equipo, porque eso es motivo de linchamiento verbal. Entendí a mi abuelo como digo, pero ya no puedo compartir sus postulados e hijuep*t*c*s: el fútbol no es tan simple.

Este hincha que pide y pide que empezó como un Tano Pasman cualquiera, cuya única audiencia era una mujer que se reía, un nieto que no entendía nada y su perro que lo miraba como si entiende lo que dice pero no, con la llegada de la tecnología evoluciona y gracias al internet ahora puede ser leído por una cantidad de gente que supera con creces a la audiencia de esa anterior generación de inconformes, y se convierte en el hincha de teclado que todos conocemos ahora.

tano pasman

El dinamismo de la sociedad, la crisis económica y la comodidad a la que aspira el ser humano se ve reflejada en estos hinchas nefastos para el fútbol. Creo que existen dos tipos de hinchas de teclados, los que no pueden asistir al estadio porque le es físicamente imposible ya que han tenido que migrar a otras latitudes en busca de mejores oportunidades y añoran al equipo de sus amores (hay también buenos hinchas a la distancia, sin embargo son especímenes escasos, como un buen arquero nacional, y por tanto no entran en este análisis), y aquellos a los que no les da la gana de ir al estadio porque tienen que trabajar, estudiar, cuidar a la cría, pasear al perro, complacer a su pareja o sacarse las pelusas del ombligo mientras ve desde su televisor el partido, o desde el internet en alguna transmisión pirata.

Lo que tienen en común estos sujetos es que no solo no van al estadio, sino que desgastan todas sus energías en criticar la gestión del equipo y del fútbol en general: No hay jugador suficientemente bueno (aún si Messi llegase a jugar en estas latitudes sería criticado por no poder chocar con nuestros defensas del Chota), el dirigente debe cada año cambiar la plantilla de jugadores por unos mejores sin importar los contratos y la inestabilidad que esto genere, el árbitro no tiene margen de error pero siempre se va a equivocar contra su equipo hasta en los otros partidos, regalando penales o anulando goles que en el largo plazo perjudican al equipo.

Dicen: “las entradas son muy caras”, “va demasiada gente al estadio” y “ser socio no sirve de nada porque igual nunca es escuchado por la dirigencia”, pero claro: queremos un estadio más grande y tecnología japonesa. No hay tusa que le calce a esta afición que sin duda puede ser catalogada como troll (Según Wikipedia: persona que publica mensajes provocadores, irrelevantes o fuera de tema en una comunidad en línea, con la principal intención de molestar o provocar una respuesta emocional en los usuarios y lectores, con fines diversos (incluso por diversión), alterar la conversación normal en un tema de discusión, logrando que los mismos usuarios se enfaden y se enfrenten entre sí…)

Y claro, como hemos indicado la tecnología ha jugado un factor fundamental en el desarrollo de este espécimen: De escuchar el partido en la radio, con el tiempo , el hincha de teclado encontró la forma de ver los partidos por internet (con su mejor amigo rojadirecta.com), y ahora previo a cada clásico se instala frente a su laptop, armado con una gaseosa y su cuenta de twitter o Facebook, listos para despotricar contra lo que sea. Encuentra un regocijo único pues tiene a la mano estadísticas, fotos para hacer memes, noticias sobre la última vez que se dio un resultado similar, tanto que deja de ver el partido para dedicarse a buscar material para criticar y a la vez, ser popular entre esos otros hinchas de teclado que conforman una suerte de legión en la cual, quien tiene la mayor boca de arriero es el líder.

Un verdadero hincha del fútbol y quienes lo hemos jugado alguna vez en la vida fuera del patio de la casa, tenemos una amalgama de sentimientos respecto a estos hinchas de teclado: por un lado, nos producen rabia pues son nuestras entradas y cuotas mensuales las que ayudan aunque sea un poco al desarrollo del club, ternura porque reconocemos en ellos a aquellos que no fueron amamantados cuando pequeños y seguramente esa falta de afectividad promueve su forma de ser, y claro, risa al leer esos comentarios desatinados y en muchas ocasiones subidos de tono sin importar que el destinatario sea un periodista, el jugador de un equipo o su esposa, o alguna otra hincha de teclado que se expone al bullying de no uno, sino varios de estos personajes de las redes.

Mi recomendación para lidiar con estos personajes no es más que esa máxima que es tan o más antigua que el internet: “Don’t feed the troll”, es decir, no hay que hacerles caso. Estos sujetos se nutren con comentarios a favor o en contra, se hacen más fuertes con cada retuit o like, se sienten más felices cuando una persona responde a sus provocaciones, pues la hinchada de escritorio solo se hace barra brava al encontrar una audiencia, caso contrario, no es más que un grupo de abuelos, ahora con internet, puteando al aire con su nieto y su perro.

chucho benitez 1

Las partidas de los “ídolos” también duelen

Este artículo originalmente lo escribí en mi blog personal. Sepan disculpar la parcialización. Es una escrito que tiene sólo emoción y prácticamente nada de técnica.

 

Quito, sector Ponceano. Deben haber sido alrededor de las 9 de una noche fría y húmeda. En esa misma noche se inauguraba el tablero electrónico del Estadio de Liga Deportiva Universitaria que señalaba que el local caía por 2-1 frente a El Nacional en un duelo que se sabía, era decisivo para las aspiraciones de campeonar de ambos clubes.

Junto a mi papá estaba yo ya más de pie que sentado en esa cancha, había reunido todas las cábalas posibles: la camiseta de la suerte, la chompa de la suerte, el pantalón de la suerte, el gorro de la suerte, los calzoncillos de la suerte. Tenía la idea de que en ese partido no podíamos fallar, la fe de que no íbamos a fallar, el miedo, Nacional iba con 2 bajas: Félix Borja y Cristian Lara. El DT Ever Hugo Almeida iba a probar suerte usando línea de 3, lo que no planteaba habitualmente e iba a confiar el comando del ataque a un adolescente llamado CHRISTIAN BENÍTEZ.

Volvemos a las 9 de la noche de aquel miércoles 14 de diciembre de 2005, Liga tenía contra la pared a El Nacional, no era para menos, estaba perdiendo en su casa. Mal despeje de los albos, balón que se traslada de una cancha a otra como misil intercontinental, Benítez la recibe solo, en mi cabeza, que funciona como novela de “realismo mágico”, se empiezan a dibujar fuegos artificiales y estelas que caen desde el cielo, mientras “El Chucho” se disponía a encarar a Cristian Mora, lo desparrama, contengo la respiración … ¡Y ANOTA! Con mi papá nos abrazamos como no lo hacíamos desde que yo era niño. El juego estaba ganado y el título seguro para El Nacional.

Aquella noche, Christian Benítez entró en mi catálogo de ídolos, un joven jugador que asumió una difícil tarea como un gigante, no sólo era cuestión de ese partido, recordemos que ha media temporada había partido trágicamente Otilino Tenorio, quien tenía una temporada goleadora sensacional con los criollos. Después vino el éxito, 2 títulos con mi querido rojo, su partida a México y múltiples triunfos personales para el “Chucho”, pero también su polémica. Empieza a anotar, como a fallar goles con la camiseta de la selección ecuatoriana: Copa América 2007, eliminatorias a Sudáfrica 2010 y una serie de partidos nefastos en los que la afición ponía como principal culpable de las derrotas a Benítez.

Los años “post-Nacional” de Christian Benítez, los sufrí más que disfruté. En cada gol que se mamaba, las puteadas me dolían como si fueran a mis hijos (que no los tengo), cada que encaraba, apretaba y rezaba porque la emboque y deje callados a todos “los ignorantes”, es que por aquel triunfo de 2005 le tenía una gratitud eterna. Los goles que hacía con la selección los gritaba más que los que hacía cualquier otro compatriota, fíjense que hasta me llegué a emocionar en las últimas finales del torneo mexicano, serían las semis de América vs Monterrey cuando marcó su último gol como profesional, uno que grité como si fuera mi club (dicho sea de paso, ni me gusta el América, ni el fútbol mexicano en general).

Hoy el dolor es indescriptible, se  ha marchado un ídolo personal. Un ïdolo “no ídolo” por las pasiones encontradas que generaba en Ecuador y que sepa, incluso en México donde vivió lo mejor de su carrera. Un futbolista tan de “El Nacional”, que después de su lamentable deceso, circularon fotos des su infancia vistiendo los colores del club, como es sabido, el fue hijo de otra leyenda criolla como “La Pantera” Ermen Benítez. ¡Adiós ídolo!. No se cuantos aficionados te tengan la gratitud que yo te tengo. Que la paz sea con su familia y amigos cercanos.

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
ecuador 2015

Selección de Ecuador en Copa América – Jugador por jugador

Finalizó la participación de Ecuador en la Copa América con una nueva eliminación en Primera Fase, lo que por lo menos es frustrante.

Este no será un ejercicio de señalar culpables de un fracaso, de achacarles a entrenador o directivos de un fracaso del que lógicamente, también son parte y ya habrá quien más se encargue de ello. Acá solo buscamos escrutar el desempeño de cada seleccionado que pudo actuar en el torneo de Chile. Entre paréntesis, su calificación sobre 10.ECUADOR ca2015

Alexander Domínguez (7): cada día se asienta más como un guardameta serio y con credibilidad en la portería de su club y de la selección. A Ecuador le anotaron seis goles en Chile 2015, sin embargo, es difícil rastrearle mayor culpa al arquero esmeraldeño, tal vez en el primer gol boliviano y no mayormente. Recalcar también, que tres de esos goles fueron de penal. En general, mostró garantías e hizo algunas atajadas valiosas.

Juan C Paredes (6): se mostró colaborador en ataque y superó sus duelos por el costado o al menos estuvo a la altura, salvo el primer tiempo con Bolivia, donde fue sorprendido por el mediocampo rival, forzándolo a varios errores. También tuvo una falla muy grave contra México, pero en general, no lució mal. Casi el mismo nivel que el mundial.

Gabriel Achilier (6): el zaguero de Emelec tuvo prácticamente un impecable juego contra Chile, así como un partido sin mayores sobresaltos con México, salvo su horrorosa falta penal. Con Bolivia, al igual que toda la zaga, tuvo muchas desconcentraciones que hicieron lucir a la defensa tricolor, como un equipo novato. De todas formas, cumplió más de lo esperado en aquel puesto en el que se tenía tanta incertidumbre.

Frickson Erazo (5): un jugador que se espera, lidere la zaga, sin embargo, cayó en continuos errores en ubicación y anticipación a la jugada. Cometió una falta penal criminal contra Bolivia y su rendimiento contra dicha selección, determino que no sea alineado contra México (se dice que hay factores extra fútbol para ellos, que no nos consta). Sin embargo, su juego contra Chile estuvo por lo menos decente y eso hace que no baje tanto su calificación final.

Arturo Mina (6): el joven zaguero de Independiente cumplió cuando tuvo que ser alineado en el partido con México, aunque ciertamente, la selección no pasó mayores apuros en ese juego. Fue valioso que no desentone y de esa forma, se garantiza futuras convocatorias y quién sabe, la titularidad que perdió en los amistosos.

Walter Ayoví (5): el capitán tuvo muchos problemas en este torneo. Su duelo con Isla en el primer juego tuvo altos y bajos, pero su actuación contra Bolivia fue sumamente mala, siendo constantemente desbordado y propenso al error en entrega y ubicación. Contra México se redimió aunque en términos generales, toda la selección tuvo un rendimiento superior. A Walter le queda poco tiempo en el profesionalismo y urge encontrarle reemplazo.

Cristian Noboa (5): el volante del PAOK griego comenzó mal la copa, teniendo problemas en la contención en el juego con Chile, donde él y su compañero de posición (Lastra), fueron siempre superados por el juego de Díaz y Aránguiz, lo que ocasionó problemas permanentes a la defensa. Se le cambió de compañero (Quiñónez) y tampoco se compuso dicha línea, padeciendo mucho en el primer tiempo, para luego reaccionar en compañía de Cazares y tener una destacada actuación contra México, volviendo a ser acompañado por Lastra.

Osbaldo Lastra (4): de muy mala actuación frente a Chile. Errático, mala ubicación, mala habilitación, probablemente nervios. El actual volante de corte de Emelec lució perdido y tuvo que ser cambiado por Quiñónez, vale decir también, por su juego violento, que podía costar cualquier momento una expulsión. Salió él y Ecuador mejoró, pero en el partido con Bolivia se vio que no era esa la solución, por lo que se volvió a alinear a Osbaldo contra México, teniendo un mejor desempeño y por fin, entendiéndose con Noboa. Lo que rescató una aparente lamentable actuación.

Pedro Quiñónez (4): parecía ser la respuesta a los defectos del medio campo tricolor tras su ingreso en el juego contra Chile. Sin embargo, su actuación contra Bolivia fue floja, sin dar ninguna garantía en contención y permitiendo el permanente avance del equipo del Altiplano, tanto así, que tuvo que ser reemplazado en el segundo tiempo, sin volver a jugar en lo que quedó del torneo.

Fidel Martínez (5): en el partido contra Chile hizo una gran labor de sacrificio, intentando añadir labores de marca a su característica ofensiva sin hacerlo tan mal. En el juego contra Bolivia, estuvo desacertado a la hora de elaborar jugadas de ataque e intentando rematar a arco. Lo que le valió perder la titularidad para el último partido con México. Se sabe que el no sería titular en las eliminatorias y que alineó prácticamente por la emergencia de las lesiones de Antonio Valencia, Caicedo y Jaime Ayoví.

Renato Ibarra (6): el extremo del Vitesse siempre que ingresó a la cancha, aportó con desborde, velocidad y toque, al ataque ecuatoriano, dando el giro ofensivo, que se suponía, debía imponer esta selección. Bastante versátil a la hora de elegir un frente de ataque, alternándolos frecuentemente. Lastimosamente, su terrible error de habilitación, que costó el segundo gol chileno, le hace bajar su calificación.

Jéfferson Montero (6): mostró su juego de siempre, con velocidad, regate y desborde, aunque le cuesta soltar el balón. En los juegos con Chile y Bolivia, muchas veces pareció batirse sólo contra el mundo. Cuando pudo juntarse con Bolaños y Valencia, Ecuador pudo poner peligro y goles en el arco contrario. Su a veces, excesivo individualismo y su estado físico lejos del ideal, son sus puntos en contra.

Juan Cazares (6): el volante de Banfield tuvo un sorprendente nuevo rol en el que se le asignó alguna labor más de marca, que asombrosamente cumplió. Siendo éste, un jugador que normalmente no se desenvuelve en esos roles. Cuando buscó juntarse en el ataque y pegarle de media distancia, causó cierta inquietud, pero lastimosamente, no tuvo más minutos de los esperados.

Miller Bolaños (5): es difícil evaluar el desempeño del atacante de Emelec. En el juego con Chile tuvo una actuación totalmente errática causando incluso, el penal que abrió el marcador. Se dice que las labores defensivas causaron un juego tan improductivo en él, pero el partido contra Bolivia, donde se supone que la intención era atacar, tuvo también un desempeño flojo, remarcado en su invasión de cancha durante el cobre de penal de Enner Valencia. Se podría decir que su actuación dio un punto de inflexión con el golazo que anotó a los bolivianos. Al final de dicho juego y en el disputado con México se lo vio a gran nivel y metiendo peligro junto a Valencia.

Enner Valencia (5): sin duda, era el llamado hacer la figura de la selección y quien de qué hablar con su actuación en el torneo. Lastimosamente, en los primeros partidos tuvo una actuación algo decepcionante cuando se veía problemas en su normalmente lúcida técnica, sin saltar a tiempo, sin dominar el balón con prolijidad y rematando mal frente al arco, incluso, se perdió un penal. Lo mejor de Enner se vio en el juego con México, especialmente cuando se asoció con Bolaños.

Daniel Angulo (4): solo actuó en el juego con Bolivia, no incidió mucho en el peso ofensivo y más llamó la atención su corte de pelo (?)

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
mve

Victoria ecuatoriana, ¡al fin!

Ecuador derrotó 2-1 a México en el último juego del Grupo A de la Copa América “Chile 2015”, partido desarrollado en Rancagua.

El inicio del cuadro tricolor fue muy interesante. Presionando desde el primer minuto, Bolaños y Valencia insistieron en bombardear la portería azteca, perdiéndose Enner, una clara oportunidad de anotar en el amanecer del partido. La tricolor por fin logró mostrar juego asociado y cuando se sumaron Ibarra y Montero, causaron varios estragos al rival, sumando en el concierto de toques a Miller y Enner, aunque este último, se mostraba desprolijo en el control de balón.

Destacar también, el juego que hicieron Noboa y Lastra en el centro del campo, logrando por primera vez en el torneo, imponer su presencia contra sus oponentes. Muy correctos los cortes de Osbaldo, mientras que Noboa cada vez que podía, se sumaba al ataque. Del lado mexicano, Vuoso era quien ponía mayor voluntad, pero le costaba batirse solo frente a la zaga ecuatoriana, aunque un error de Paredes, casi es capitalizado por el ariete mexicano.

México-Ecuador-Copa-América-2015

Corrieron los minutos y Ecuador iba mereciendo su tanto, el cual llegó tras un rechazo largo que receptó Valencia, quien cruzó el balón para que Miller Bolaños (25 min.) cierre la pinza. Para el final del primer tiempo, la ventaja lucía justa.

El inicio del complemento fue lo mejor de la escuadra mexicana que con la entrada de Aquino, algo pudo nivelar su medio sector e intentó poner el juego de poder a poder, mas no le duró mucho. Bolaños puso un pase profundo para que Enner Valencia (57 min.) enfrente con comodidad al portero Corona y anote el segundo tanto ecuatoriano. Poco después, llegó el descuento mexicano que Raúl Jiménez (63 min.) anotó con gol de penal, luego de una penosa falta de Achilier.

Los últimos minutos fueron de intenso acoso ecuatoriano, sin embargo, la tricolor no pudo ampliar el marcador, pues Enner Valencia especialmente, desperdició varias oportunidades claras de anotar, incluso hubo una clara mano penal que no fue cobrada a favor de Ecuador y al final, la diferencia fue apretada, la que no sería suficiente para que la tricolor avance a cuartos de final. Ecuador depende de combinaciones de resultados para seguir con vida.

ECU: Alexander Domínguez; Juan C. Paredes; Gabriel Achilier, Arturo Mina, Walter Ayoví; Osbaldo Lastra (TA 90’), Cristian Noboa; Renato Ibarra (TA 51’) (Juan Cazares 77’), Miller Bolaños (TA 27’), Jéfferson Montero (Fidel Martínez 91+’); Enner Valencia
Goles: Bolaños25’, Valencia 57’
MEX: Jesús J. Corona; Gerardo Flores, Juan Valenzuela, Hugo Ayala (TA 16’), Julio Domínguez, Efraín Velarde (Javier Aquino 45’); Juan C. Medina, Javier Güemez (Marco Fabián 51’) (TA 53’), Jesús M. Corona (Eduardo Herrera 61’) (TA 85’); Raúl Jiménez, Matías Vuoso
Goles: Jiménez 63’

 

Calificaciones Ecuador:

Domínguez 7
Paredes 6
Achilier 5
Mina 6
Ayoví 6
Noboa 7
Lastra 7
Ibarra 7
Bolaños 7
Montero 7
E Valencia 6
Cazares –
Martínez –

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
ariel-graziani-ecuador-1997_1i51c8us3evjk1hf988mswn21t

Ecuador vs Chile por Copa América. La historia dice…

Ecuador 1989. ¿Adivinan los personajes?

Inicia un nuevo torneo continental y una nueva ocasión para que la tricolor se enfrente a la escuadra de la estrella solitaria. Los juegos entre ecuatorianos y chilenos no tienen un buen historial para la tricolor.

Son 50 los enfrentamientos entre ecuatorianos y chilenos con apenas 10 triunfos de la escuadra ecuatoriana, venciendo por primera vez en 1979 en un partido amistoso. Por Copa América son 11 victorias chilenas y apenas una ecuatoriana más un empate, por lo que será este, el juego número catorce por el torneo continental.

Los primeros enfrentamientos entre ecuatorianos y chilenos fueron todos por el en ese entonces llamado “Campeonato Sudamericano”. Ocho triunfos seguidos de la escuadra de la “estrella solitaria” entre 1939 y 1955 hasta en nuestra propia tierra (0-3 en 1947), la racha finaliza con un 7-1, que viene siendo el resultado más abultado entre estos seleccionados.

El 24 de marzo de 1957 se produjo el primer empate entre la roja y la tricolor. Fue 2-2 en juego disputado en Lima. Jaime Ramírez con los goles chilenos, Clímaco Cañarte y Jorge Larrazpara los ecuatorianos. Se da un gran paréntesis en enfrentamientos por Copa América entre estas selecciones, aunque coincidieron varias veces en eliminatorias mundialistas, con resultados normalmente favorables a los de la “estrella solitaria”.

En Copa América Brasil 1989, la selección sorprendía arrancando puntos a Uruguay y Argentina. En la última fecha, la tricolor debía enfrentar a Chile y procurar una victoria para clasificar a la fase final. Terminó siendo derrotada 2-1 en el “Serra Dourada” de Goiania. Goles chilenos de Juvenal Olmos y Juan C. Letelier, para Ecuador descontó Raúl Avilés. Así se plantaron los ecuatorianos aquel 10 de julio:

Carlos Morales; Jimmy Izquierdo, Wilson Macías, Hólger Quiñónez, Luis Capurro; Kléber Fajardo (Jimmy Montanero), Julio C. Rosero, Álex Aguinaga, Hamilton Cuvi; Byron Tenorio (Ermen Benítez), Raúl Avilés 

Ojo a la clásica salida horrorosa a los centros de “Pestañita”

¡Ariel!

Ecuatorianos y chilenos se volvieron a medir en la Copa América de Bolivia de 1997. Esta es la única victoria tricolor en esta competición frente a los chilenos, fue 2-1 aquel 17 de junio. Triunfo que amortiguaba, pero no lo suficiente, el que días antes, la escuadra araucana había arrancado un empate en Quito por eliminatorias, puntos que serían decisivos para la clasificación al mundial de Francia. Goles de José Gavica y Ariel Graziani para los ecuatorianos, Fernando Vergara el transitorio empate chileno. Recordar que precisamente por el proceso eliminatorio, ambas selecciones presentaron equipos alternos para el torneo, esta fue la alineación ecuatoriana en Cochabamba:

Jehovanny Ibarra; Ulises De La Cruz, Alberto Montaño, Luis Capurro, Edmundo Méndez; Héctor Carabalí, Eduardo Smith, José Gavica (Vilson Rosero), Wellington Sánchez; Eduardo Hurtado (Edison Maldonado), Ariel Graziani (Agustín Delgado)

En la Copa América de 2001 jugada en Colombia, el duelo inaugural del torneo, así como será este 2015, fue un Chile vs. Ecuador, el 11 de julio en Barranquilla. Victoria chilena 4-1, cuando al cuadro ecuatoriano, se le descompuso todo en los últimos minutos, con goles de Cristian Montecinos (x2), Reinaldo Navia y Marcelo Corrales. Había empatado Iván Hurtado para la tricolor. Esta fue la alineación ecuatoriana:

Jehovanny Ibarra; Ulises De La Cruz, Giovanny Espinoza, Iván Hurtado, Raúl Guerrón; Edwin Tenorio (Evelio Ordóñez), Juan F. Aguinaga (Wellington Sánchez), Edison Méndez (Alfonso Obregón), Kléber Chala; Ángel Fernández, Agustín Delgado

El último enfrentamiento por Copa América entre ecuatorianos y chilenos se produjo el 27 de junio de 2007 en San Cristóbal, Venezuela. Otra victoria de Chile 3-2 en un partido intenso y cambiante. Había mucha expectativa por ver a la renovada escuadra tricolor que terminó teniendo una nefasta participación en aquel torneo. Dos goles de Humberto Suazo y uno de Carlos Villanueva para “la roja”, Antonio Valencia y Christian Benítezpara la “tricolor”, que paró el siguiente once.

Cristian Mora; Ulises De La Cruz, Giovanny Espinoza, Iván Hurtado, Oscar Bagüí; Segundo Castillo, Edwin Tenorio, Antonio Valencia, Edison Méndez; Christian Benítez, Carlos Tenorio (Felipe Caicedo)

Enfrentamientos Ecuador vs Chile por Copa América

 

Año País Resultado
1939 Perú 1-4
1941 Chile 0-5
1942 Uruguay 1-2
1945 Chile 3-6
1947 Ecuador 0-3
1949 Brasil 0-1
1953 Perú 0-3
1955 Chile 1-7
1957 Perú 2-2
1989 Brasil 1-2
1997 Bolivia 2-1
2001 Colombia 1-4
2007 Venezuela 2-3
Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol