Entradas

media temporada 2020

Análisis de Media Temporada – Liga Pro 2020

Finalizó la Primera Etapa del Torneo Ecuatoriano con un calendario vertiginoso para intentar igualar lo establecido antes de la pandemia. Liga de Quito, con una campaña sólida, ganó esta parte inicial del torneo y con ello, su paso a la final del Campeonato Ecuatoriano, además de asegurar cupo en Copa Libertadores 2021.

Liga Deportiva Universitaria se adueñó de la primera etapa basado especialmente en un gran funcionamiento defensivo, avalado por ser uno de los arcos menos batidos del país (13 tantos en contra), encontrando en gran forma a su portero Adrián Gabbarini, salvador de goles cantados en varias ocasiones, más la confianza en el bloque defensivo: Pedro Perlaza, Franklin Guerra, Moisés Corozo y Cristian Cruz. En el caso de los centrales, incluso con gol. Así mismo, respaldados por una impecable línea de volantes con Lucas Villarruel y Ezequiel Piovi aportando movilidad y seguridad. Adolfo Muñoz junto a Jhojan Julio fueron creciendo en generación ofensiva, mientras el delantero Cristian Martínez Borja se disputa codo a codo el cetro de máximo anotador del torneo.

Figura: Adrián Gabbarini

Independiente del Valle sumó 32 puntos, 3 menos que el líder. Su fútbol ha deleitado no solo al país, sino incluso al continente con un planteamiento generoso y ofensivo. Los de Sangolquí, que han jugado en Quito como locales durante este año, cuentan con el mejor ataque del torneo: 36 goles a favor, mas su defensa ha sido su gran flaqueza y de hecho es de las peores de la temporada. Jóvenes valores como el lateral Ángelo Preciado y el volante Moisés Caicedo hicieron los méritos suficientes para ser llamados a la selección. La media se sostiene con los extranjeros Lorenzo Faravelli  y Cristian Pellerano, mientras Gabriel Torres es uno de los goleadores del certamen, alimentado por generadores como Fernando Guerrero, Efrén Mera, Jhon Sánchez o Jacob Murillo. Curioso que como visitante permanece invicto y es el mejor del campeonato sumando 19 puntos fuera de su patio.

Figura: Gabriel Torres

Universidad Católica también propone un juego agradable y se traduce en una nada despreciable cifra de 32 tantos a favor y es uno de los mejores locales de la temporada sumando 19 puntos en el Atahualpa (va invicto en su estadio). Es una gran temporada para el argentino Juan Manuel Tévez y cuando es necesario, Bruno Vides también cumple con la cuota goleadora. La revelación camaratta ha sido el extremo José Carabalí quien incluso fue llamado a la selección y junto a Jeison Chalá ponen el dinamismo, mientras que turnándose Andrés Chicaiza y Diego Armas, son los llamados a la pausa. Otra buen año para Hernán Galíndez que en su calidad de nacionalizado residente fue llamado a la selección ecuatoriana. Con 31 puntos finalizó tercero.

Figura: José Carabalí

Barcelona se ubicó cuarto con 29 puntos. A pesar de un rendimiento bastante bueno, la campaña del Ídolo deja algún sinsabor por inconsistencias y puntos inverosímiles que se dejaron arrebatar. Para la casaca amarilla, que está invicta en su estadio, es grato saber que todavía pueden contar con Damián Díaz en la conducción del equipo y el llamado a la creación ofensiva es Emmanuel Martínez ya que Fidel marchó a la China. La capacidad ofensiva del cuadro canario ha estado algo afectada, pero tiene de las mejores retaguardias del torneo (13 tantos en contra) con buenas actuaciones del portero Javier Burrai, quien pudo en pandemia recuperarse de su terrible fractura sufrida en Copa, Williams Riveros en la zaga y el lateral “revelación”  Byron Castillo.

Figura: Byron Castillo

Macará acabó con 24 puntos la Primera Parte y si bien permaneció invicto en el Bellavista, los 3 empates que cedió como local lo rezagaron en la pelea por la etapa. A pesar de contar con uno de los goleadores del torneo como el colombiano Juan Sebastián Herrera, al cuadro celeste le ha costado mucho vulnerar la portería rival. Una de sus revelaciones es el atacante Jhon Santacruz, mientras que Leonel Quiñónez por el costado izquerdo continúa siendo un bastión. El portero Agustín Silva es bastante bueno y se ha constituido en un excelente reemplazo de Burrai.

Figura: Juan Sebastián Herrera

Aucas ha tenido jornadas muy interesantes. Es impactante como se convirtió en el mejor local del torneo con 21 puntos sumados en el Gonzalo Pozo, pero del mismo modo es uno de los peores visitantes con solo 2 puntos sumados fuera de su patio. Volviendo a su localía, desde ahí ha desarrollado un fútbol ofensivo y elegante con un tridente creativo que no tiene nada que envidiar a los más pintados del torneo: Sergio López, Víctor Figueroa y Alexander Alvarado (quien al parecer, migrará a la MLS). Tendrá que ajustarse en defensa si piensa buscar la tan ansiada participación en Copa Libertadores.

Figura: Víctor Figueroa

Se podría hablar de Técnico Universitario como la más grata revelación del torneo, ya que a principios de año se lo tomaba más en cuenta como candidato al descenso y hoy pelea por entrar en torneos internacionales. Tenía la mejor defensa del torneo hasta sufrir el desastroso 5-0 como local ante Liga de Quito, mas es altamente seguible el bloque: Cristhian Romero, Eddie Guevara, Alexis Santacruz y Christopher Tutalchá, apoyados en el gran volante colombiano Stiven Tapiero. Orlen Quintero en ataque se ha mostrado incisivo y letal. Veremos si al rodillo rojo le dura la viada en el resto de la competición.

Figura: Stiven Tapiero

Delfín sin duda ha resentido su juego tras la salida de buena parte del plantel campeón 2019 y cuerpo técnico incluído. Ya no es el temible local, su poder goleador se ha visto severamente reducido (solo 17 tantos a favor) y su defensa no presenta las garantías de antes. El volante Junior Benítez cuando ha podido ha mostrado su categoría, en tanto que Janner Corozo por los costados suele ser su arma ofensiva más peligrosa. Tendrá que luchar duro para mantenerse en puesto de competiciones internacionales, de las cuales, ciertamente con algo de fortuna, todavía no se encuentra eliminado.

Figura: Janner Corozo

Por momentos, Guayaquil City se mostró como un equipo  ordenado y complicado de vulnerar, además de ser un hueso duro de roer para los aspirantes a títulos y torneos internacionales. Del mismo modo que complicó a los más grandes, también dejó escapar puntos increíbles, su ataque no es el más efectivo (17 tantos a favor). Su cuota extranjera, como los volantes Matías Duffard, Bruno Teliz, así como los atacantes: Ariel Chávez, Michael Hoyos y Gonzalo Mastriani han dado el mejor fútbol a los ciudadanos. También Segundo Castillo “reinventado” como zaguero central.

Figura: Gonzalo Mastriani

Mushuc Runa es un equipo al que no le falta ni sobra nada. Estará lejos de preocuparse por descender, pero tal vez le falte plantel para buscar alguno de los premios del torneo. También la cuota foránea es lo mejor del cuadro del “ponchito” con Horacio Orzán en la media, Ignacio Herrera de volante, el atacante Muriel Orlando y el “portero goleador” Iván Brun. Sin duda Orlando es un formidable artillero, pero queda muy solo en la búsqueda del gol que no precisamente abunda en los “Chango Boys”. Sus 18 puntos y el décimo lugar pueden significar por lo pronto una campaña tranquila.

Figura: Muriel Orlando

Olmedo ha tenido problemas dirigenciales y mucho tumulto para manejar su campaña en Serie A, aunque parece que sus 17 puntos por lo pronto lo alejan de zona de descenso. Solo ha sumado 8 puntos en Riobamba, lo que hace de su cancha un concepto muy lejano al fortín de sus mejores épocas y de hecho, algo mejor les ha ido de visitante donde han conseguido 3 victorias (una en la mesa por la suspensión de Deportivo Cuenca). Ene ste año, su cuota foránea 2019 pasó a Mushuc Runa y en la temporada se las han arreglado con un plantel mayormente nacional, pues casi todos los extranjeros contratados en el 2020 se desvincularon en medio de la pandemia y falta de cumplimiento con sus salarios. Ha destacado el volante Willian Cevallos más veteranos Luis Bolaños y Marcos Romero.

Figura: Willian Cevallos

Una de las campañas más decepcionantes de la temporada es la de Emelec. Los azules ocupan el puesto 12 del torneo con solo 16 puntos, 2 de ellos como visitantes, siendo los peores en ese aspecto junto con Aucas. Los eléctricos han visto en varias ocasiones escaparse resultados de sus manos y en general un desconcertante rendimiento en el cual solo destacan el volante Sebastián Rodríguez y la voluntad de Roberto “tuca” Ordóñez. Su  plantel no es precisamente de los más pobres del torneo aunque dista de lo que tuvo hasta hace no mucho.

Figura: Sebastián Rodríguez

El Nacional, con problemas directivos y económicos, apostó por un par de jugadores de experiencia que están ciertamente rindiendo, como Juan Carlos Paredes y Hólger Matamoros. En tanto que lo de Máximo Banguera fue un fiasco, pues nunca pudo ser titular y la intervención del joven Leodán Chalá en el 0-0 frente a Barcelona hace pensar que se contrató al experimentado en vano. Un grupo de jóvenes a los que les falta regularidad más el único convocable a la selección, el portero Johan Padilla, han rescatado puntos para evitar una campaña catastrófica, aunque no se puede ser muy optimista con su futuro.

Figura: Hólger Matamoros

Liga de Portoviejo no ha tenido presentaciones del todo mala, sin embargo en demasiadas ocasiones dejó escapar puntos importantes que lo tuvieran lejos del descenso en el que ahora está comprometido. Tiene una de las peores defensas del torneo, habiendo encajado 30 goles en contra, algo que se supone vino a componer el zaguero Jonathan Ferrari post parón por la pandemia. Eso sí, normalmente ha tenido buenas críticas su delantero Francisco Fydrizewski, quien es uno de los máximos artilleros del torneo y junto a Vinicio Angulo hacen una mancuerna interesante.

Figura: Francisco Fydrizewski

Orense al principio del año había dado la sensación de un equipo serio y complicado para cualquiera. Pero en el camino fue perdiendo demasiados juegos y es uno de los peores locales, pues solo ha ganado un juego en el 9 de mayo de Machala. La llegada de Martín Alaniz buscará fortalecer lo que es el peor ataque de la temporada (15 goles a favor) y juntarse con Jostin Alman y Daniel Angulo serían la esperanza para salir de la zona de descenso en la que actualmente se encuentran.

Figura: Jostin Alman

Deportivo Cuenca ostenta un calamitoso último lugar con 8 puntos y severamente aquejado por el fantasma del descenso. Sus críticos problemas financieros y directivos dan qué hablar todas las semanas y de hecho, por ello ya sufrió una suspensión que le impidió jugar la última fecha ante Olmedo. Los peores locales con solo 3 empates y ningún triunfo en el Serrano Aguilar, así como una de las peores defensas con 30 goles en contra hablan de la peor campaña en muchos años para el Expreso Austral. El último golpe fue la salida del DT Tabaré Silva y la llegada de un conocido como Guillermo Duró.

Figura: Diego Dorregaray

Alineación ideal media temporada:

Adrián Gabbarini; Byron Castillo, Franklin Guerra, Moisés Corozo, Angelo Preciado; Lucas Villarruel, Stiven Tapiero, José Carabalí, Víctor Figueroa; Gabriel Torres, Cristian Martínez B.

DT: Pablo Repetto

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
liga2010s

Liga 2010 – 2019: Entre Horas Altas y Bajas

La década que ya finalizó fue una montaña rusa tanto para los hinchas de liga como de la propia institución. Se empezó soñando con un equipo ya avejentado y se pasó por un tumultuoso proceso para recién al final de la misma volver a soñar con el equipo.

En el 2010 el equipo continuó con su racha de victorias locales y nacionales que había empezado en 2007, donde, con un gran equipo establecido a lo largo de este proceso (Domínguez, Cevallos, Araujo, Reasco, Ambrossi, Urrutia, Lara, Calderón) a los que se sumaba Hernán Barcos y Juan Salgueiro guiados por el inefable “Patón” Bauza. Se pudo conquistar tanto la Recopa Sudamericana contra un gran Estudiantes de La Plata y el título nacional vs un Emelec que estaría por dominar la década que estaba iniciando. Consiguiendo llegar a semifinales de Copa Sudamericana, perdiendo frente al Independiente argentino (que logró el título). Previo a la final local, los dos equipos que la protagonizaron se separaron claramente del resto, consiguiendo 92 y 91 puntos en el año, dejando muy por detrás a Barcelona tercero con 73 puntos. La final fue muy reñida, decidiéndose por la gran actuación del partido de ida de Miller Bolaños en Casa Blanca teniendo como resultado la vuelta olímpica de Liga en “La Caldera” del Capwell. Esta final nos dejará en el recuerdo el corte de la transmisión por parte de Ecuavisa y a José Francisco Cevallos pidiendo que lo dejen “putearlo nada más” al juez Alfredo Intriago.

Este sería el último título internacional que conseguiría Liga

Este sería el último título internacional que conseguiría Liga

Luego del gran 2010, el 2011 empezó con todo para el cuadro Albo, sumando al “Equi” González, que armó una dupla maravillosa con Hernán Barcos para deleite de la hinchada. Liga ganó su grupo en Libertadores, con sendas goleadas a Independiente de Argentiana (3-0) y al futuro finalista del torneo Peñarol (5-0), y consiguiendo el segundo lugar en la primera fase del torneo local a 4 puntos de Emelec. En Libertadores perdería en 8vos frente a un gran Velez Sársfield. Para la segunda mitad del año, Liga se centraría en la Copa Sudamericana, llegando a la final donde perdió contra la Universidad de Chile, dejando de lado al propio Velez Sársfield en una llave inolvidable para los albos, donde cobraron revancha del por entonces equipo de Gareca venciendo tanto en Quito como en Buenos Aires. Por esto, consiguió solamente el 4to lugar en la 2da etapa del campeonato local, quedando fuera de la Copa Libertadores 2012 frente a El Nacional en una llave de desempate.

Para el 2012 la directiva inició un proceso de renovación, trayendo muy buenos jugadores de otros equipos que no rindieron. Así mismo, tras la partida del “Pirata” Barcos y otros se llevó de regreso a Claudio Bieler, Edison Méndez y Damián Manso. Sin embargo, este proceso no fue fructífero, ya que pese a la no participación en el contexto internacional, se consiguió apenas el tercer lugar del torneo local, quedando a 14 puntos del campeón Barcelona en un año que no dejaría mucho para la institución y marcaría el inicio de una larga transición, donde no se peleó por cosas importantes y se fue dejando atrás la gloriosa generación de jugadores que tanta alegría trajeron a la institución.

En 2013 fue un paso más de esta transición, con jugadores interesantes en el equipo (como el central Ignacio Canuto) pero un rendimiento general mediocre en donde se disputó hasta el final la primera etapa contra Emelec, pero cayendo de picada en la segunda, consiguiendo apenas el noveno lugar, obteniendo la sexta posición en la tabla acumulada que dejaría al equipo blanco nuevamente sin competencias internacionales para el año que venía. Como nota, se puede decir que en esta temporada Luis Saritama se “cambió de bando”, dejando el Deportivo Quito para vestir los colores de Liga, tradicional rival del “Quito”.

Para 2014 llegó a Liga el ex DT de Barcelona, Luis Zubeldía, sin embargo, continuaba esa transición del equipo, dejando pocas cosas que rescatar ubicándose en cuarto lugar global en el torneo, lejos de los 3 primeros y retornando a la lid internacional para la Copa Sudamericana 2015. Edison Méndez y Paúl Ambrossi abandonarían definitivamente el equipo. En 2015 Liga volvería a ser un equipo competitivo, desarrollando la idea de Zubeldía, tras 3 años de no conseguir resultados significativos, consiguiendo llegar a octavos de final en Copa Sudamericana, quedando fuera contra el River Plate argentino y tras un gran torneo, llegando a una final nacional después de un lustro, enfrentándose nuevamente a Emelec, quien pudo sacarse la espina del año 2010, dando la vuelta en Casa Blanca.

Sí. Jonatan Álvez jugó en Liga ... Por si no se acordaban

Sí. Jonatan Álvez jugó en Liga … Por si no se acordaban

El 2016 demostraría que lo de 2015 fue solo un espejismo, trayendo a Claudio Borghi para reemplazar a Zubeldía, quien se había marchado. Fue un año nefasto, con muchas fechas del mismo peleando cerca de la zona del descenso y quedando en último lugar en el grupo de Copa Libertadores, dejando a Borghi de lado y reemplazándolo con el uruguayo Álvaro Gutiérrez, quien igual sería apartado para que Alex Aguinaga se sume a la dirección del equipo. A fin de año se obtendría el 5to lugar en la clasificación, clasificando a la Copa Sudamericana 2017.

Para 2017 se iniciaría la etapa en la que continúa actualmente el club, contratando a Pablo Repetto para la dirección técnica a mediados de año y despidiendo a fin del mismo a Norberto Araujo como el último referente de la “Época de Oro” del club universitario. Sin embargo, retornó Hernán Barcos y jóvenes talentos se fueron consolidando en el equipo como Jefferson Intriago y los hermanos Julio. En el torneo local se empezó lento bajo la dirección poco acertada de Gustavo Munúa y no se mejoró mucho al final del año, teniendo el octavovo lugar como resultado y clasificando a la Copa Sudamericana del año siguiente, luego de un repechaje vs el campeón de la Serie B, Técnico Universitario. En lo internacional, se avanzó hasta octavos de final, donde por errores propios de un equipo joven, Liga quedó fuera vs el Fluminense brasileño.

2018 marcó el fin de casi una década de intentos de renovación, con un título nacional, nuevamente conseguido frente a Emelec, con un equipo renovado y consolidado, con una línea vertebral imponente: Gabbarini-Guerra-Orejuela-Barcos/Anangonó, con mucho peligro en el juego por las bandas con los hermanos Anderson y Jhojan Julio a muy alto nivel y el “Chiqui” Guerrero luciéndose, siempre con personal complementario de primer nivel. En el plano internacional, nuevamente se llegó a octavos de final, esta vez perdiendo frente a los colombianos de Deportivo Cali.

En el 2019, para cerrar la década, se mantuvo la base del equipo, teniendo como máxima incorporación a Antonio Valencia, apostando por un equipo competitivo para repetir la buena actuación a nivel local y llegar más lejos a nivel internacional. Lo segundo se consiguió, teniendo una muy buena campaña en Copa Libertadores, alcanzando los cuartos de final (por primera vez en esta competición desde el título alcanzado en 2008) perdiendo contra Boca Juniors. En el plano local, fue siempre un equipo competitivo, pero no deslumbrante. Obtuvo el título inaugural de la nueva competición “Copa Ecuador” venciendo en la final a Delfín. En el torneo de LigaPro, clasificó a la fase de playoffs apenas en 7mo lugar, pero venciendo tanto en cuartos de final (Universidad Católica) y semifinales (Aucas) mostrando el mejor fútbol del año. En la final se volvió a enfrentar a Delfín, y tras dos 0-0 en partidos cerrados donde mostró mejor nivel que el rival y no pudo concretar frente al arco rival (contrario a lo sucedido en Copa Ecuador). La serie llegó a los lanzamientos desde el punto de penal, donde se marcaron solamente 3 goles de 10 lanzamientos en los dos equipos, Liga fallando 4 consecutivos y con Delfín consagrándose y dándole la primera copa al fútbol manabita.

Los 2010s dejaron a Liga con 3 títulos nacionales (2 Ligas y 1 Copa Ecuador), 2 subtítulos nacionales, 1 Recopa Sudamericana y 1 subtítulo de Copa Sudamericana, 4 participaciones en Copa Libertadores (1ra fase, Fase de Grupos, 8vos de Final y 4tos de Final) y 5 en Copa Sudamericana (3 Octavos de Final, una Semifinal y una Final).

Una alineación de la década sería esta:

Adrián Gabbarini; Néicer Reasco, Norberto Araujo, Franklin Guerra, José Quinteros; Johan Julio; Jefferson Intriago, Jefferson Orejuela, Ezequiel González; Juan Luis Anangonó, Hernán Barcos

DT: Edgardo Bauza

 

Foto principal tomada de 365LDU

liga 2018

Un Análisis del Campeón 2018

Liga Deportiva Universitaria arrancaba la temporada 2018 con una importante reforma en su plantel. Veteranos como Norberto Araujo o Daniel Viteri dejaban el equipo y daban paso a la llegada de nuevos valores que se sumaban a la base que había conformado Pablo Repetto en la temporada anterior.

De tal manera, algunas de las numerosas incorporaciones fueron: Adrián Gabbarini, Anderson Ordoñez, Franklin Guerra, Hernán Pellerano, Christian Cruz, Jefferson Orejuela, Jonathan Borja, Gastón Rodríguez, más el regreso de Fernando Guerrero.

La sola revisión de los nombres de los refuerzos daba a indicar que la mayor preocupación del Cuerpo Técnico y la dirigencia estaba en el sistema defensivo; concepto que evidenciaría inmediatamente en el funcionamiento del equipo, que desde las primeras fechas supo encontrar en su arquero y defensa la mayor fortaleza, que se mantuvo durante todo el año.

La consigna desde el principio era clara: a Liga iba a ser muy difícil anotarle goles. Guerra y Ordoñez inmediatamente se mostraron como una pareja complementaria que brindaba mucha solidez al equipo y además eran muy útiles en la salida del balón, apartado trascendental en el fútbol actual. Adicionalmente, Adrián Gabbarini se mostró como un líder natural desde la retaguardia, una magnífica prestancia en momentos definitivos, y por si fuera poco, un talento innato para atajar penales; el primer triángulo de un equipo exitoso había sido forjado con acierto.

Pese al gran rendimiento de los mencionados jugadores, la defensa lejos estaría de ser un problema durante el curso, en primer lugar la lesión de Ordoñez traspasaría la titularidad a Horacio Salaberry, quien rápidamente seguiría la misma suerte que su compañero y resultando lesionado por el resto de la temporada, recayendo entonces la responsabilidad de acompañar a Guerra en Hernán Pellerano, refuerzo argentino quien tuvo un difícil inicio, entendible por su prolongada inactividad, pero que con el paso de los partidos se terminó por asentar.

Tales fueron las contingencias que se debieron enfrentar en defensa que en la final ante Emelec, los dos zagueros (Guerra y Pellerano) salieron lesionados en los primeros 25 minutos, quedando encargados de cubrir sus posiciones el lateral reconvertido en central Edison Realpe y el joven Kevin Minda, cumpliendo ambos actuaciones sobresalientes, a la altura de tamaño reto; quedaba claro que más que un tema de nombres, la solvencia defensiva de Liga venía desde el sistema, en otras palabras, del entrenador.

Los laterales titulares durante prácticamente toda la temporada fueron José “choclo” Quintero y Cristian “chavo” Cruz; quienes fueron muy importantes tanto en defensa como en sus responsabilidades ofensivas; generando interesantes sociedades con los hermanos Julio (Anderson principalmente) y Fernando Guerrero, quienes usualmente los acompañaron por las bandas. No está por demás destacar su aporte en las pelotas paradas, tanto en el cobro de tiros libres o de esquina, como en su rol en juego aéreo, especialmente Quinteros.

En el mediocampo Liga sufrió la baja a inicios de temporada de sus dos organizadores: José Cevallos y Sherman Cárdenas. La respuesta de Repetto fue el encargar la generación de jugadas ofensivas a varios de sus mediocampistas, especialmente a los que jugaban en la primera línea (Orejuela Intriago y Vega) y a Fernando Guerrero quien arrancaba casi siempre en izquierda y desde ahí organizaba las operaciones.

Continuando hacia adelante, la ofensiva de Liga puede ser explicada en dos momentos, el primero con Hernán Barcos en el equipo, y el segundo sin él. La primera parte del año tuvo al delantero argentino como la principal referencia de juego albo. La solidez defensiva era aprovechada por el equipo al tener un futbolista de la categoría de Barcos, quien necesitaba de muy poco para generar serio peligro a cualquier rival. Ante tal faro, los hermanos Julio, Gastón Rodríguez y el propio Fernando Guerrero se vieron beneficiados pues la calidad del argentino siempre resultó un comodín para las aspiraciones del equipo.

Luego de ganar la primera etapa Hernán Barcos se fue a Cruzeiro, siendo este un momento crítico de la temporada. Más allá de la contratación del delantero colombiano Martínez Borja, se evidenció que el DT uruguayo iba a aplicar la misma estrategia de anteriores bajas; que sea el equipo, con sus automatismos y recursos, el que subsane la salida de en este caso, su mejor jugador.

Especial atención merece el accionar de Juan Luis Anangonó, quien en la primera parte del año había sido muy importante como recurso ofensivo de minutos finales. A partir de la salida del capitán, el delantero ecuatoriano adquirió una preponderancia indiscutible; siendo ahora no solo un recurso sino casi que el sistema, anotando goles importantes, pero principalmente oficiando como un auténtico piloto de ataque, abarcando con sus desmarques y apoyos todo el ancho de la cancha, generando superioridades contra casi todas las defensas y asociándose siempre con criterio; los hermanos Julio rápidamente se adaptaron al juego de su nuevo compañero de ataque, la convivencia fue a la postre decisiva.

Como recurso fue importante Gastón Rodríguez, uruguayo de difícil relación con gran parte de la hinchada, quien en cualquier caso tuvo puntuales aportes cuando salía desde el banco, desequilibrando partidos que se planteaban complicados y que Liga no los había podido resolver; la misma función tuvo Jonathan Borja, con mucho menor suceso, lejos de su excelente versión mostrada en 2017 en Nacional.

Queda nada más por mencionar a, quizás, los nombres propios de la onceava corona universitaria, Johan y Anderson Julio; jóvenes valores que desde hace un par de temporadas venían alternando en el primer equipo y que pese a los malos momentos de dichos planteles mostraron condiciones interesantes; las cuales se ratificaron completamente en la temporada que acaba de terminar.

Johan y Anderson fueron importantes todo el año aun cuando gran parte de los hinchas opinábamos que quizás tenían demasiados minutos en cancha; jugadores rápidos, polifuncionales en las posiciones de ataque, de buena técnica, hábiles y sacrificados en el robo de balón, y quizás lo mejor es que han demostrado mejora en su nivel de manera progresiva hasta llegar a ser dos de las principales figuras en las finales del campeonato; en fin, jugadores “modernos” que Liga logró posicionar desde la cantera y que ya tienen una vuelta olímpica en la vitrina, no es poco.

 La temporada fue complicada, hubo varias lesiones, suspensiones, se padeció la doble competencia en cierto momento, se enfrentó la salida del mejor jugador del equipo, y ante cada contratiempo Liga no decayó; la solidez defensiva no se comprometió ante ninguna eventualidad y poco a poco apareció un fondo de juego muy importante.

Gradualmente fueron haciéndose más importantes en el juego los mediocampistas; cabe nada más revisar la actuación de Orejuela e Intriago en los partidos de Emelec para encontrar el fruto del trabajo de toda la temporada; la labor de Pablo Repetto y su cuerpo técnico ha sido excelente, no solo en la dirección técnica de los partidos, sino en el manejo del grupo, al que se vio totalmente comprometido hasta el final.

Liga Deportiva Universitaria fue el mejor equipo del año 2018, su décimo primera corona es merecida, salud a sus directivos, jugadores e hinchada.

Foto principal tomada de MetroEcuador

once ideal

11 Ideal y Anti 11 2018 del Torneo Ecuatoriano

Haciendo una vez más este ejercicio anual hemos elaborado un listado un poco más equilibrado en cuanto a los equipos que aportan con su conformación. Leamos entonces los méritos de los integrantes de este 11 ideal.

Esteban Dreer

Una de las mejores temporadas del portero de origen argentino de las ya varias con las que cuenta en el Ecuador. Actualmente es el indiscutible líder de Emelec y su voz de mando en cancha decidió tantos partidos como sus reflejos. La cantidad de atajadas clave en la segunda etapa fueron decisivas para un equipo que pasó de estar un tanto relegado hacia el protagonismo, lo que lo llevó a ganar la segunda mitad del torneo. Parece que en la madurez de la carrera ha pulido mucho de su técnica. Fue un 2018 brillante.

Byron Castillo

El joven lateral de Barcelona fue una de las brisas de esperanza de una campaña del cuadro amarillo que si bien no fue del todo mala (clasificó a Libertadores) no estuvo de acuerdo a la expectativas que generó. Volviendo a Castillo, su recorrido por la banda derecha fue sumamente completo, es decir, para controlar los extremos laterales rivales era bastante eficiente y fue uno de los principales motores ofensivos del Ídolo del Astillero. Dentro de tanto nombre “rimbombante”, fue el que más lució.

Franklin Guerra

Al zaguero de Liga le vino muy bien el cambio de camiseta. Rápidamente Guerra se convirtió en el líder que la retaguardia alba necesitaba. Siempre oportuno con los cierres y criterioso para jugar, también fue un pilar de la campaña que llevó a la “U” al título debido a que fue el más regular en la alineación, ya que Liga padeció a lo largo de la temporada de problemas con lesiones en el compañero de zaga de Guerra, siendo que en la final este mismo jugador colapsó físicamente. Fue una de las contrataciones más acertadas del año.

Leandro Vega

El defensor argentino llegó en la segunda mitad de la temporada para enmendar los problemas defensivos que Emelec sufrió al principio y junto con Dreer convirtieron a la zaga millonaria en una de las más seguras del año. Con mucha sobriedad, precisión y limpieza lució en las canchas del país y también su presencia fue fundamental para que el bombillo pueda acceder a la final del campeonato. Casi impecable.

Anderson Julio

Es por lo menos irónico que uno de los hermanos Julio integre la alineación ideal de la temporada, puesto que sus actuaciones fueron criticadas durante buena parte del año, más su participación en las finales fue decisiva con goles y técnica deslumbrantes. El rendimiento de Anderson Julio fue creciendo hacia las últimas semanas de la temporada mejorando su capacidad de administrar su velocidad, una característica distintiva de él y su hermano Johan.

Jefferson Intriago

Otro de los grandes valores del título de Liga Deportiva Universitaria fue uno de sus volantes centrales. Intriago heredó un puesto con tradición y presión en el cuadro de camiseta blanca. Con las suficientes cuotas de garra y buen fútbol reguló el mediocampo de su equipo, factor fundamental para impulsar su ataque y neutralizar el del rival especialmente en las finales.

Jhegson Sebastián Méndez

Uno de los jóvenes valores que se vio en el campeonato ecuatoriano 2018 fue el volante central de Independiente del Valle. Con mucha técnica y panorama del campo de juego ciertamente sorprendió al público a pesar que no es precisamente su primera temporada del jugador. Tanto fue su calidad demostrada que fue parte esencial de los juegos amistosos de la selección ecuatoriana en 2018 teniendo actuaciones relevantes.

Andrés Chicaiza

El volante de Delfín sin duda fue uno de los consentidos de la temporada dando una nueva sensación al juego de Delfín por una versión más vistosa que la de la temporada 2017 donde accedieron a la final y a pesar que esta vez el elenco manabita no pudo repetir tal desempeño, al menos repetirá actuación en Libertadores. Se podría decir que fue el jugador “mágico” de la temporada, el más querido, el más popular, el talento.

John Cifuente

El goleador de la temporada obligadamente debe estar en el 11 ideal. John Cifuente demostró en los últimos años que es un jugador con mucho gol, pero tal vez no tomaba las decisiones adecuadas. En esta ocasión se observó a un jugador más maduro, centrado y con aquellas virtudes fácilmente se transformó en artillero letal y con sus 37 años alcanzó el segundo lugar de goleadores de todos los tiempos del torneo ecuatoriano. La notable cifra lo llevará al fútbol de Egipto en 2019 desde su actual Universidad Católica.

Juan Luis Anangonó

“Anangondios”, apodo que el delantero de Liga de Quito se ganó a pulso con sus goles importantes, aquellos que en los últimos minutos permitían continuamente sumar de a 3 o por lo menos de 1 a los universitarios en el camino al título. Pero lo de Anangonó no sólo fue goles, sino también una inteligente lectura de juego que permitía arrastrar marcas y generar jugadas de gol junto a sus compañeros briosos pero más inexpertos. Se podría hablar del jugador más valioso de la temporada.

Brayan Angulo

El comienzo de temporada del “Cuco” fue simplemente espectacular luciendo prácticamente imparable en cada una de sus presentaciones. Con del bajón que sufrió su equipo a mediados se año también su figura se opacó, pero cuando Emelec recobró el impulso, nuevamente se vio al jugador rápido, inteligente y certero cuyos goles y asistencias fueron muy importantes para el arribo de su equipo a la gran final. Estuvo cerca de llegar a 30 goles. Cifra muy importante.

* el 27 de diciembre trascendió un posible caso de identidad adulterada que involucra al jugador Byron Castillo. Hemos decidido sostenerlo en la alineación y se espera una resolución sobre su problema

Entonces la alineación ideal es esta:

Esteban Dreer; Byron Castillo, Franklin Guerra, Leandro Vega; Anderson Julio, Jefferson Intriago, Jhegson Méndez, Andrés Chicaiza; John Cifuente, Juan Anangonó, Brayan Angulo

 

DT: Pablo Repetto

Jugador más valioso: Juan Luis Anangonó

 

Ideal alternativa:

Adrián Gabbarini; Richard Schunke, Alejandro Manchot, Marlon Mejía; Romario Caicedo, Ronald De Jesús, Nicolás Queiroz, Angelo Preciado; Edson Montaño, Carlos Garcés, Juan Manuel Tévez

 

Y el anti equipo del año:

Walter Chávez: Durante su titularidad a Técnico Universitario le hicieron una gran cantidad de goles que lo enviaron a los últimos lugares, aunque tal vez su defensa no ayudaba mucho. Cuando perdió su puesto el arco del rodillo lució más seguro.

Francisco Silva: Podría considerarse el fracaso del año en cuanto a fichajes. Llegó con polémica, pues fue uno de los emblemáticos de Delfín finalista 2017 y jamás pudo encajar en Emelec, de donde salió a mitad de temporada con un bajo rendimiento e incluso con escándalos personales.

César Batalla: Una de las apuestas que hizo El Nacional en su zaga y no le pudo salir peor. El joven zaguero no pudo ganarse la titularidad y cuando fue necesario alinearlo no estuvo acertado ni en marca ni en velocidad, siendo el causante de varios goles contra su equipo.

Javier Quiñónez: No es la primera temporada para el zaguero de Nacional, pero en esta necesariamente tenía que afianzarse en su puesto, pero en escasas ocasiones fue garantía de seguridad, estando generalmente mal ubicado y siendo fácilmente superado por sus rivales.

Facundo Melivillo: Deportivo Cuenca tuvo una temporada para el olvido y se vio reflejado en la contratación de este volante argentino que perdió rápidamente su espacio para salir del elenco azuayo a mitad de temporada siendo muy poco aporte en marca o creación de juego.

Jonathan Borja: Era uno de los refuerzos que más expectativa generaba en Liga, pero estuvo muy lejos de ganarse un puesto en el conjunto albo, por lo que tuvo muy pocos minutos y fue prácticamente intrascendente para la consecución del título.

Jefferson Montero: El internacional futbolista había arribado a Emelec como uno de los fichajes estrella, siendo una agresiva estrategia para buscar revalidar el título, sin embargo fueron habituales sus problemas físicos y en general nunca sintonizó con la idea de juego azul. Volvió a Europa donde de hecho le va mejor.

Walter Ayoví: El legendario ex capitán de la selección ecuatoriana tuvo una temporada para el olvido que claramente se ve como una de las últimas. Perdió rápidamente su puesto y fue tomado muy poco en cuenta cuando el objetivo de su contratación era ser el hombre distinto.

Juan Cobelli: Este delantero argentino tuvo una gran temporada hace un par de años con Deportivo Cuenca, pero esta vez no le fue tan bien en Técnico Universitario con presentaciones poco acertadas y perdiendo progresivamente su puesto.

Daniel Angulo: El arranque de este centro delantero con El Nacional había sido bueno, mas fue víctima de problemas físicos y cuando retornó quedó lejos de un buen nivel de juego, perdiendo varias ocasiones de anotar y hacer menos tortuosa la campaña de su equipo.

Alexis Domínguez: El llamado a ser el grito de gol de Guayaquil City tuvo muy pocas oportunidades de mostrar sus méritos y en general se prefirió no disponer de él al punto de modificar incluso módulos tácticos.

 

Foto principal tomada de: Diario Extra

FyA
gutierrez main

Liga se Une a “la Moda Uruguaya”

La contratación de Álvaro Gutiérrez Felscher para la dirección técnica de Liga Deportiva Universitaria va sumando a una tendencia que se impone en la presente temporada: los directores técnicos uruguayos. Con la llegada de Gutiérrez serán 5 los estrategas charrúas y son la cuota dominante, frente a los 4 argentinos, 2 ecuatorianos y uno paraguayo.

¿Cuál es el motivo de esta tendencia? Pues podríamos ver los resultados. En este momento, los líderes del torneo, Barcelona e Independiente cuentan con técnicos uruguayos, aunque no es tan difícil esta circunstancia, pues al contar con mayoría de este país, sería un poco lógico que al menos uno destaque. Pero es mejor desglosar los méritos de dichos directores técnicos y como mantienen su puesto de trabajo y el lugar de protagonismo en el torneo.

El más antiguo de todos en nuestro medio es Pablo Repetto. El estratega de Independiente del Valle está dirigiendo al club de Sangolquí desde Septiembre de 2012 y sus resultados son por lo menos notables: un segundo lugar y 2 terceros puestos que le han hecho participar en las 3 últimas ediciones de Copa Libertadores. Ahora, valdrá la pena decir que en Independiente no sólo la estabilidad está en la parte técnica, sino que el plantel de jugadores ha variado muy poco desde entonces y los pocos que se han desvinculado del equipo negro y azul han encontrado generalmente un reemplazante tan o más bueno. Mérito de Repetto, de los dirigentes y un sinnúmero de circunstancias que hacen de este equipo, uno de los mejores del Ecuador.

Pero ahora hablemos del puntero. Barcelona desde el año pasado es dirigido por Guillermo Almada y si bien, todavía no convence a todos y el presente campeonato tiene a varios equipos con partidos por cumplir, la realidad es que Barcelona al menos va a haciéndose fuerte en su cancha. En el presente torneo lleva 6 partidos ganados, 1 empatado y 2 perdidos. Esto se suma a su rendimiento en la segunda fase del torneo 2015 de 10 partidos ganados, 3 empatados y 9 perdidos. Sus números 2016 vienen siendo sensiblemente mejores, pero su continuidad fue una decisión acertada, pues por momentos, el Ídolo ha mostrado un notable poder ofensivo que le mantiene en el liderato.

El Campeonato ecuatoriano 2016 arrancó con 3 directores técnicos uruguayos. El siguiente en la terna es Eduardo Favaro. El DT de El Nacional tenía una misión complicada, pues a inicios de año, dando un breve vistazo a los nombres del plantel, se pensaba que los criollos estarían peleando los últimos lugares y lejos de eso, Nacional está en puestos estelares y con el visto bueno de la “crítica futbolera” (?) pues ha protagonizado entretenidos partidos, sobretodo frente a rivales de patio como Liga y Católica. Con un año mejor de lo esperado por lo pronto, “Lolo” aprueba en nuestro fútbol-

Siendo así, recientemente se unen: Guillermo Sanguinetti, quien hace poco se hizo se hizo cargo de River Ecuador y ya consiguió un triunfo la fecha pasada. Obviamente el objetivo sería salir de los últimos puestos en los que se había estancado el cuadro guayaquileño. Entonces con estos antecedentes en Ecuador, arriba Álvaro Gutiérrez a hacerse cargo de Liga Deportiva Universitaria que por lo pronto, viene teniendo un año poco grato.

Gutiérrez llega con su palmrés al cuadro albo: fue campeón con el Club Nacional de Football en 2015 y fue nombrado entrenador del año en 2014 en su país, hechos a tomar en cuenta ante una hinchada que muchas veces suele pedir pergaminos y nombres importantes, pedido que normalmente ha sido satisfecho en la medida de lo posible por la dirigencia universitaria, aunque hay una solo realidad: van a ser 6 años que Liga no consigue ningún título.

Veamos cómo será el pasar de Gutiérrez y de Sanguinetti. También hay que aguardar si los resultados de Almada y Favaro se mantienen. Aunque siempre en nuestro país han triunfado jugadores y técnicos uruguayos, bien podría ser esta una nueva era de presencia mayoritaria. Aún está el torneo entero y estaremos a la expectativa.

Foto tomada de:

www.montevideo.com.uy

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol