Entradas

les bleus

Les Bleus: Fútbol, Historia y Política

La selección francesa en los últimos 20 años pasó por tremendos contrastes en rendimiento y emociones, lo que influyó no sólo en la pasión del aficionado y no tan aficionado galo al fútbol, sino que pudo poner en un plano más notorio a discusiones políticas y sociales que permanecían relegadas aunque insertadas tal vez en campos más profundos del inconsciente.

Tras unos gloriosos años ochenta, la selección francesa enfrentó serios reveses a su tradición al no haber podido participar en los mundiales de 1990 y 1994. Para enmendar esta situación, la generación que se preparaba para enfundarse la camiseta azul era bastante heterogénea. Los Thuram, Desailly, Karembeu, Zidane, Djorkaeff y demás, procedían de orígenes muy dispersos alrededor del mundo. Brevemente recordemos que Francia colonizó varios territorios por el planeta y de aquellos lugares recibió ciudadanos que se fueron insertando en el diario vivir francés o que en sus tierras algo de la cultura, aunque sea el idioma había quedado.

Esta Francia “multinacional” despertó esperanza e incertidumbre a la vez. Si bien, Francia desde siempre ha tenido figuras “extranjeras como Just Fontaine o Marius Tresor, lo que se gestó en los 90 no se podía concebir tan fácilmente en un mundo menos comunicado del Siglo XX. El emblema de esta selección era un joven de padres argelinos pero muy marsellés todo él: Zinedine Zidane, al que lejos de reconocerle un torneo exitoso, se le cargó con la culpa de la eliminación en semifinales de la Eurocopa 1996 ante la República Checa.

Justamente Zidane se convertiría de villano a héroe al anotar en la final de la Copa del Mundo de 1998 ante Brasil en la que se proclamaron campeones siendo anfitriones. La generación “black – blanc – beur” (negro – blanco – árabe) unió a Francia dentro de ese orgullo nacional tan vano y tan genuino a la vez que solo el fútbol puede dar. Una nueva generación que confluyó en tierra gala bajo sus ideales de libertad, igualdad y fraternidad fue el avance de la Europa futura y que tal vez en estos momentos y por otros factores es discutida.

La selección francesa de estos últimos años ha tenido momentos gloriosos como: El título mundial de 1998, la Eurocopa de 2000, ser finalista mundial en 2006 y europeo 2016. Así también pasó por momentos desastrosos como la eliminación en primera ronda y sin victorias de los mundiales 2002 y 2010. En la apoteosis aquella generación fue alabada y vitoreada, en los momentos bajos les recordaron su origen, tratados como “gentuza” y la tensión étnica se puso de manifiesto. Resaltaban objeciones absurdas como si los seleccionados cantaban o no la marsellesa.

¿Qué vemos actualmente no sólo en la selección francesa sino en varias selecciones europeas? Algo así como lo que vimos en la Francia noventera: un crisol de razas y no precisamente por un pasado colonizador. Selecciones como Alemania, Bélgica o Suiza no podrían disponer del plantel que tienen por ello y más bien los ideales de bienestar de aquellas naciones atrajeron una migración que hoy es componente fuerte de sus sociedades con hijos plenamente ciudadanos de aquellas naciones europeas que como cualquier otro pueden enfundarse una camiseta de fútbol por ser los mejores de una tierra que los vio nacer. Sin embargo, no todo es tan ideal.

Detrás de ese colorido de la selección francesa también está una historia de marginación. En el documental “Les Bleus” se habla del origen de sus jugadores. En los 90, jugadores como Lilian Thuram o Marcel Desailly provinieron de “ultramar”, mas la actual generación es plenamente nacida en Francia pero con padres o tal vez abuelos africanos, árabes, antillanos o de Oceanía. Aquella generación se crió en suburbios, guetos que no estaban completamente integrados a la sociedad francesa, lo que ha generado sentimientos de exclusión que pueden desembocar incluso en temas tan tristes y peligrosos como el terrorismo. Bueno, pues de esos mismos guetos ha surgido también el orgullo nacional.

Las derrotas de estas generaciones fueron caldo de cultivo para las expresiones segregacionistas de la ultra derecha, que también alentados por el miedo al terrorismo han reivindicado un nacionalismo primigenio que les permitió cierto avance en la búsqueda del poder, el cual ha sido todavía contenido. La multi culturalidad genera este tipo de problemas y en el caso de Francia, incluso llegó a forzar a una escueta pero decisiva pronunciación política del mismísimo Zidane, conocido por mantenerse aparte de estas situaciones. “Les Bleus” trata mucho de estas tensiones entre la Francia primigenia y blanca con la nueva Francia africana y árabe que está inserta pero no del todo en la sociedad europea contemporánea. La fluctuación entre convivencia y tensión al vaivén de los resultados de una selección de fútbol. Además, la velocidad de las comunicaciones permitió a la opinión pública estar cada vez más al tanto de situaciones de la vida personal de jugadores como Nasri, Ribery o Benzema que los pusieron en ojo de la crítica más que por sus actuaciones en el campo de juego.

La exaltación o menosprecio de un grupo social y étnico por culpa del deporte puede estar inserta en cualquier nación. Un ecuatoriano que vea “Les Bleus” no se va a sentir ajeno a ello, pues ha vivido en carne propia como el país pasa de “negros lindos” cuando la selección gana a “negros brutos o vagos” cuando pierde. Así mismo, aquellos muchachos que representan en un deporte a una nación, tienen un origen muy humilde, lejos de los centros culturales y de poder de nuestra nación y aunque sus costumbres no varían tanto como puede pasar en Francia, parecieran ser de mundos ajenos, pero bien que con su talento pueden aportar a 90 minutos de felicidad. Vale la pena ver “Les Bleus” para el futbolero, pero también para el que ve algo más allá de los goles y gambetas.

Actualmente la selección francesa se perfila como candidata al próximo mundial de Rusia con valores de todos los orígenes como: Samuel Umtiti, N’golo Kanté, Kevin Gameiro, Antoine Griezmann, Olivier Giroud, Layvin Kurzawa o Kylian Mbappé.

“Les Bleus, Un Autre Histoire De France” está disponible en Netflix.

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
fcb psg

Los 8 Mejores con Drama e Historia en la Champions

Se jugaron los duelos de vuelta de octavos de final del máximo torneo europeo de clubes. Duelos emocionantes y varios incluso se los puede etiquetar de históricos. Quedan 8 equipos participando y los cuartos de final nuevamente prometen drama, historia y buen fútbol. Revisemos entonces lo sucedido en estas semanas.

Real Madrid derrotó 3-1 a Nápoli como visitante. Los italianos parecían iniciar con buen pie su misión con tanto de Dries Mertens, pero el cuadro madrileño contuvo el embate napolitano y dispuso de todas sus armas en el segundo tiempo, donde la pelota parada y la cabeza de Sergio Ramos dieron vuelta al resultado prácticamente liquidando la serie (la ida fue 3-1 favorable al Madrid). El resto del juego fue de desesperación hacia resignación para el local, incluso sumándose un gol más de Morata hacia el final del partido. En Londres el Bayern volvió a derrotar 5-1 al Arsenal como en la ida. Un rayo de esperanza para los gunners llegaba con el gol de Walcott, pero en el segundo tiempo pasó la aplanadora alemana: goles de Lewandowski, Robben, Douglas Costa y Vidal por 2 firmaron la humillación para los londinenses y ahondaron el descontento de su afición con el DT Wenger.

 El Borussia Dortmund en casa se despachó con un 4-0 sobre Benfica para conseguir su paso a cuartos de final. Un hat trick de Pierre Aubamyenag y un tanto del estadounidense Pulisic para el claro triunfo alemán. Al mismo tiempo se gestaba un juego épico que se recordará en la historia de la competición. Tras la derrota 4-0 en la ida, se veía muy difícil que el FC Barcelona pueda remontar dicho resultado ante el PSG, pero al irse al descanso con 2 goles a favor, resurgía la esperanza. Iniciado el complemento Messi transforma un penal en gol, poco después Cavani anotó el descuento que sonaba lapidario, pues los blaugranas necesitaban 3 goles más, además que pasaban los minutos y estos no llegaban. Fue cuando Neymar se puso al hombro el equipo y un tiro libre más un penal en los minutos 88 y 90 anotados llevaron la incertidumbre al Camp Nou. En los descuentos, Sergi Roberto milagrosamente estiró el pie para anotar el sexto tanto y con ese 6-1 el cuadro catalán hizo lo que parecía imposible.

 Tras su cómoda victoria 2-0 como visitante, a la Juventus le alcanzó un solitario tanto de penal de Paulo Dybala para superar 1-0 al Porto en Turín y confirmarse como uno de los 8 mejores. En tanto que Leicester en su casa hacía un magnífico primer tiempo para ponerse en ventaja con tanto de Wes Morgan y en el segundo pudo ampliar cifras con un tremendo remate de Marc Albrighton. El Sevilla después del segundo tanto arrinconó a los ingleses y generaron una falta penal atajada por Kasper Schmeichel tal como en la ida. Al final el 2-0 favorable a los foxes los lleva a una histórica clasificación a cuartos de final.

 En el Vicente Calderón al Atlético de Madrid le bastó un 0-0 ante el Bayer Leverkusen para avanzar de fase pues habían ganado como visitantes en la ida. En el Louis II ocurriría el último drama de esta instancia. Mónaco hizo un magnífico primer tiempo para anotar los 2 goles que le bastaban para clasificar, tantos de Kylian Mbappe y Fabinho, sin embargo, el Manchester City se envalentonó y quitó protagonismo hasta llegar al tanto de descuento de Lery Sané. Enseguida llegó la reacción monegasca y Tiemoué Bakayoko puso el 3-1 y la clasificación para los de casaca roja y blanca.

 Una vez conocidos los 8 clasificados, se procedió al sorteo que determinó las siguientes llaves de cuartos de final:

Leicester City vs Atlético Madrid
Borussia Dortmund vs Mónaco
Real Madrid vs Bayern München
FC Barcelona vs Juventus

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol