Entradas

liga vs emelec

Liga Cortó su Mala Racha

Liga Deportiva Universitaria derrotó 2-1 a Emelec en juego disputado por la décima fecha de la Liga Profesional de Fútbol Ecuatoriano.

Un duelo muy tradicional del fútbol ecuatoriano y que se había celebrado por última vez por la final del mismo. Con un presente algo complicado, pues a pesar de sus numerosas nóminas, Llegaban al partido fuera de zona de play-offs, motivo de preocupación para sus seguidores. Emelec tenía la novedad de ser su primer juego de la temporada sin Mariano Soso en la dirección técnica y estuvo emergentemente en el banco Bolívar Vera.

El conjunto eléctrico presionó desde el inicio del juego buscando forzar el error y en este caso fue uno de Gabbarini quien en un mal saque permitió la elaboración entre Matamoros y Guerrero y este último cedió el balón para que Brayan Angulo (3 min.) con toque de primera abra rápido el marcador. El inicio de los albos había sido muy errático, pero tras un par de minutos se hicieron del dominio de la pelota e incidencias.

Liga tuvo en un espacios de tiempo a su rival lejos del área, pero promediando el minuto 20 el duelo se hizo principalmente de medio campo, donde Arroyo, Godoy y Matamoros continuamente cortaban las jugadas de la U, mientras que Intriago y Orejuela redoblaban fuerzas para la recuperación. El juego del local era más largo para poder pisar área eléctrica, pero en el remate final encontraban a un Dreer concentrado. Después Emelec prefirió concentrarse en el contragolpe.

Liga buscaba hacer el juego más dinámico con los envíos largos desde la media y la velocidad de los Julio, pero Emelec se empeñó en cortar las acciones con estratégicas faltas y un traslado de balón más calmado. Cerca del final del primer tiempo el local arrinconó al bombillo aunque con poca precisión de frente al arco y más bien era evidente su ansiedad por llegar al empate.

El arranque del segundo tiempo vio la continuación de lo que pasaba a finales del primero: Liga arremetiendo en área rival y Emelec cortando ataques en su contra con todos los recursos posibles. El despliegue de Guerrero para funciones defensivas y ofensivas era apreciable, mientras que Godoy multiplicaba en el medio sector. Un pase profundo en área eléctrica permitió una pequeña sucesión de pases que dejó sin marca Anderson Julio (56 min.) quien definió con borde interno para el empate.

Ya con el empate Liga se fue al ataque con mayor precisión y tranquilidad. No demoró mucho para dar vuelta al marcador cuando Franklin Guerra (62 min.) anotó de un certero cabezazo a la salida de un córner. El segundo tanto de Liga despertó un poco a Emelec que abandonó su repliegue para encarar el juego con mayor ambición teniendo a Angulo como el mayor referente. Antes de entrar a la recta final del juego el partido se había vuelto bastante más abierto.

El cuarto de hora final del encuentro puedo haber tenido mucho más goles cuando la velocidad y apertura del partido daba para cualquier cosa, pero los porteros estuvieron acertados, a ls vez que no fueron precisas las definiciones de los atacantes de ambas camisetas. Finalmente Liga se alzó con un triunfo luego de un par de semanas de malos resultados.

LDU: Adrián Gabbarini; José Quintero (TA 70’), Franklin Guerra, Carlos Rodríguez, Cristian Cruz; Jefferson Intriago (TA 35’), Jefferson Orejuela; Anderson Julio, Johan Julio (TA 49’) (Andrés Chicaiza 64’), José Ayoví (Adolfo Muñoz 70’); Juan Luis Anangonó (Cristian Martínez B. 77’)
Goles: A. Julio 56’, Guerra 62’
EME: Esteban Dreer; Juan C Paredes; Leandro Vega, Jordan Jaime (TA 78’), Gorman Estacio; Dixon Arroyo, Wilmer Godoy (Pedro Quiñónez 65’); Romario Caicedo (Bryan Cabezas 73’), Hólger Matamoros, Fernando Guerrero (Billy Arce 80’); Brayan Angulo
Goles: B. Angulo 3’

Calificaciones Liga:
Gabbarini 5
Quintero 6
Guerra 7
Rodríguez 5
Cruz 6
Intriago 6
Orejuela 6
A Julio 8
J Julio 7
Ayoví 4
Anangonó 5
Chicaiza 6
Muñoz 5
Martínez B –

Calificaciones Emelec
Dreer 7
Paredes 3
Vega 7
Jaime 6
Estacio 5
Arroyo 6
Godoy 6
Caicedo 5
Matamoros 6
Guerrero 6
B Angulo 6
Quiñónez 5
Cabezas –
Arce –

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
ldu 2019

Un Vistazo a Liga de Quito 2019

El campeón nacional presentó su plantilla el pasado 2 de febrero con un partido que tuvo un interesante ritmo contra Independiente de Santa Fe.

Manteniendo a prácticamente todo el plantel campeón 2018, las incorporaciones son muy interesantes de analizar puesto que se supone responden a necesidades específicas de potenciar ciertos aspectos el juego más que a suplir deficiencias, pues, como plasmó el resultado final de la temporada pasada, el equipo de Pablo Repetto parece tener una estructura definida con pocas falencias para competir en el plano local.

Evidentemente el gran reto de la temporada es la Copa Libertadores de América, así que el armado del plantel definitivamente está condicionado por la necesidad del equipo blanco de competir en el torneo internacional.

La renovación de Adrián Gabbarini es una excelente noticia, Nazareno y Viveros dieron muestras de estar a la altura del reto si se les requiere, el arco parece cubierto.

Las primeras incorporaciones importantes las encontramos en defensa, con la llegada de dos back centrales que vienen a suplir las distintas contingencias que han aquejado a los defensores albos en la temporada pasada, de la cual varios siguen recuperándose, por lo que cabe haber mención a la participación del uruguayo Carlos Rodríguez como primer back central y del argentino Nicolás Freire como segundo.

Los zagueros demostraron no tener problema con sacar la pelota jugada por abajo hasta zona de medios, como acostumbra Repetto, parece evidente que son fuertes en el juego aéreo y que la mayor incógnita será su reacción a la velocidad de los futbolistas ofensivos de nuestro campeonato. La adaptación a las condiciones climáticas será un condicionante para evaluar su progreso en el rubro; empero, la competencia apremia y deberán empezar a rendir exámenes serios en poco tiempo más; huelga decir que las sensaciones fueron positivas, más aún pensando en que alguno de los dos zagueros nuevos pueda complementarse con Franklin Guerra, por perfil pareciera que Freire parte con ventaja. Queda presto a sumarse Kevin Minda quien ya demostró su valía en etapas cruciales.

En los laterales no hubo movimientos, José Quintero y Cristian Cruz parten con ventaja sobre Realpe y Chalá, que parecen ser relevos de garantía, al menos para el medio local; en Libertadores se verá, lo que es definitivo es que el juego de Repetto se respalda mucho en los laterales, quienes son aporte constante al andamiaje ofensivo, trasladando, ofreciendo descarga a los medios e inclusive llegando a gol; será clave que el nivel sea el mismo afuera como lo fue dentro de casa en la temporada anterior.

En la medular la principal novedad es que Jefferson Orejuela renovó su vínculo y se mantiene como el volante central del campeón, el pasado sábado su acompañante fue Édison Vega, quien además de sus funciones como asistente de Orejuela en la medular, asumió durante gran parte del partido varias de las competencias que otrora le correspondían a Fernando Guerrero, la generación del fútbol pasó a ser casi responsabilidad absoluta del enano, quien además debía ofrecerse como alternativa por el sector zurdo cuando Orejuela o los laterales se desprendían; queda claro que su perfil se lo permite y que Repetto planea utilizarlo en aquellos menesteres, sigue en el plantel Jefferson Intriago, de quien se sabe está atravesando sus últimos partidos en el club; y Roberto Garcés, interesante volante que jugó en el Nacional y tiene condiciones similares a “Palula”.

En ofensiva la baja de Guerrero se notó, por la ya comentada entrega de batuta a Vega y adicionalmente, con la dificultad que tuvieron los hermanos Julio de entrar en juego; el lugar, posicionalmente hablando de “Chiqui” lo ocupó Adolfo Muñoz, quien participó muy poco de la circulación, ya sea por timidez o por poco concurso de sus compañeros, pero estuvo lejos de ser una alternativa real en la generación de las jugadas o en el desequilibrio ofensivo; ergo, Johan y Anderson debían asumir algunas de las otras funciones de su antiguo socio y ahora rival, y además cumplir con sus labores habituales, en lo cual se los vio muy atinados, los hermanos están ante una Copa Libertadores que supone una chance crucial para sus carreras, veamos como la afrontan.

Adelante jugó Juan Luis Anangonó que ofreció su repertorio habitual: desmarques, apoyos a los hermanos Julio, muchísima intimidación y juego aéreo, eso si, la novedad es que le llegó competencia en forma de Rodrigo Aguirre, delantero uruguayo de importantes condiciones que, en los pocos minutos que estuvo en cancha, se le alcanzaron a advertir tendencias de delantero que se tira atrás, intenta involucrarse en la elaboración de la jugada y acompañarla hasta la finalización. Los dos nombres, viéndolo nada más en teoría, no parecen excluyentes y bien podríamos acostumbrarnos a verlos juntos en cancha, especialmente en situaciones de urgencia de anotar.

En delantera también están Christian Martínez Borja y Djorkaeff Reasco, ambos con complicadas posibilidades de sumar minutos.

La noticia en cualquier caso fue Andrés Chicaiza. El volante ofensivo que en la última fecha del torneo pasado jugó con Delfín un partido en Casa Blanca que a más de uno de los que estuvimos presentes nos causó un verdadero impacto. Conocer que Liga lo había incorporado evidentemente generó gran expectativa, y en el partido del sábado se pudo percibir la ansiedad de varios aficionados por no verlo en la cancha entre los titulares y ni siquiera como uno de los primeros cambios

Su entrada cumplió con creces la expectativa, se hizo inmediato de la batuta del equipo y regaló jugadas para el aplauso, más allá de la anécdota de su gol en el partido amistoso, queda claro que Chicaiza puede ser el jugador que remplace a Fernando Guerrero, al menos en sus competencias creativas. El cambio eso sí será de nombres y posicional, puesto que el nuevo 10 albo juega por el centro, ahí donde Johan Julio ha encontrado su lugar y en el mismo lugar donde Gastón Rodríguez no pudo sentar nunca al menor de los hermanos.

La alternativa evidente es que Johan Julio pase a ocupar el flanco izquierdo, lo cual desembocaría en una cambio en la figura del esquema pues Johan es mucho más ofensivo que Fernando, su altura en la cancha será otra y sus funciones distintas, con la adicional diferencia de perfil. Otro nombre que entra en la discusión es el de José Ayoví, quien prácticamente es un extremo que puede jugar por los dos perfiles, adicionalmente aparece Julio Angulo como alternativa por el extremo diestro, jugador que goza de la confianza del DT.

¿Será titular Chicaiza? Por lo visto en su carrera hasta el momento parece una obviedad que si, debería serlo, sin embargo no está mal recordar que al más alto nivel futbolístico es cada día más importante contar con relevos de nivel importante, capaces de cambiar el rumbo de un partido o eliminatoria y casos abundan: la últimas finales de los torneos de clubes más importantes del mundo se definieron por el acierto de los relevos: el Real Madrid en Champions con Gareth Bale y River Plate en la Libertadores con Juan Fernando Quintero. En cualquier caso, como sistema o recurso parece que las condiciones están dadas para que Andrés Chicaiza tenga un paso importante por Liga de Quito.

Las informaciones no han confirmado si Liga hará alguna incorporación adicional, pareciera que el flanco izquierdo de la medular es el sitio donde se puede sumar alguien más. Aún así, a las puertas de la competición oficial, el campeón presenta un equipo a la altura de su historia, la pelota decidirá el resto.

liga 2018

Un Análisis del Campeón 2018

Liga Deportiva Universitaria arrancaba la temporada 2018 con una importante reforma en su plantel. Veteranos como Norberto Araujo o Daniel Viteri dejaban el equipo y daban paso a la llegada de nuevos valores que se sumaban a la base que había conformado Pablo Repetto en la temporada anterior.

De tal manera, algunas de las numerosas incorporaciones fueron: Adrián Gabbarini, Anderson Ordoñez, Franklin Guerra, Hernán Pellerano, Christian Cruz, Jefferson Orejuela, Jonathan Borja, Gastón Rodríguez, más el regreso de Fernando Guerrero.

La sola revisión de los nombres de los refuerzos daba a indicar que la mayor preocupación del Cuerpo Técnico y la dirigencia estaba en el sistema defensivo; concepto que evidenciaría inmediatamente en el funcionamiento del equipo, que desde las primeras fechas supo encontrar en su arquero y defensa la mayor fortaleza, que se mantuvo durante todo el año.

La consigna desde el principio era clara: a Liga iba a ser muy difícil anotarle goles. Guerra y Ordoñez inmediatamente se mostraron como una pareja complementaria que brindaba mucha solidez al equipo y además eran muy útiles en la salida del balón, apartado trascendental en el fútbol actual. Adicionalmente, Adrián Gabbarini se mostró como un líder natural desde la retaguardia, una magnífica prestancia en momentos definitivos, y por si fuera poco, un talento innato para atajar penales; el primer triángulo de un equipo exitoso había sido forjado con acierto.

Pese al gran rendimiento de los mencionados jugadores, la defensa lejos estaría de ser un problema durante el curso, en primer lugar la lesión de Ordoñez traspasaría la titularidad a Horacio Salaberry, quien rápidamente seguiría la misma suerte que su compañero y resultando lesionado por el resto de la temporada, recayendo entonces la responsabilidad de acompañar a Guerra en Hernán Pellerano, refuerzo argentino quien tuvo un difícil inicio, entendible por su prolongada inactividad, pero que con el paso de los partidos se terminó por asentar.

Tales fueron las contingencias que se debieron enfrentar en defensa que en la final ante Emelec, los dos zagueros (Guerra y Pellerano) salieron lesionados en los primeros 25 minutos, quedando encargados de cubrir sus posiciones el lateral reconvertido en central Edison Realpe y el joven Kevin Minda, cumpliendo ambos actuaciones sobresalientes, a la altura de tamaño reto; quedaba claro que más que un tema de nombres, la solvencia defensiva de Liga venía desde el sistema, en otras palabras, del entrenador.

Los laterales titulares durante prácticamente toda la temporada fueron José “choclo” Quintero y Cristian “chavo” Cruz; quienes fueron muy importantes tanto en defensa como en sus responsabilidades ofensivas; generando interesantes sociedades con los hermanos Julio (Anderson principalmente) y Fernando Guerrero, quienes usualmente los acompañaron por las bandas. No está por demás destacar su aporte en las pelotas paradas, tanto en el cobro de tiros libres o de esquina, como en su rol en juego aéreo, especialmente Quinteros.

En el mediocampo Liga sufrió la baja a inicios de temporada de sus dos organizadores: José Cevallos y Sherman Cárdenas. La respuesta de Repetto fue el encargar la generación de jugadas ofensivas a varios de sus mediocampistas, especialmente a los que jugaban en la primera línea (Orejuela Intriago y Vega) y a Fernando Guerrero quien arrancaba casi siempre en izquierda y desde ahí organizaba las operaciones.

Continuando hacia adelante, la ofensiva de Liga puede ser explicada en dos momentos, el primero con Hernán Barcos en el equipo, y el segundo sin él. La primera parte del año tuvo al delantero argentino como la principal referencia de juego albo. La solidez defensiva era aprovechada por el equipo al tener un futbolista de la categoría de Barcos, quien necesitaba de muy poco para generar serio peligro a cualquier rival. Ante tal faro, los hermanos Julio, Gastón Rodríguez y el propio Fernando Guerrero se vieron beneficiados pues la calidad del argentino siempre resultó un comodín para las aspiraciones del equipo.

Luego de ganar la primera etapa Hernán Barcos se fue a Cruzeiro, siendo este un momento crítico de la temporada. Más allá de la contratación del delantero colombiano Martínez Borja, se evidenció que el DT uruguayo iba a aplicar la misma estrategia de anteriores bajas; que sea el equipo, con sus automatismos y recursos, el que subsane la salida de en este caso, su mejor jugador.

Especial atención merece el accionar de Juan Luis Anangonó, quien en la primera parte del año había sido muy importante como recurso ofensivo de minutos finales. A partir de la salida del capitán, el delantero ecuatoriano adquirió una preponderancia indiscutible; siendo ahora no solo un recurso sino casi que el sistema, anotando goles importantes, pero principalmente oficiando como un auténtico piloto de ataque, abarcando con sus desmarques y apoyos todo el ancho de la cancha, generando superioridades contra casi todas las defensas y asociándose siempre con criterio; los hermanos Julio rápidamente se adaptaron al juego de su nuevo compañero de ataque, la convivencia fue a la postre decisiva.

Como recurso fue importante Gastón Rodríguez, uruguayo de difícil relación con gran parte de la hinchada, quien en cualquier caso tuvo puntuales aportes cuando salía desde el banco, desequilibrando partidos que se planteaban complicados y que Liga no los había podido resolver; la misma función tuvo Jonathan Borja, con mucho menor suceso, lejos de su excelente versión mostrada en 2017 en Nacional.

Queda nada más por mencionar a, quizás, los nombres propios de la onceava corona universitaria, Johan y Anderson Julio; jóvenes valores que desde hace un par de temporadas venían alternando en el primer equipo y que pese a los malos momentos de dichos planteles mostraron condiciones interesantes; las cuales se ratificaron completamente en la temporada que acaba de terminar.

Johan y Anderson fueron importantes todo el año aun cuando gran parte de los hinchas opinábamos que quizás tenían demasiados minutos en cancha; jugadores rápidos, polifuncionales en las posiciones de ataque, de buena técnica, hábiles y sacrificados en el robo de balón, y quizás lo mejor es que han demostrado mejora en su nivel de manera progresiva hasta llegar a ser dos de las principales figuras en las finales del campeonato; en fin, jugadores “modernos” que Liga logró posicionar desde la cantera y que ya tienen una vuelta olímpica en la vitrina, no es poco.

 La temporada fue complicada, hubo varias lesiones, suspensiones, se padeció la doble competencia en cierto momento, se enfrentó la salida del mejor jugador del equipo, y ante cada contratiempo Liga no decayó; la solidez defensiva no se comprometió ante ninguna eventualidad y poco a poco apareció un fondo de juego muy importante.

Gradualmente fueron haciéndose más importantes en el juego los mediocampistas; cabe nada más revisar la actuación de Orejuela e Intriago en los partidos de Emelec para encontrar el fruto del trabajo de toda la temporada; la labor de Pablo Repetto y su cuerpo técnico ha sido excelente, no solo en la dirección técnica de los partidos, sino en el manejo del grupo, al que se vio totalmente comprometido hasta el final.

Liga Deportiva Universitaria fue el mejor equipo del año 2018, su décimo primera corona es merecida, salud a sus directivos, jugadores e hinchada.

Foto principal tomada de MetroEcuador

once ideal

11 Ideal y Anti 11 2018 del Torneo Ecuatoriano

Haciendo una vez más este ejercicio anual hemos elaborado un listado un poco más equilibrado en cuanto a los equipos que aportan con su conformación. Leamos entonces los méritos de los integrantes de este 11 ideal.

Esteban Dreer

Una de las mejores temporadas del portero de origen argentino de las ya varias con las que cuenta en el Ecuador. Actualmente es el indiscutible líder de Emelec y su voz de mando en cancha decidió tantos partidos como sus reflejos. La cantidad de atajadas clave en la segunda etapa fueron decisivas para un equipo que pasó de estar un tanto relegado hacia el protagonismo, lo que lo llevó a ganar la segunda mitad del torneo. Parece que en la madurez de la carrera ha pulido mucho de su técnica. Fue un 2018 brillante.

Byron Castillo

El joven lateral de Barcelona fue una de las brisas de esperanza de una campaña del cuadro amarillo que si bien no fue del todo mala (clasificó a Libertadores) no estuvo de acuerdo a la expectativas que generó. Volviendo a Castillo, su recorrido por la banda derecha fue sumamente completo, es decir, para controlar los extremos laterales rivales era bastante eficiente y fue uno de los principales motores ofensivos del Ídolo del Astillero. Dentro de tanto nombre “rimbombante”, fue el que más lució.

Franklin Guerra

Al zaguero de Liga le vino muy bien el cambio de camiseta. Rápidamente Guerra se convirtió en el líder que la retaguardia alba necesitaba. Siempre oportuno con los cierres y criterioso para jugar, también fue un pilar de la campaña que llevó a la “U” al título debido a que fue el más regular en la alineación, ya que Liga padeció a lo largo de la temporada de problemas con lesiones en el compañero de zaga de Guerra, siendo que en la final este mismo jugador colapsó físicamente. Fue una de las contrataciones más acertadas del año.

Leandro Vega

El defensor argentino llegó en la segunda mitad de la temporada para enmendar los problemas defensivos que Emelec sufrió al principio y junto con Dreer convirtieron a la zaga millonaria en una de las más seguras del año. Con mucha sobriedad, precisión y limpieza lució en las canchas del país y también su presencia fue fundamental para que el bombillo pueda acceder a la final del campeonato. Casi impecable.

Anderson Julio

Es por lo menos irónico que uno de los hermanos Julio integre la alineación ideal de la temporada, puesto que sus actuaciones fueron criticadas durante buena parte del año, más su participación en las finales fue decisiva con goles y técnica deslumbrantes. El rendimiento de Anderson Julio fue creciendo hacia las últimas semanas de la temporada mejorando su capacidad de administrar su velocidad, una característica distintiva de él y su hermano Johan.

Jefferson Intriago

Otro de los grandes valores del título de Liga Deportiva Universitaria fue uno de sus volantes centrales. Intriago heredó un puesto con tradición y presión en el cuadro de camiseta blanca. Con las suficientes cuotas de garra y buen fútbol reguló el mediocampo de su equipo, factor fundamental para impulsar su ataque y neutralizar el del rival especialmente en las finales.

Jhegson Sebastián Méndez

Uno de los jóvenes valores que se vio en el campeonato ecuatoriano 2018 fue el volante central de Independiente del Valle. Con mucha técnica y panorama del campo de juego ciertamente sorprendió al público a pesar que no es precisamente su primera temporada del jugador. Tanto fue su calidad demostrada que fue parte esencial de los juegos amistosos de la selección ecuatoriana en 2018 teniendo actuaciones relevantes.

Andrés Chicaiza

El volante de Delfín sin duda fue uno de los consentidos de la temporada dando una nueva sensación al juego de Delfín por una versión más vistosa que la de la temporada 2017 donde accedieron a la final y a pesar que esta vez el elenco manabita no pudo repetir tal desempeño, al menos repetirá actuación en Libertadores. Se podría decir que fue el jugador “mágico” de la temporada, el más querido, el más popular, el talento.

John Cifuente

El goleador de la temporada obligadamente debe estar en el 11 ideal. John Cifuente demostró en los últimos años que es un jugador con mucho gol, pero tal vez no tomaba las decisiones adecuadas. En esta ocasión se observó a un jugador más maduro, centrado y con aquellas virtudes fácilmente se transformó en artillero letal y con sus 37 años alcanzó el segundo lugar de goleadores de todos los tiempos del torneo ecuatoriano. La notable cifra lo llevará al fútbol de Egipto en 2019 desde su actual Universidad Católica.

Juan Luis Anangonó

“Anangondios”, apodo que el delantero de Liga de Quito se ganó a pulso con sus goles importantes, aquellos que en los últimos minutos permitían continuamente sumar de a 3 o por lo menos de 1 a los universitarios en el camino al título. Pero lo de Anangonó no sólo fue goles, sino también una inteligente lectura de juego que permitía arrastrar marcas y generar jugadas de gol junto a sus compañeros briosos pero más inexpertos. Se podría hablar del jugador más valioso de la temporada.

Brayan Angulo

El comienzo de temporada del “Cuco” fue simplemente espectacular luciendo prácticamente imparable en cada una de sus presentaciones. Con del bajón que sufrió su equipo a mediados se año también su figura se opacó, pero cuando Emelec recobró el impulso, nuevamente se vio al jugador rápido, inteligente y certero cuyos goles y asistencias fueron muy importantes para el arribo de su equipo a la gran final. Estuvo cerca de llegar a 30 goles. Cifra muy importante.

* el 27 de diciembre trascendió un posible caso de identidad adulterada que involucra al jugador Byron Castillo. Hemos decidido sostenerlo en la alineación y se espera una resolución sobre su problema

Entonces la alineación ideal es esta:

Esteban Dreer; Byron Castillo, Franklin Guerra, Leandro Vega; Anderson Julio, Jefferson Intriago, Jhegson Méndez, Andrés Chicaiza; John Cifuente, Juan Anangonó, Brayan Angulo

 

DT: Pablo Repetto

Jugador más valioso: Juan Luis Anangonó

 

Ideal alternativa:

Adrián Gabbarini; Richard Schunke, Alejandro Manchot, Marlon Mejía; Romario Caicedo, Ronald De Jesús, Nicolás Queiroz, Angelo Preciado; Edson Montaño, Carlos Garcés, Juan Manuel Tévez

 

Y el anti equipo del año:

Walter Chávez: Durante su titularidad a Técnico Universitario le hicieron una gran cantidad de goles que lo enviaron a los últimos lugares, aunque tal vez su defensa no ayudaba mucho. Cuando perdió su puesto el arco del rodillo lució más seguro.

Francisco Silva: Podría considerarse el fracaso del año en cuanto a fichajes. Llegó con polémica, pues fue uno de los emblemáticos de Delfín finalista 2017 y jamás pudo encajar en Emelec, de donde salió a mitad de temporada con un bajo rendimiento e incluso con escándalos personales.

César Batalla: Una de las apuestas que hizo El Nacional en su zaga y no le pudo salir peor. El joven zaguero no pudo ganarse la titularidad y cuando fue necesario alinearlo no estuvo acertado ni en marca ni en velocidad, siendo el causante de varios goles contra su equipo.

Javier Quiñónez: No es la primera temporada para el zaguero de Nacional, pero en esta necesariamente tenía que afianzarse en su puesto, pero en escasas ocasiones fue garantía de seguridad, estando generalmente mal ubicado y siendo fácilmente superado por sus rivales.

Facundo Melivillo: Deportivo Cuenca tuvo una temporada para el olvido y se vio reflejado en la contratación de este volante argentino que perdió rápidamente su espacio para salir del elenco azuayo a mitad de temporada siendo muy poco aporte en marca o creación de juego.

Jonathan Borja: Era uno de los refuerzos que más expectativa generaba en Liga, pero estuvo muy lejos de ganarse un puesto en el conjunto albo, por lo que tuvo muy pocos minutos y fue prácticamente intrascendente para la consecución del título.

Jefferson Montero: El internacional futbolista había arribado a Emelec como uno de los fichajes estrella, siendo una agresiva estrategia para buscar revalidar el título, sin embargo fueron habituales sus problemas físicos y en general nunca sintonizó con la idea de juego azul. Volvió a Europa donde de hecho le va mejor.

Walter Ayoví: El legendario ex capitán de la selección ecuatoriana tuvo una temporada para el olvido que claramente se ve como una de las últimas. Perdió rápidamente su puesto y fue tomado muy poco en cuenta cuando el objetivo de su contratación era ser el hombre distinto.

Juan Cobelli: Este delantero argentino tuvo una gran temporada hace un par de años con Deportivo Cuenca, pero esta vez no le fue tan bien en Técnico Universitario con presentaciones poco acertadas y perdiendo progresivamente su puesto.

Daniel Angulo: El arranque de este centro delantero con El Nacional había sido bueno, mas fue víctima de problemas físicos y cuando retornó quedó lejos de un buen nivel de juego, perdiendo varias ocasiones de anotar y hacer menos tortuosa la campaña de su equipo.

Alexis Domínguez: El llamado a ser el grito de gol de Guayaquil City tuvo muy pocas oportunidades de mostrar sus méritos y en general se prefirió no disponer de él al punto de modificar incluso módulos tácticos.

 

Foto principal tomada de: Diario Extra

FyA
SErie A 36

Simplemente Impredecible

El torneo ecuatoriano 2018 bien podrá ser recordado como uno de los más parejos de la historia y en la disputa por su cetro están involucrados no sólo los tradicionales, sino también cuadros con menor palmarés. Faltan 8 fechas y establecer una tendencia es imposible.

Macará ha mantenido el liderato por un par de fechas más, aunque cedió vitales puntos en sus empates ante Nacional y Delfín como local. Tal vez fue presa de los nervios ante su oportunidad histórica, más aún su orden no se quebranta, guiados por una notable columna vertebral con Alejandro Manchot en defensa, Ronald De Jesús en la media y su hoy por hoy ídolo, el atacante Juan Manuel Tévez. Ahora se le viene la parte complicada del calendario cuando enfrente a los grandes del Astillero. Veremos si es capaz de sostener la punta y el sueño de la afición ambateña. Destacar que aún no pierde como visitante en la segunda etapa.

Un equipo que silenciosamente se ha metido en la pelea es Aucas. El cuadro oriental encadenó una sensacional seguidilla de victorias que lo hizo subir en la tabla y sumado a los ajustados y aleatorios resultados entre sus contendientes lo ha catapultado al segundo lugar. Su goleador, Edson Montaño, se encuentra en una racha sensacional, asistido principalmente por el venezolano Enson Rodríguez que ha caído de maravilla al conjunto ex petrolero. Su primera línea de volantes y zaga central son una mezcla de precisión y coraje que hace a los “indios” complicado anotarles, aunque ciertamente deben estar completos si no quieren contratiempos.

El tercer lugar es compartido con 22 puntos, 18 goles a favor y 14 en contra. Liga Deportiva Universitaria se mantiene en pelea con resultados apretados y tal vez mezquinos, pero sumamente efectivos. Franklin Guerra sigue siendo un bastión en la zaga, el despliegue de Edison Vega en la media es un termómetro que regula la calma de la retaguardia y la explosión de sus media puntas, mientras que Juan Luis Anangonó es el salvador albo con goles en momentos clave que le permiten a su equipo seguir sumando y soñando con un título.

Delfín tiene en la etapa la misma puntuación de Liga. Destaca el espíritu combativo del elenco manabita que le ha permitido arrancar valiosos puntos en difíciles visitas contra Macará y Emelec, así como dominar con autoridad en su triunfo ante un grande como Barcelona. Andrés Chicaiza es el gran director de orquesta de un cuadro que no solo tiene lucha, sino también buen toque de balón, mientras que el componente aguerrido tiene un nombre que es el del zaguero paraguayo Williams Riveros, quien a veces se desordena, pero con su empuje ha logrado que el cetáceo rescate marcadores agónicos y permanezca con opciones de ganar la etapa.

Los del Astillero pasaron por resbalones que los han hecho ceder posiciones en la tabla aunque sus opciones permanecen intactas. Emelec tiene un gran déficit que es el no poder sumar como visitante (es el peor en la etapa en esto y por lejos) y con ello muestra una campaña sumamente irregular que se sostiene por ser, también por lejos, el mejor local del semestre y en la excelente forma de su portero Esteban Dreer. Barcelona soportó una racha de 8 partidos sin conseguir triunfos y con varias dudas en su funcionamiento, pero su victoria en el clásico ante Emelec no solo le devolvió el optimismo, sino que le pone de nuevo en pelea debido a la inconsistencia en las campañas de todos.

Católica también se mantenía en la conversación sobre el liderato, pero su derrota última ante Liga condiciona al cuadro camaratta cuya esperanza es John Cifuente, quien rebasó la cota de los 30 goles teniendo aún mucho campeonato por delante. Al plantel de Independiente la falta mucha madurez, tiene muchos jóvenes interesantes que incluso están de gira con la selección ecuatoriana absoluta, pero su inexperiencia ha costado a los de Sangolquí el perder muchos puntos valiosos. Deportivo Cuenca tiene una extraña campaña que lo hace mucho mejor visitante que local y con ellos se va alejando de la aspiración a disputar un torneo internacional en 2019.

Técnico Universitario dentro de sus limitaciones ha mostrado al menos coraje y ha sumado un par de importantes puntos teniendo en Kevin Jauch y Diego Armas valores muy interesantes en el ataque. El Nacional parece marchar hacia otra temporada olvidable. En estas fechas le ha aquejado una serie de lesiones a su plantel y un calendario difícil que derivaron un juego con desarrollo decepcionante. Guayaquil City básicamente está para hacerle la vida imposible al que se le cruce con su esquema desesperantemente ultradefensivo que en algo funciona.

Alineación ideal del momento:

Esteban Dreer; Franklin Guerra, Alejandro Manchot, Williams Riveros; Edison Vega, Ronald De Jesús, Andrés Chicaiza, Enson Rodríguez; Edson Montaño, Juan Manuel Tévez, Juan Luis Anangonó

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
copa havoline 1 etapa

Análisis de la Primera Etapa – Torneo Ecuatoriano 2018

Ha finalizado la primera parte del torneo ecuatoriano 2018 de primera división. Con Liga Deportiva Universitaria como ganador y clasificado a la Copa Libertadores 2019 más varios de sus escoltas ofreciendo batallar por acceder a la gran final de diciembre. Fue un inicio tumultuoso por el tema de derechos de televisión, el establecimiento de la Liga Profesional y demás asuntos que se han tenido que “pilotear” mientras el torneo transcurre.

Liga Deportiva Universitaria se ubicó en el primer lugar de la media temporada. Hinchada y crítica “especializada” señalaba que no gustó el juego de la U, señalándolo de defensivo y resultadista. Justamente ha sido la defensa el punto fuerte de los albos, lo dicen los números en los que comparte el mérito de “defensa más segura” junto con Aucas tras recibir solo 18 goles en esta mitad del año. Causantes de esto son: el portero Adrián Gabbarini y el zaguero Franklin Guerra, contrataciones que dieron seguridad al área universitaria, haciendo una buena línea con José Quintero, Anderson Ordóñez y Cristian Cruz. EN la media Edison Vega y Jefferson Orejuela reforzaron el filtro y en ataque siempre hubo alguna figura salvadora como Hernán Barcos o Juan Luis Anangonó. Sin duda lo extrañarán al “pirata” en este segundo semestre.

Figura: Franklin Guerra

Barcelona tuvo errores calve que le evitaron ganar la etapa a pesar de contar con un gran plantel y estos básicamente fueron ceder demasiados puntos como local (2 derrotas y 2 empates) dentro de los cuales especialmente duele la caída contra Liga de Quito, lo que decidió la etapa a favor de los albos. Entre sus buenos números, el Ídolo contó con la mejor delantera del torneo que anotó 41 goles, también fueron los mejores visitantes, logrando 22 puntos en esa condición. Resaltó la potencia y “picante” de Erick Castillo quien ya emigró al fútbol mexicano, el oportunismo de Juan Ignacio Dinenno, la transformación de Ely Esterilla en volante central, la seguridad de Darío Aimar, quien sufrió una considerable lesión, apariciones en la zaga de Félix Torres o Xavier Arreaga. Chispazos de Michael Arroyo y la idea que necesitan un par de refuerzos, los cuales están llegando, quedan el aire si los amarillos buscan alcanzar la final.

Figura: Erick Castillo

Una vez más Universidad Católica destacó como “el equipo que juega más bonito”. Elogiable lo que ha hecho el DT Santiago Escobar con el plantel camaratta que tiene en John Cifuente a su máxima figura y con 24 goles cumple una campaña espectacular. Sus asistentes han sido Jeison Chalá, Facundo Martínez y Romario Ibarra para lograr uno de los conjuntos ofensivos más contundentes del torneo (40 goles a favor). Su media corta y gesta fútbol armoniosamente con Richard Calderón y Andrés Oña. Tal vez ha tenido problemas defendiendo y por ello perdió importantes puntos que no le permitieron llegar más arriba, aunque destacó el despliegue de Andrés López. La idea sería sostener este bueno aunque no muy numeroso plantel

Figura: John Cifuente.

Emelec finalizó cuarto el primer semestre. De las peores campañas de los últimos exitosos tiempos del conjunto eléctrico. El cisma ocurrió mientras se consumaba la salida de Alfredo Arias y los azules acumulaban un mal resultado tras otro tanto en torneo ecuatoriano como en ámbito internacional. Las contrataciones de este año no resultaron tan buenas como lo hubieran esperado y la campaña de bombillo se ha apoyado en sus 2 mejores figuras de la temporada pasada como fueron Ayrton Preciado y Brayan Angulo. La propuesta más ofensiva de Mariano Soso ha incluido en la alineación titular a Marlon De Jesús, quien va haciendo un buen tándem con Angulo.

Figura: Ayrton Preciado

Delfín pasó un par de problemas mientras estuvo disputando Copa Libertadores y en el camino se desvinculó el DT Sanguinetti. Sin embargo, desde la llegada de Fabián Bustos el equipo manabita recuperó la viada apoyado en uno de los mayores descubrimientos del presente campeonato como el volante Andrés Chicaiza quien conduce su ofensiva y ha logrado revitalizar al delantero Carlos Garcés. Por el carril derecho ha destacado Pedro Perlaza y Luis Luna cumplió en sus tareas defensivas tanto de volante como de zaguero, lo que lo ha llevado al fútbol internacional. Ya estabilizados y sin la presión del torneo internacional, los cetáceos buscarán seguir haciendo historia.

Figura: Andrés Chicaiza

No ha sido un buen semestre para Independiente del Valle. Una vez más se perfilaba como uno de los fuertes de la competición, promocionando como siempre nuevos valores, mas al parecer el discurso de Schürrer no llegó y comenzaron a hilar una cadena de malos resultados que los llevaron bastante más debajo de la tabla que lo previsto. Para el segundo semestre se espera que el joven DT, el español Ismael Rescalvo, ayude a potenciar el fútbol de talentos como Billy Arce o Jhegson Méndez, a los que se sumarán los talentos subcampeones Sub-20 de América, Angelo Preciado y Stiven Plaza. La mejor contratación por lo pronto ha sido el portero Hamilton Piedra.

Figura: Hamilton Piedra

Se dice que la campaña de Aucas ha sido interesante y que de pronto no está en un mejor lugar inmerecidamente. Lo cierto es que el conjunto oriental tiene una de las mejores defensas del torneo con 18 tantos en contra, pero su ataque no logra ser lo suficientemente contundente a pesar de contar con uno de los goleadores del torneo como es Edson Montaño. En el equipo oriental han aparecido jóvenes valores como el lateral izquierdo Diego Palacios o el extremo Alexander Alvarado, quienes alimentan la esperanza que los ex peteroleros suban un par de puestos en la tabla.

Figura: Edson Montaño

La campaña de Macará ha sido bastante irregular siendo por ejemplo uno de los peores locales del torneo con apenas 13 puntos logrados en esa condición, también resulta increíble que de hecho logró más puntos jugando de visitante y así obtuvo 4 triunfos. Siguen dependiendo del olfato goleador de Juan Manuel Tévez, pero sus socios en el ataque no han tenido sus mejores semanas: Arboleda o Champang, incluso Feraud se irá para el fútbol árabe y eso constituye otro problema. Ya el celeste contrató a una nueva nómina extranjera para encarar el resto del semestre y buscar otra participación en torneos internacionales.

Figura: Juan Manuel Tévez

El Nacional ha tenido unos severos altibajos en la campaña 2018. Empezó muy mal, perdiendo varios juegos, para después retomar el camino victorioso, hilar un par de buenos resultados y volver a caerse. Los problemas de los criollos son claros: una defensa que ofrece muy pocas garantías y un plantel corto que cuando sufre de lesiones o suspensiones se ve seriamente mermado a pesar de tener un 11 titular interesante. Johan Padilla en el arco ha salvado a los militares de caídas más estrepitosas, mientras se espera la recuperación de Miguel Parrales y Manuel Balda, quienes son pilares fundamentales de su ofensiva.

Figura: Johan Padilla

El Deportivo Cuenca tuvo un muy mal inicio de temporada que le auguraba incluso la lucha por la permanencia en la categoría. Sin embargo, desde la llegada del DT venezolano el Expreso Austral ha levantado cabeza y al menos ha salido de los incómodos puestos de descenso. A los morlacos no les fue bien con los elementos extranjeros y están por renovarse para ser más competitivos en lo que queda de torneo. Elementos como Juan Diego Rojas y Jacson Pita le han dado empuje a su ataque.

Figura: Jacson Pita

Guayaquil City ha tenido muchos problemas conformando un 11 titular estable y eso se ha reflejado en los malos resultados. El conjunto ciudadano es el peor local del torneo apenas consiguiendo 10 puntos en dicha condición, lo que también se puede explicar porque en su cancha del Chucho Benítez recién ha podido jugar desde mayo. El conjunto guayaquileño renovará también su cuota extranjera mientras sigue la confianza hacia el DT Pool Gavilanez, quien ha hecho lucir a jugadores como el volante Pablo Mancilla.

Figura: Pablo Mancilla

El último lugar es para Técnico Universitario que entre sus estadísticas tiene el jugar con la peor defensa que ha recibido 39 goles en su contra, la peor delantera que solo ha anotado 15 goles y comparte dicha posición con la de Guayaquil City. Es también el peor visitante apenas obteniendo 4 puntos en esa condición y mientras los refuerzos extranjeros no fueron el aporte esperado, brilló el volante Diego Armas como el elemento que da una mayor dinámica a los aún dirigidos por Patricio Hurtado, quien tiene a la hinchada en contra.

Figura: Diego Armas

Once ideal de la primera etapa:

Adrián Gabbarini; Pedro Perlaza, Franklin Guerra, Darío Aimar; Richard Calderón, Erick Castillo, Andrés Chicaiza, Romario Ibarra; Edson Montaño, John Cifuente, Hernán Barcos

Anti 11:

Walter Chávez; Javier Quiñónez, Gonzalo Soto, Matías Conteras, Silvio Borjas;  José Ribas, Facundo Melivillo, Brayan De La Torre; Diego Dorregaray, Emiliano Bonfigli, Juan M. Cobelli

FyA
copa havoline 18

La “U” Aparece Como el Gran Candidato

Cuando faltan 4 fechas pareciera que los universitarios tienen una buena ventaja en el primer lugar y aparecen como claros favoritos para llevarse la etapa. Todavía hay torneo por jugarse, pero se vería como inusual que los de camiseta blanca se dejen alcanzar.

Liga Deportiva Universitaria lleva 41 puntos a estas alturas y una cómoda ventaja de 6 puntos. Las razones pueden observarse a través de los números, por ejemplo: es el único equipo que se mantiene invicto como local y tiene una de las mejores defensas del torneo habiendo encajado 15 goles. Si bien los últimos juegos de los albos se han visto accidentados, ha podido sacar los puntos necesarios. Seguir aplaudiendo a Franklin Guerra y Anderson Ordóñez en la zaga y cuando el juego lucía complicado, salió de la banca la respuesta con Gastón Rodríguez o Juan Luis Anangonó.

A Barcelona le ha costado mucho mantener la persecución a Liga y de hecho, hasta se le ha alejado un poco. Pudo obtener puntos en sus visitas en la altura, más no pudo confirmar como local. Han sido fechas en las que al ídolo le ha costado hacer goles, por lo que ha tenido resultados estrechos, estando su delantera en un bajo momento. Habrá que destacar la conversión de Ely Esterilla a volante central, puesto que le ha sentado bastante bien y al menos ha dado organización a los amarillos que aún siguen siendo de los mejores visitantes con 18 puntos en dicha condición. Tampoco han desentonado los zagueros Xavier Arreaga y Félix Torres.

Universidad Católica no ha podido dar el paso decisivo a la caza del puntero, mas sigue sumando puntos y esperando alguna novedad. Es impresionante la actuación de John Cifuente que con sus 20 goles es el máximo anotador del torneo y ha roto un record consiguiéndolos en 18 fechas. Católica tiene 32 tantos a favor y es el equipo con el mejor ataque del torneo y considerado de los que mejor juega cuando intervienen sus valores como Facundo Martínez, Jeison Chalá y últimamente han aparecido en el rol estelar Luis Escalada y Kevin Mercado.

Emelec tras la llegada del DT Mariano Soso replanteó un poco su juego y a primera vista luce más vistoso y sobretodo esperanzador para sus filas, dándole mayor oportunidad por ejemplo a Jefferson Montero, quien se empieza a hacer cargo de las asistencias a sus delanteros. Tal vez en el último juego tuvieron un traspié con Católica y es que en defensa todavía falta ajustarse, esto de cara a la próxima etapa ya que esta se ve tremendamente complicado que la gane.

Delfín ha subido bastante su nivel y desde que se ocupa solo del torneo local ha logrado mayor concentración. El volante Andrés Chicaiza es uno de los grandes valores del torneo y Carlos Garcés está volviendo a ser el notable goleador de la temporada pasada. Sus 28 puntos son interesantes. Independiente del Valle en la última jornada se pudo desprender de una fatal racha sin poder conseguir triunfos por 7 fechas y que lo alejó definitivamente del pelotón puntero. Lo han afectado la excesiva rotación y lesiones.

El Nacional tras una interesante racha invicta bajó un poco las revoluciones y ahora está en séptimo lugar con 23 puntos. Le afectaron las dolencias de jugadores como Balda y Parrales dentro de un plantel que es joven e interesante, pero corto. Macará se recuperó de su bajón y consiguió un triunfo en Quito y otro en el clásico ambateño que por lo pronto le libra de angustias. Aucas no logra ser buen local y en el Gonzalo Pozo ha cedido demasiado. Sigue teniendo una de las porterías menos vencidas, mérito de su portero Luis Fernando Fernández.

Guayaquil City aún se ve perseguido por el fantasma del descenso, pero no perdió en las últimas 3 fechas y se veo un fútbol recompuesto que puede dar pie al optimismo. Deportivo Cuenca cambia de nuevamente de DT porque Sanguinetti se le fue a Colombia y ahora se hará cargo Richard Páez para salvar su crítica situación. A Técnico Universitario definitivamente le falta plantel para poder sumar y parece candidato firme a descender.

Equipo ideal del momento:

Luis Fernández; Xavier Arreaga, Franklin Guerra, Anderson Ordóñez; Ely Esterilla, Facundo Martínez, Jeison Chalá, Andrés Chicaiza, Jefferson Montero; John Cifuente, Carlos Garcés

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
serie a fecha 15

Liga “no Convence”, Pero se Mantiene Líder

Cuando se han disputado 15 fechas del torneo ecuatoriano de Primera División ya se tiene una idea de quienes podrían estar disputando la etapa.

Liga Deportiva Universitaria ha ampliado su liderato. Pese a que sigue siendo su juego no del todo agradable para su hinchada. No han sido los mejores días de Barcos, pero Ha estado Juan Luis Anangonó para hacer los goles necesarios para que los albos sigan sumando sin aflojar el liderato del torneo. En la defensa es cada vez más notable el trabajo de Franklin Guerra, mientras el mayor motor de ataque es Johan Julio, que cuando su junta con Guerrero y su hermano Anderson causan estragos en las zagas rivales jugando principalmente a esperar y contraatacar con velocidad. A la U es muy complicado vulnerarla en su casa.

Barcelona mantiene el segundo lugar contando con que no han sido buenos los últimos juegos del cuadro amarillo recibiendo 2 derrotas consecutivas en su cancha, aunque de visitante le ha ido por lo pronto bastante mejor. Problemas físicos en jugadores clave y deterioro en el funcionamiento de quienes hicieron al cuadro amarillo puntero por muchas fechas. Futbolistas como Dinenno o Erick Castillo han salvado en los últimos minutos al equipo, mientras que la defensa ha estado en bajo nivel.

Han sido buenas fechas para Universidad Católica. La racha goleadora de John Cifuente se mantiene anotando casi a semana seguida y eso no solo se debe a su particular efectividad, sino también porque es bien asistido por Jeison Chalá, Romario Ibarra y Facundo Martínez. En la media Andrés Oña y Richard Calderón cumplen correctamente con su función de quitar y construir. Tal vez le falta algo de seguridad en la defensa y eso porque las suspensiones y lesiones han impedido que se consolide su bloque, pero en estos momentos es de los equipos que más espectáculo ofrecen.

Tras varios malos resultados en Emelec se anunció el cambio de cuerpo técnico. Sorprendentemente los últimos juegos bajo la conducción de Arias terminaron en triunfo, mientras que Klimowicz sacó un angustioso empate en el clásico. Hay nuevas esperanzas en el joven entrenador argentino Mariano Soso, en tanto que los últimos puntos conseguidos le han permitido volver a la pelea por la etapa a los azules. También ha sufrido permanentemente de problemas con jugadores lesionados y se ha sabido de actos de indisciplina entre algunos.

Delfín de la mano de Bustos obtuvo varios resultados positivos y ya se encuentra quinto en la tabla de posiciones. Por derecha Pedro Perlaza se ha convertido en un referente de su posición, en tanto que otro que destaca es el volante Andrés Chicaiza, guía del ataque cetáceo y Pedro Ortiz ha vuelto a ser el jugador confiable del arco pese a la última goleada encajada. Uno en cambio que ha tenido un muy mal rato es Independiente del Valle, equipo que ha encadenado 5 derrotas consecutivas que lo han bajado hasta el sexto puesto y va quedando lejos de la pelea por la etapa, lo que en un inicio parecía posible.

Gusta en general el juego de Aucas aunque no termina de conseguir los resultados suficientes para estar más arriba en la tabla. Edson Montaño está en un gran momento anotando seguido, mientras que el lateral izquierdo, Diego Palacios está peleando como el jugador joven de la temporada. El Nacional va consolidando su mejor juego y con gran corazón ha conseguido victorias y empates en los últimos minutos. Roberto Garcés vuelve a ser el eje del medio campo criollo. Macará también encadenó una serie de malos resultados que recién se sacudió en la última jornada triunfando ante Guayaquil City.

Técnico Universitario ha mejorado considerablemente, sin embargo no le ha alcanzado para sacar mejores resultados de los deseados. Por lo menos le ha servido para salir de zonas de descenso. Guayaquil City ya pudo ganar 2 juegos y al menos ya no es último, aunque su nivel de juego da poco para esperar. Es muy preocupante en cambio lo que pasa con Deportivo Cuenca que es último con 9 puntos y tiene 3 meses sin ganar. En el Expreso esperan que su nuevo DT, Guillermo Sanguinetti, le cambie la cara.

El equipo ideal de estas últimas fechas sería así:

Pedro Ortiz; Pedro Perlaza, Franklin Guerra, Diego Palacios; Richard Calderón, Roberto Garcés, Jeison Chalá, Andrés Chicaiza, Johan Julio; John Cifuente, Edson Montaño

FyA
copa havoline ida 1

Análisis de Media Etapa – Torneo Ecuatoriano 2018

El torneo ecuatoriano de fútbol ha arribado a su primer cuarto con ciertas tendencias establecidas en cuanto a la lucha por los premios que otorga esta edición. Se perfila por lo pronto una interesante lucha por la etapa entre Barcelona y Liga que bien podría estarse resolviendo la próxima fecha, en tanto que Independiente como siempre es constante en los primeros lugares más nunca toma el liderato, notable lo de Católica y desconcertante lo de Emelec, todo dentro de las primeras posiciones.

Barcelona tuvo un fenomenal arranque de torneo cuya racha invicta recién se vio cortada este último fin de semana. Sus números son muy favorables, es primero con 26 puntos, tiene el mejor ataque del torneo con 22 goles a favor y la mejor defensa con 8 tantos encajados. Ha sido especialmente contundente en su cancha donde ha propinado algunas goleadas. Es una buena temporada del portero Banguera, así como de los centrales Darío Aimar y Luis Caicedo. La toma de la titularidad de Erick Castillo ha sido fundamental para dinamizar el ataque amarillo, juntarse con Esterilla, Marcos Caicedo o Arroyo y buscar al implacable goleador Juan Ignacio Dinenno que por lo pronto cumple con las expectativas.

Figura: Erick Castillo

Dicen que el juego de Liga Deportiva Universitaria no es vistoso, pero es a todas luces efectivo. Imbatible en su casa y con 3 triunfos fuera del Rodrigo Paz, Liga tiene entre ceja y ceja la primera etapa fundamentado en su seguridad defensiva, donde Franklin Guerra se ha convertido en líder del centro y respaldado por un sobrio Adrián Gabbarini que ha dado qué hablar con sus 3 penales atajados durante el torneo. Intriago y Orejuela cumplen en el medio sector, los hermanos Julio con su dinámica y Gastón Rodríguez con su sapiencia mueven el ataque que culmina en la calidad de Hernán Barcos o el oportunismo de Anangonó. Todo esto hace pensar en la vuelta de la U a los laureles.

Figura: Hernán Barcos

Universidad Católica es la sensación del torneo con un juego contundente y ágil, siendo su ataque el segundo mejor del torneo (20 goles) y logrando solidez como local, algo que le hacía falta en temporadas anteriores. La llegada de Yuber Mosquera a la defensa le ha dado la seguridad necesaria, Oña y Calderón son recios volantes que aseguran la pelota, mientras que más adelante está la sabiduría de Facundo Martínez, la potencia de Jeison Chalá y Romario Ibarra más la grata noticia de la vuelta del poder goleador de John Cifuente, quien de momento es el máximo anotador del torneo con 11 tantos.

Figura: John Cifuente

Una vez más Independiente del Valle está en la parte de arriba de la tabla, sin embargo, repite la historia de perder puntos clave que le permitirían estar más arriba. La línea de de 3 de Gabriel Schüerrer hace muy difícil anotar a los de Sangolquí, destacando Richard Schunke y Juan Pablo Segovia. Brilla en el mediocampo Jhegson Méndez quien pese a su juventud es capitán, mientras que Maximiliano Barreiro sigue siendo oportuno definidor, sobretodo cuando se junta con el alero Billy Arce. El conjunto negriazul, como ha sido su característica desde que llegó a primera división, es un temible visitante, pero no le va tan bien como local.

Figura: Jhegson S. Méndez

Es extraño lo acontecido con el Club Sport Emelec. Tuvo un arranque de año magnífico, pero de pronto se frenó notablemente perdiendo una serie de partidos a los que su afición no estaba últimamente acostumbrada. Hay jugadores con bajo rendimiento como el caso de Fernando Luna o el mismo Esteban Dreer, otros como Jefferson Montero que no cumplen con todas sus expectativas o las lesiones de Osbaldo Lastra y Brayan Angulo han perjudicado el andamiaje del bombillo e incluso por ahí apareció un problema disciplinario, el tema es que al DT Arias se le ha complicado consolidar un 11 ideal donde sigue brilllando Ayrton Preciado, con lo que pasó de un inexpugnable primer lugar pasó a un poco grato quinto puesto.

Figura: Ayrton Preciado

Delfín tuvo un complicado inicio de torneo. Tras la salida de varias de sus figuras del año pasado, parecía que le costaba encontrarse con el buen fútbol y por ello acumuló varias derrotas en el torneo local e internacional. Sin embargo, tras la llegada de Fabián Bustos a la dirección técnica en la que hiló 3 victorias ante grandes rivales como Liga, Emelec e Independiente. La aparición de Pedro Pablo Perlaza por el costado derecho es grata para el cuadro manabita, mientras Andrés Chicaiza luce como una gran manija del ataque. Fortuna para el cetáceo, supo encontrar nuevos valores para de nuevo ser protagonista.

Figura: Pedro Perlaza

Es un tanto extraña la campaña de Aucas, pues se elogia su juego de propuesta ofensiva, sin embargo, apenas ha ganado 2 partidos y más bien ha cosechado 6 empates. Diego Palacios, su lateral izquierdo se proyecto como el mejor elemento joven de la temporada, en el mediocampo Hidalgo y Rizotto dan el toque combativo al equipo, mientras que la velocidad de Wagner Valencia y Alexander Alvarado siempre deslumbra. Edson Montaño es uno de los goleadores del torneo y su año viene siendo ciertamente notable, pero falta más gente que anote en el conjunto oro y grana para poder sumar de 3 más seguido.

Figura: Diego Palacios

Macará ha tenido una campaña irregular que por momentos hizo emocionar a su afición, pero en otras ha decepcionado perdiendo puntos especialmente en su cancha del estadio Bellavista. El conjunto celeste presenta problemas en su defensa, que es una de las más batidas con 18 tantos en contra y con 12 goles a favor tampoco se podría decir que le está yendo bien a su ataque. Es inexplicable el bajón del rendimiento del conjunto ambateño ya que no varió mucho su plantilla respecto al 2017, por lo que se concluye que sus titulares no pasan por su mejor momento, tal vez, fruto de la decepción copera u otros motivos.

Figura: Juan Manuel Tévez

Viene siendo otro arranque de temporada decepcionante para El Nacional que apenas ha sumado 9 puntos en estas primeras fechas, una vez más sufriendo el éxodo de figuras respecto al año anterior. Los criollos han tenido serios problemas en el bloque posterior que se vio ampliamente superado en varios encuentros y las cosas se pudieron haber puesto peor sin la intervención del portero Padilla. Los militares no encuentran ese fino toque del 2017 y con ello su ataque ha perdido contundencia, además que es evidente que sus figuras no pasan por su mejor momento. Fue bueno el comienzo en ataque con Daniel Angulo y Miguel Parrales, pero las lesiones han cortado sus rachas.

Figura: Miguel Parrales

Técnico Universitario ha dado señales de reacción sumando un par de puntos tras un inicio repleto de problemas y con un equipo con limitaciones en su plantel y que prácticamente no hacía goles, pero la titularidad de Diego Hurtado en ofensiva le sentó bien y junto con el generador de juego, Diego Armas, han hecho cotejos interesantes y sobretodo, sumando para salir de puestos de descenso. También fue importante formar línea de 3 para asegurar el bloque defensivo.

Figura: Diego Armas

La situación de Deportivo Cuenca es crítica pues solo ganó en primera fecha y a partir de ahí no volvió a saber lo que es un triunfo. Cuentan con la peor defensa del torneo, habiendo encajado 23 goles en contra y del mismo modo es el peor visitante pues ha perdido en las 5 oportunidades que jugó fuera del Serrano Aguilar. Aún no terminan de ser diferencia las contrataciones extranjeras de este año y sufrieron la salida del DT Biggeri, quien será reemplazado por el anterior estratega de Delfín, Guillermo Sanguinetti.

Figura: Juan D. Rojas

Guayaquil City cierra la tabla de posiciones sin poder triunfar hasta el momento en el presente torneo en el que ha deambulado con la localía, pues la cancha del Chucho Benítez aún no está lista para recibir juegos de Serie A, lo que les hace ser los peores jugando en esa condición, pues solo han sumado así 3 puntos. Cuentan con la delantera menos eficaz, la cual ha anotado únicamente 7 tantos y en ofensiva verdaderamente existe poca variedad, tanto de jugadores como de ideas de juego

Figura: Damián Frascarelli

Once ideal del primer cuarto de torneo: Adrián Gabbarini; Darío Aimar, Franklin Guerra, Richard Schunke; Jhegson Méndez, Romario Ibarra, Erick Castillo, Ayrton Praciado; Hernán Barcos, John Cifuente, Juan I. Dinenno

FyA
Nacional 2017

Una Sinfonía Agridulce

Terminó el 2017 para el Club Deportivo El Nacional con un balance finalmente positivo en su juego. Sin embargo, ese pico de rendimiento alcanzado en las últimas fechas dejó cierta sensación de insatisfacción ya que el acceso a Copa Sudamericana pareciera saber a poco debido al juego desarrollado.

Habrá que recordar como fue el inicio de los rojos de la presente temporada. Tras la dolorosa eliminación en su breve retorno a Copa Libertadores, el equipo atravesó por un bache futbolístico explicable porque ya no contaba con varias figuras del año anterior, así como por un rendimiento inferior al esperado de quienes quedaron. Ante esto, los resultados eran poco halagadores y el equipo criollo llegaba a junio con tan solo un triunfo y comprometido seriamente con el descenso. Sin embargo, hacia el fin de la primera etapa pareció enmendarse.

Nacional supo encontrar un once ideal y un par de relevos que tal vez no eran los suficientes ya que el plantel en sí es corto. De todas maneras, su hinchada y la prensa especializada ya podía recitar prácticamente de memoria una alineación: Johan Padilla; Rinson López, Frankin Guerra, Luis Segovia, Edder Fuertes; Roberto Garcés, Jonathan Borja; Manuel Balda, Adolfo Muñoz, Alejandro Villava; Bryan De Jesús (Miguel Parrales). El Director Técnico, Eduardo Favaro, había empezado a acumular críticas, pero supo dar un golpe de timón para esbozar un equipo que dio seria pelea.

En el arco fue consolidándose Johan Padilla como un arquero en quien confiar con magníficos reflejos y excelente ubicación, tal vez aún costándole la salida en el juego aéreo como suele pasar con los porteros ecuatorianos. Además de atajar pelotas claves en momentos decisivos de varios partidos, se trata de una figura carismática que se ganó el cariño de la hinchada. Es sin duda importante que su renovación haya sido tratada a tiempo.

El gran problema de Nacional en este 2017 fue su defensa. En el año encajó 62 goles, lo que está bastante distante de lo conseguido por los clubes que ocuparon los primeros lugares del torneo. Franklin Guerra y Luis Segovia normalmente ocuparon los puestos del centro de la zaga y tuvieron problemas físicos como de suspensiones por a veces no saber controlar su temperamento, por lo que Javier Quiñónez fue el primer reemplazante. Hacia el final del año llegaron a la solidez necesaria para conseguir los puntos que permitieron soñar con una disputa del título. Rinson López por derecha y Edder Fuertes por izquierda fueron los carrileros que cumplieron una labor importante marcando y elaborando fútbol ofensivo.

Sin embargo, los elogios para la tropa de Favaro van de mediocampo hacia arriba. Con un osado planteamiento que llevaba un solo volante central, la responsabilidad cayó en Roberto Garcés para ese puesto. El “gato” reguló los hilos y tiempos del conjunto militar con el aplomo de un veterano. La creación de fútbol ofensivo estuvo a cargo de Manuel Balda, Jonathan Borja y Alejandro Villalva, quienes lograron desarrollar un juego coordinado, armónico y vistoso que condujo a Nacional no solo a ser un rival temible, sino que a la vez era elogiado por propios y extraños. El toque de primera, la precisión en velocidad que mostraron en los últimos meses del año fue de lo más destacado del mismo. Para el relevo estuvo la experiencia de Pedro Larrea, Daniel Samaniego y Cristian Cordero.

El Nacional fue el cuadro más goleador de la temporada regular con 73 goles a favor. Distinción que hace rato largo ya no la tenía y fue lograda gracias a toda la generación de fútbol ofensivo de la cual fue nexo Adolfo Muñoz, quien compartió tareas con el medio sector con talento y energía, apoyando al atacante en punta que fue Bryan De Jesús en algún momento y Miguel Parrales mientras estuvo en plenas condiciones físicas. Tanto De Jesús como Parrales fueron de menos a más, aprendiendo de su posición y convirtiéndose en eficaces goleadores.

Nacional terminó este 2017 con 64 puntos, de los cuales 41 fueron conseguidos en la segunda etapa, lo que habla claramente de las diferencias que hubo entre el primero y segundo semestre del rojo. 14 derrotas en el año suenan a mucho para un equipo que en algún momento aspiró a pelear el título, pero habrá que recordar que tan sólo 5 fueron en la segunda etapa. Los goleadores criollos fueron: Bryan De Jesús con 15 goles, Adolfo Muñoz con 11 y Miguel Parrales con 10 tantos. 12 de los 17 triunfos criollos del año alimentaron el sueño de poder llegar a la final, pero tal vez la caída como local ante Deportivo Cuenca y el empate ante Barcelona también en el Atahualpa fueron los puntos perdidos que al final pesaron para que dicho anhelo se desvanezca.

Se viene el 2018 para los puros criollos con una directiva reelecta en un proceso que fue por lo menos convulsionado y que aún mantiene a la gente interesada en el club con tensión dentro de un año en el que la disputa política colaboró poco con el equipo. Se ha llegado a un acuerdo para la permanencia de Eduardo Favaro en la dirección técnica el cual se supone incluye la capacidad de conservar a la mayor parte del plantel 2017 y en eso parecen estar encaminados. Siendo así, la perspectiva sería optimista para el próximo año en aras de al menos estar en la parte superior de la tabla de posiciones y con la mirada puesta en hacer un mejor papel en el torneo internacional a disputar, en este caso la Copa Sudamericana donde el primer rival será el San José de Oruro.

Foto principal: API

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol