Entradas

copas octavos ida

¡Barcelona y Liga Avanzan!

 

Sin duda las noticias fueron mejores para los cuadros ecuatorianos en los duelos de revancha de las copas. Barcelona se hizo fuerte de local y remontó un resultado adverso, mientras Liga de visitante se trajo una clasificación bastante menos pensada con tintes épicos.

Libertadores

21 de julio

Barcelona SC 3 (Preciado 23’, Cortez 68’ –p-, Perlaza 79’) – Vélez Sársfield 1 (Lucero 47’)
Guayaquil – Estadio Monumental

Con tranquilidad el equipo amarillo fue estableciendo condiciones y trabajando con paciencia el tanto que llegó cuando Adonis Preciado (23 min.) pudo empujar al arco la pelota tras buena jugada, arremetida y pase de Garcés. Barcelona tuvo a su rival mayormente lejos de sus dominios y regularmente pasando al ataque sin caer en la desesperación. Ciertamente el gol ayudaba a ese plan. Sin embargo, los argentinos arrancando el complemento igualaron con certero cabezazo de Juan Martín Lucero (47 min.) El empate tocó anímicamente al cuadro canario que pasó a jugar erráticamente mientras Vélez ganaba en confianza. Barcelona parecía en problemas hasta que una falta penal sobre Gabriel Cortez permitió al mismo jugador (68 min.) devolver la ventaja a los amarillos. En adelante el local bregó tal vez con más ganas que fútbol por su clasificación que la logró con tanto de Jonathan Perlaza (79 min.) quien remató desde la media luna tomando un rebote. Así el Ídolo del Astillero se coló en cuartos de final.

BAR: Javier Burrai; Byron Castillo, Fernando León, Williams Riveros, Mario Pineida; Nixon Molina (Gonzalo Mastriani 55’), Bruno Piñatares (TA 34’) (Michael Carcelén 69’); Emmanuel Martínez (Matías Oyola 81’), Gabriel Cortez (TA 77’) (Jonathan Perlaza 79’), Adonis Preciado; Carlos Garcés
Goles: Preciado 23’, Cortez 68’, Perlaza 79’
VEL: Lucas Hoyos; Tomás Guidara, Matías De Los Santos, Lautaro Giannetti, Miguel Brizuela (TA 29’) (Nazareno Romero 58’); Federico Mancuello (TA 31’) (Gerónimo Poblete 58’), Santiago Cáseres (TA 77’) (Cristian Tarragona 83’); Lucas Janson (TA 65’) (Nicolás Garayalde 74’). Ricardo Centurión (Luca Orellano 74’), Agustín Bauzat; Juan M. Lucero
Goles: Lucero 47’

Sudamericana

20 de julio

Gremio 1 (Souza 24’) – Liga Deportiva Universitaria 2 (Alcívar 44 min. 55’ –p-)
Porto Alegre – Arena do Gremio

El equipo ecuatoriano empezó muy diligente el partido buscando deshacerse de la ventaja que los brasileños obtuvieron en Quito. Eran buenos minutos de la U, pero en una desconcentración entre portero y defensas visitantes, Diego Souza (24 min.) con la cabeza abría el marcador para el elenco gaúcho. Liga no desesperó, se mantuvo en el plan y así alcanzó el empate antes de finalizar el primer tiempo con cabezazo de Jordy Alcívar (44 min.) tras centro de Perlaza. Iniciado el complemento, una falta penal ratificada por el VAR, permitió otra vez a Alcívar (55 min.) anotar y dar una ventaja esperanzadora al conjunto azucena. En adelante Liga se mostró muy combativo defendiendo su resultado ante un rival con pocas ideas para desbaratar el cerco de los ecuatorianos.

GRE: Lucas Chapecó; Vanderson, Pedro Geromel, Walter Kannemann (TA 80’) (Ruan Tressoldi 81’), Bruno Cortez (Diego Barbosa 71’); Fernando Henrique (Léo Chú 71’), Victor Bobsin; Léo Pereira (TA 21’) (César Pinares 64’), Jean Pyerre, Alisson (Guilherme Azevedo 81’); Diego Souza
Goles: Souza 24′
LDU: Adrián Gabbarini; Pedro Perlaza, Franklin Guerra, Luis Caicedo M. Luis Ayala; Matías Zunino (TA 72’), (José Quintero 78’) Ezequiel PIovi, Jordy Alcívar; Jhojan Julio (Christian Cruz 89’), Luis Amarilla, Kevin Mercado (Lucas Villarruel 71’)
Goles: Alcívar 44′, 55′ (P)

21 de julio

Bragantino 1 (Cuello 51’) – Independiente del Valle 1 (Guerrero 4’)
Bragança Paulista – Nabi Abi Chehid

Temprano Independiente abrió el marcador cuando Fernando Guerrero (4 min.) aprovechó una maniobra distractora seguida a una descarga por derecha de Hurtado. En general Independiente mostró sus mejores armas y puso en aprietos al local, más defensivamente y como ha sido en todo este año, padeció, aunque al menos se iba al descanso con ventaja. La búsqueda del local por el empate fue furiosa y pronto cayó con tanto de Tomás Cuello (51 min.) tras parar el balón con el pecho. Luego del gol de la igualdad el partido cayó en un bache de emociones con un equipo sin mayores ideas para revertir un marcador global adverso y el local que estaba cómodo con el empate. Independiente quedó eliminado del torneo.

BRA: Cleiton (TA 67’); Aderlan, Fabrício Bruno, Léo Ortiz, Edimar (TA 43’) (Natan 93+’); Raul Bruno Praxedes (TA 11’) (Eric Ramires 79’), Luis Evangelista; Artur (Jadsom 93+’), Ytalo (Alerrandro 89’), Tomás Cuello (Helinho 79’)
Goles: Cuello 51’
IDV: Moisés Ramírez (TA 60’); Richard Schunke, William Pacho, Luis Segovia (TA 70’); José Hurtado, Cristian Pellerano, Bryan García (Fernando Gaibor 79’) (TA 82’), Fernando Guerrero (Alan Minda 79’); Jhon Sánchez, Brian Montenegro, Junior Sornoza (Lorenzo Faravelli 47+’)
Goles: Guerrero 4’

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
libertadores grupos 2

Pesadillas en Brasil … y Una Alegría

 

La mayoría de cuadros ecuatorianos viajaron a Brasil para jugar la Libertadores con resultados lamentables. La historia diferente en esta semana del torneo se escribió en patio propio.

10 de marzo

Santos 1 (Veríssimo 31’) – Delfín 0
Santos – Urbano Caldeira

El cuadro ecuatoriano se plantó con corrección y pocos complejos en la cancha brasileña. Incluso parecía que controlaba la pelota e intenciones ofensivas del juego, sin embargo, Lucas Veríssimo (31 min.) de cabeza y tras un tiro libre adelantó a los locales que gozaron de un envión anímico hasta el final del primer tiempo. En el complemento nuevamente Delfín buscó el arco rival con interesantes llegadas desde el costado derecho principalmente, sin embargo, no supieron resolver ya de frente al arco, llevándose una derrota que incluso pudo haber parecido injusta.

SAN: Everson; Pará, Lucas Veríssimo, Luan Peres (TA 20’), Felipe Jonatan; Diego Pituca, Carlos Sánchez (Evandro 88’) (TA 89’), Jobson (TA 58’), Yeferson Soteldo; Eduardo Sasha (Arthur Gomes 57’), Kaio Jorge (Yuri Alberto 45’)
Goles: Veríssimo 31’
DEL: Alain Baroja; Jonathan González, Luis Cangá (TA 42’), Agustín Ale, Giovanny Nazareno; Richard Calderón (TA 49’) (Oscar Benítez 85’), David Noboa; Janner Corozo (José Valencia 71’), Martín Alaniz (TA 91+’), Juan D Rojas (John Cifuente 89’); Carlos Garcés

11 de marzo

Flamengo 3 (G Henrique 38’, Gabriel 44’ –p-, B Henrique 53’) – Barcelona SC 0
Río de Janeiro – Maracanã

El cuadro carioca mostró una superioridad evidente en el juego ante un cuadro canario inconexo y deslucido, aunque efectivo para defender. Los canarios resistieron hasta que un cabezazo de Gustavo Henrique (38 min.) abrió el marcador luego de un tiro de esquina. El juego se abrió completamente para el local y un penal ejecutado por Gabriel Barbosa (44 min.) luego de un fallo discutido ponía justicia en cuanto al trámite. En el segundo tiempo Flamengo disminuyó la marcha al no sentir mayor oposición de un rival que jamás encontró respuestas en la cancha. Bruno Henrique (53 min.) con nuevo cabezazo logrado con escasa marca escribió la goleada.

FLA: Diego Alves; Rafinha, Gustavo Henrique, Léo Pereira, Filipe Luis (TA 5’); Thiago Maia (TA 64’) (Diego 77’), Gérson; Everton Ribeiro, Giorgian De Arrascaeta (Michael 71’), Bruno Henrique (Vitinho 89’); Gabriel Barbosa
Goles: G Henrique 38’, Gabriel 44’ (P), B Henrique 53’
BAR: Víctor Mendoza; Byron Castillo, Darío Aimar (Anthony Bedoya 21’) (TA 46’), Williams Riveros, Pedro Velasco; Gabriel Marques, Bruno Piñatares (TA 44’); Fidel Martínez (Jean Montaño 76’), Damián Díaz (TA 14’) (Matías Oyola 78’), Emmanuel Martínez; Jonatan Álvez

São Paulo FC 3 (Reinaldo 13’ –p-. Alves 15’, Gomes 61’) – Liga Deportiva Universitaria 0
São Paulo – Morumbí

El conjunto brasileño tomó la iniciativa del partido y si bien no lucía demoledor, le bastó un par de distracciones en la defensa de Liga para ponerse adelante. Reinaldo (13 min.) de penal luego de mano de Guerra y Dani Alves (15 min.) desmarcado daban la tranquilidad al tricolor. Los albos buscaron el descuento y si bien pasaron a tener más la pelota, sus ataques no hacían mayor daño al local. En el complemento Liga padeció penurias en sus roles defensivos y bien pudo haber encajado más goles, pero solo fue uno más, obra de Igor Gomes (61 min.) para la goleada del local que hizo gala de sus figuras mundiales.

SPA: Tiago Volpi (Lucas Perri 58’); Juanfran (TA 46+’), Robert Arboleda, Bruno Alves, Reinaldo (TA 25’); Tchê Tchê, Dani Alves; Antony, Igor Gomes (Hernanes 81’), Vitor Bueno (Pablo 73’) (TA 92+’); Alexander Pato
Goles: Reinaldo 13’ (P), Alves 15’ Gomes 61’
LDU: Adrián Gabbarini; José Quintero (TA 27’), Franklin Guerra (TA 36’), Carlos Rodríguez, Luis Ayala (TA 40’); Antonio Valencia (TA 77’), Lucas Villarruel (Edison Vega 85’); Matías Zunino (Billy Arce 65’), Junior Sornoza (TR 66’), Marcos Caicedo; Cristian Martínez B. (Rodrigo Aguirre 65’)

Independiente del Valle 3 (Guerrero 59’, M. Caicedo 84’, Faravelli 93+’) – Junior 0
Quito – Estadio Atahualpa

La dinámica que se estableció en la contienda fue con el equipo ecuatoriano proponiendo y su rival esperando. Para los de Sangolquí la fortuna y puntería no sonreían. En el complemento cambiaron disposiciones y se jugó un partido más abierto en el que los colombianos también buscaron arco contrario. Independiente encontraría el gol vía remates de media distancia. Primero Fernando Guerrero (59 min.) puso la tranquilidad en Quito y permitió desarrollar el característico avance vía toque de balón de los de negro y azul. A poco del final, el joven Moisés Caicedo (84 min.) sacó un sensacional remate de 30 metros para aumentar el marcador y finalmente Lorenzo Faravelli (93+ min.) por la misma vía estableció la goleada.

IDV: Jorge Pinos; Ángelo Preciado, Richard Schunke, Luis Segovia, Beder Caicedo; Cristian Pellerano, Lorenzo Faravelli; Cristian Ortiz, Efrén Mera (Moisés Caicedo 76’), Fernando Guerrero (Jhon Sánchez 66’); Gabriel Torres (Jacob Murillo 86’)
Goles: Guerrero 59’, M Caicedo 84’, Faravelli 93+’
JUN: Sebastián Viera; Fabián Viáfara, Germán Mera (TA 63’), Jefferson Gómez, Gabriel Fuentes (TA 34’); Didier Moreno, Larry Vásquez; Fredy Hinestroza (TA 66’), Luis González, Edwuin Cetré (Teófilo Gutiérrez 62’); Miguel Borja

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
liga 2018

Un Análisis del Campeón 2018

Liga Deportiva Universitaria arrancaba la temporada 2018 con una importante reforma en su plantel. Veteranos como Norberto Araujo o Daniel Viteri dejaban el equipo y daban paso a la llegada de nuevos valores que se sumaban a la base que había conformado Pablo Repetto en la temporada anterior.

De tal manera, algunas de las numerosas incorporaciones fueron: Adrián Gabbarini, Anderson Ordoñez, Franklin Guerra, Hernán Pellerano, Christian Cruz, Jefferson Orejuela, Jonathan Borja, Gastón Rodríguez, más el regreso de Fernando Guerrero.

La sola revisión de los nombres de los refuerzos daba a indicar que la mayor preocupación del Cuerpo Técnico y la dirigencia estaba en el sistema defensivo; concepto que evidenciaría inmediatamente en el funcionamiento del equipo, que desde las primeras fechas supo encontrar en su arquero y defensa la mayor fortaleza, que se mantuvo durante todo el año.

La consigna desde el principio era clara: a Liga iba a ser muy difícil anotarle goles. Guerra y Ordoñez inmediatamente se mostraron como una pareja complementaria que brindaba mucha solidez al equipo y además eran muy útiles en la salida del balón, apartado trascendental en el fútbol actual. Adicionalmente, Adrián Gabbarini se mostró como un líder natural desde la retaguardia, una magnífica prestancia en momentos definitivos, y por si fuera poco, un talento innato para atajar penales; el primer triángulo de un equipo exitoso había sido forjado con acierto.

Pese al gran rendimiento de los mencionados jugadores, la defensa lejos estaría de ser un problema durante el curso, en primer lugar la lesión de Ordoñez traspasaría la titularidad a Horacio Salaberry, quien rápidamente seguiría la misma suerte que su compañero y resultando lesionado por el resto de la temporada, recayendo entonces la responsabilidad de acompañar a Guerra en Hernán Pellerano, refuerzo argentino quien tuvo un difícil inicio, entendible por su prolongada inactividad, pero que con el paso de los partidos se terminó por asentar.

Tales fueron las contingencias que se debieron enfrentar en defensa que en la final ante Emelec, los dos zagueros (Guerra y Pellerano) salieron lesionados en los primeros 25 minutos, quedando encargados de cubrir sus posiciones el lateral reconvertido en central Edison Realpe y el joven Kevin Minda, cumpliendo ambos actuaciones sobresalientes, a la altura de tamaño reto; quedaba claro que más que un tema de nombres, la solvencia defensiva de Liga venía desde el sistema, en otras palabras, del entrenador.

Los laterales titulares durante prácticamente toda la temporada fueron José “choclo” Quintero y Cristian “chavo” Cruz; quienes fueron muy importantes tanto en defensa como en sus responsabilidades ofensivas; generando interesantes sociedades con los hermanos Julio (Anderson principalmente) y Fernando Guerrero, quienes usualmente los acompañaron por las bandas. No está por demás destacar su aporte en las pelotas paradas, tanto en el cobro de tiros libres o de esquina, como en su rol en juego aéreo, especialmente Quinteros.

En el mediocampo Liga sufrió la baja a inicios de temporada de sus dos organizadores: José Cevallos y Sherman Cárdenas. La respuesta de Repetto fue el encargar la generación de jugadas ofensivas a varios de sus mediocampistas, especialmente a los que jugaban en la primera línea (Orejuela Intriago y Vega) y a Fernando Guerrero quien arrancaba casi siempre en izquierda y desde ahí organizaba las operaciones.

Continuando hacia adelante, la ofensiva de Liga puede ser explicada en dos momentos, el primero con Hernán Barcos en el equipo, y el segundo sin él. La primera parte del año tuvo al delantero argentino como la principal referencia de juego albo. La solidez defensiva era aprovechada por el equipo al tener un futbolista de la categoría de Barcos, quien necesitaba de muy poco para generar serio peligro a cualquier rival. Ante tal faro, los hermanos Julio, Gastón Rodríguez y el propio Fernando Guerrero se vieron beneficiados pues la calidad del argentino siempre resultó un comodín para las aspiraciones del equipo.

Luego de ganar la primera etapa Hernán Barcos se fue a Cruzeiro, siendo este un momento crítico de la temporada. Más allá de la contratación del delantero colombiano Martínez Borja, se evidenció que el DT uruguayo iba a aplicar la misma estrategia de anteriores bajas; que sea el equipo, con sus automatismos y recursos, el que subsane la salida de en este caso, su mejor jugador.

Especial atención merece el accionar de Juan Luis Anangonó, quien en la primera parte del año había sido muy importante como recurso ofensivo de minutos finales. A partir de la salida del capitán, el delantero ecuatoriano adquirió una preponderancia indiscutible; siendo ahora no solo un recurso sino casi que el sistema, anotando goles importantes, pero principalmente oficiando como un auténtico piloto de ataque, abarcando con sus desmarques y apoyos todo el ancho de la cancha, generando superioridades contra casi todas las defensas y asociándose siempre con criterio; los hermanos Julio rápidamente se adaptaron al juego de su nuevo compañero de ataque, la convivencia fue a la postre decisiva.

Como recurso fue importante Gastón Rodríguez, uruguayo de difícil relación con gran parte de la hinchada, quien en cualquier caso tuvo puntuales aportes cuando salía desde el banco, desequilibrando partidos que se planteaban complicados y que Liga no los había podido resolver; la misma función tuvo Jonathan Borja, con mucho menor suceso, lejos de su excelente versión mostrada en 2017 en Nacional.

Queda nada más por mencionar a, quizás, los nombres propios de la onceava corona universitaria, Johan y Anderson Julio; jóvenes valores que desde hace un par de temporadas venían alternando en el primer equipo y que pese a los malos momentos de dichos planteles mostraron condiciones interesantes; las cuales se ratificaron completamente en la temporada que acaba de terminar.

Johan y Anderson fueron importantes todo el año aun cuando gran parte de los hinchas opinábamos que quizás tenían demasiados minutos en cancha; jugadores rápidos, polifuncionales en las posiciones de ataque, de buena técnica, hábiles y sacrificados en el robo de balón, y quizás lo mejor es que han demostrado mejora en su nivel de manera progresiva hasta llegar a ser dos de las principales figuras en las finales del campeonato; en fin, jugadores “modernos” que Liga logró posicionar desde la cantera y que ya tienen una vuelta olímpica en la vitrina, no es poco.

 La temporada fue complicada, hubo varias lesiones, suspensiones, se padeció la doble competencia en cierto momento, se enfrentó la salida del mejor jugador del equipo, y ante cada contratiempo Liga no decayó; la solidez defensiva no se comprometió ante ninguna eventualidad y poco a poco apareció un fondo de juego muy importante.

Gradualmente fueron haciéndose más importantes en el juego los mediocampistas; cabe nada más revisar la actuación de Orejuela e Intriago en los partidos de Emelec para encontrar el fruto del trabajo de toda la temporada; la labor de Pablo Repetto y su cuerpo técnico ha sido excelente, no solo en la dirección técnica de los partidos, sino en el manejo del grupo, al que se vio totalmente comprometido hasta el final.

Liga Deportiva Universitaria fue el mejor equipo del año 2018, su décimo primera corona es merecida, salud a sus directivos, jugadores e hinchada.

Foto principal tomada de MetroEcuador

nacional liga

Nuevamente Emociones a Granel en el Atahualpa

Nacional y Liga Deportiva Universitaria igualaron 2-2 en partido celebrado en el Estadio Atahualpa por la fecha 3 del torneo ecuatoriano de fútbol, segunda etapa.

Este tradicional duelo quiteño venía con humores variados en los planteles. Liga con el buen ánimo de sus resultados internacionales y la victoria en el último minuto ante Emelec, mientras que Nacional increíblemente había terminado empatado ante Delfín tras ir goleando, además de su reciente eliminación en Copa Sudamericana. Los albos no podían contar desde el inicio con Orejuela mientras los rojos lo mismo con Parrales.

El encuentro tuvo un arranque intenso con control de balón alternado, sin embargo a Liga le bastó un par de minutos para superar en el medio sector a su rival, con lo que se generaba ataques siendo muy participativo Anangonó bastante bien marcador por la zaga militar. En los primeros minutos la pelota recorrió muchos metros pero no habían ocasiones de gran peligro para ninguno de los 2 planteles.

Cuando el juego arribó al minuto 20 el campo de acción se fue reduciendo y se disputaba más el juego en el medio campo sin poder nadie avanzar con claridad al área de su rival haciéndose un juego poco fluido, cortado pero leal. Cuando Nacional vio complicado avanzar hacia el arco universitario comenzó a buscar de media distancia encontrando concentrado a Gabbarini. Liga buscaba sorprender con la velocidad de sus media puntas que de todas formas no lograban desequilibrar a la zaga criolla.

Nuevamente el juego se animó al sobrepasar la media hora de juego y si bien los militares tenían menos el balón empezaban a ser más peligrosos por lo que fueron perdiendo valiosas opciones valiosas de anotar. Los últimos instantes del primer tiempo tuvieron como dominador al equipo de casaca roja que lamentaría no irse al descanso con marcador en ventaja. De todas maneras, aparentemente era el local el más concentrado.

Liga dio el golpe en el segundo tiempo cuando Juan Luis Anangonó (46 min.) aprovechó un pase profundo para abrirse entre los zagueros y anotar para los albos. Con el gol sin duda la “U” ganó en confianza y pudo trasladar la pelota con mayor precisión, a Nacional le tomó algunos minutos tranquilizarse para poder conducir el juego que ya lo llevaba en contra. Liga aprovechó su ventaja para defenderla con orden mientras prefería que su rival mantenga el poder de la pelota.

La insistencia de Nacional tuvo sus frutos cuando una mano en el área de Guerrero fue sancionada como penal y la falta ejecutada por Jorge Ordóñez (61 min.) para igualar el partido. Con el empate el partido se abrió y se jugó con mayor presencia en las áreas y generando ocasiones de gol. Nuevamente la fortuna le sonreiría a Liga cuando Fernando Guerrero llegó con balón dominado y remató desviando en un defensa (73 min.) devolviendo la ventaja a la U.

Nacional echó el resto para lograr el empate con los ingresos de Parrales y Lara mientras se juego ya no era tan precavido en las marcas y la pasaban mal en cada contragolpe universitario, parecía que la “U” se llevaba el triunfo incluso por una mayor marcador tras perderse Anangonó y Borja oportunidades inmejorables de anotar. En los últimos instantes Miguel Parrales (89 min.) aprovechó un gran pase de Lara para anotar el empate criollo y el juego así terminó. Una vez más este juego clásico estuvo cargado de emociones.

NAC: Johan Padilla: Kevin Peralta, Javier Quiñónez, Luis Segovia (TA 64’), Ángel Gracia (TA 38’); Roberto Garcés, Cristian Cordero (Miguel Parrales 76’) (TA 90’); Jorge Ordóñez (Víctor Corozo 82’), Manuel Balda, Adolfo Muñoz (Cristian Lara 76’); Daniel Angulo
Goles: Ordóñez 61’ (p), Parrales 89’
LDU: Adrián Gabbarini; José Quintero, Franklin Guerra, Horacio Salaberry (TA 67’), Aníbal Chalá; Edison Vega, Jefferson Intriago; Anderson Julio (Gastón Rodríguez 67’) (TA 74’), Johan Julio (Jonathan Borja 72’), Fernando Guerrero; Juan Luis Anangonó
Goles: Anangonó 46’, Guerrero 73’

Calificaciones Liga:
Gabbarini 6
Quintero 6
Guerra 6
Salaberry 6
Chalá 6
Vega 6
Intriago 6
A Julio 5
J Julio 5
Guerrero 7
Anangonó 7
Rodríguez 6
Borja 4

Calificaciones Nacional:
Padilla 7
Peralta 6
Quiñónez 6
Segovia 5
Gracia 6
Garcés 6
Cordero 6
Ordóñez 6
Balda 6
Muñoz 5
Angulo 5
Lara 6
Parrales 6
Corozo –

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
liga vs bsc

Liga en la Pelea por la Etapa

Liga Deportiva Universitaria venció 2-1 a Barcelona en juego disputado por la fecha 11 del torneo ecuatoriano de fútbol en el Estadio Rodrigo Paz de Quito.

 Arribando a la cuarta parte del campeonato llegó este tradicional duelo entre 2 poderosos antagonistas por su historia y locación. Muchos ingredientes se sumaban a este Liga vs Barcelona, comenzando porque ambas escuadras se encuentran peleando por el liderato del torneo, seguido al conocido invicto de 22 años de albos sobre canarios como locales. Repetto no consideró a Rodríguez desde el inicio y no contaba con Intriago, Almada prácticamente llegaba con plantel completo.

 El juego tuvo un inicio brioso en el que hubo muchos cortes por faltas, tal vez producto de la tensión previa a este partido. La iniciativa la llegaron a tomar los amarillos con una mejor recuperación en la media y buen toque entre Castillo y M. Caicedo para llegar al área donde la zaga universitaria estaba muy concentrada para despejar envíos hacia los atacantes. Liga pudo salir del asedio al minuto 10 con Guerrero como ofensivo más insistente.

Seguían siendo minutos de intensa disputa. Liga con los hermanos Julio avanzaba con velocidad buscando a Barcos cuya presencia cerca del área canaria siempre revestía peligro, Vega en el cuadro local impedía que se junten los ofensivos amarillos que iban quedando lejos de los dominios de Gabbarini con idea de evitar que le llegue un balón a Dinenno. Antes de la primera media hora de juego el partido dejó de ser tan vertiginoso, pero la tensión se sentía con las reiteradas faltas provocadas de parte y parte.

 El marcador se abrió con tanto de Fernando Guerrero (31 min.) quien batió a Banguera al recibir un gran pase profundo de Barcos. El tanto brindó confianza por unos momentos al conjunto universitario, pero después Barcelona pugnó por el empate aunque quedaban lejos de la portería producto de la fuerte marcación de los jugadores de blanco que no escatimaban en recurrir a la falta como último recurso. Un primer tiempo sumamente intenso.

En el segundo tiempo Liga retrocedió apenas para golpear en la contra. Una de ellas generó un penal tras falta de Banguera sobre A. Julio que fue transformada por Hernán Barcos (53 min.) y así Liga aumentó cifras. Los jugadores de Barcelona empezaron a perder los papeles con continuos reclamos y llegó el tiempo de las variantes con la entrada de Betancourt, mientras se buscaba calmar los ánimos y así poder mantener la pelota que la visita la estaba perdiendo con facilidad.

Barcelona varió su módulo táctico e incluyó un delantero más como Ariel Nahuelpán. Este cambio le dio resultado pues fue el quien estuvo atento a un rebote para acomodarse (68 min.) y anotar el descuento que revivió anímicamente al conjunto amarillo haciéndose evidente su búsqueda por la igualdad. Hacia el minuto 75 había cansancio en ambos bandos.

Los instantes finales del juego fueron dramáticos, jugados de arco a arco y en los mismos se desperdiciaban ocasiones claras de gol, Liga optó por cambios estrictamente defensivos para aguantar el embate de los amarillos que comeya desesperaban cuando se aproximaba el final del partido. Finalmente Liga pudo cuidar esta valiosa victoria que lo deja en la pelea por el liderato del torneo y la tensión para la revancha a disputarse este viernes.

 LDU: Adrián Gabbarini; José Quintero (TA 7’), Franklin Guerra, Anderson Ordóñez (TA 29’), Cristian Cruz; Edison Vega, Jefferson Orejuela (TA 43’); Fernando Guerrero (Gastón Rodríguez 67’), Anderson Julio (TA 39’), Johan Julio (Aníbal Chalá 85’); Hernán Barcos (Horacio Salaberry 85’)
Goles: Guerrero 31’, Barcos 53´(P)
BAR: Máximo Banguera; Pedro Velasco, Darío Aimar, Luis Caicedo M. (TA 45’), Mario Pineida (TA 2’); Gabriel Marques, Matías Oyola (Víctor Ayala 74’); Ely Esterilla (Ariel Nahuelpán 64’) (TA 88’), Erick Castillo, Marcos Caicedo (Jonathan Betancourt 57’); Jun I. Dinenno (TA 56’)
Goles: Nahuelpán 68’

Calificaciones Liga:
Gabbarini 7
Quintero 7
Guerra 7
Ordóñez 6
Cruz 6
Vega 7
Orejuela 5
A Julio 7
Guerrero 7
J Julio 6
Barcos 8
Rodríguez 5
Salaberry –
Chalá –

Calificaciones Barcelona:
Banguera 6
Velasco 5
Aimar 6
L Caicedo 6
Pineida 6
Marques 5
Oyola 5
Esterilla 6
E Castillo 6
M Caicedo 5
Dinenno 4
Betancourt 4
Nahuelpán 6
Ayala 3

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
Sudamericana 1 ida

Mal Debut de Ecuatorianos en Sudamericana

No hubo victorias para los clubes del país en el inicio de esta jornada con partidos que tuvieron mucha tensión y juego físico. A continuación, la reseña de los juegos.

O’Higgins 1 (Acevedo 80’) – Fuerza Amarilla 0

Rancagua

 El cuadro chileno dispuso de la iniciativa en la mayor parte del primer tiempo con unos minutos iniciales poniendo contra las cuerdas a los orenses que sobretodo destacaron en cuanto a orden defensivo, aunque sus ideas ataque que estaban a cargo de Bolaños y Cuero, eran escasas y prácticamente no remataron al arco. O’Higgins tuvo momentos de intensidad variable , pero lucía varias carencias a la hora de definir frente al arco, sobretodo en los minutos finales de la priemra mitad, cuando tuvieron más maniatados a los ecuatorianos.

Los orenses jugaron con menos nervios la etapa complementaria defendiendo y jugando desde su propia área para intentar armar los contraataques, en tanto que lo del club de Rancagua era más ímpetu que fútbol y en el último cuarto de hora comenzaban a desesperar. Sin embargo, en el constante atropello quedó un balón servido para que Albert Acevedo (80 min.) anote desde el filo del área chica. El gol distendió al conjunto local que cerca estuvo de ampliar la diferencia, pero un gol le fue suficiente.

El juego de vuelta será el 31 de mayo en Ecuador, a confirmarse si en Machala o Guayaquil.

OHI: Miguel Pinto; Fabricio Fontanini, Albert Acevedo, Raúl Osorio; Yerson Opazo (TA 68’), Alejandro Marquez (Santiago Lizama 63’), Juan Fuentes (TA 7’), Martín Rolle; (Nozom Kimura 90’) Pedro Muñoz (Gonzalo Barriga 85’), Pablo Calandria, Cristian Insaurralde
Goles: Acevedo 80’
FUE: Luis Fernández; Diego Corozo (TA 69’), Pablo Cifuente, Federico Alonso, Miguel Segura (TA 67’); Polo Wila (Michael Endara 87’), Mauricio Yedro; Christian Cuero, Luis Bolaños (Wagner Valencia 79’), Angel Gracia; Nestor Martinena

Liga Deportiva Universitaria 2 (Barcos 9 –P-, Guerrero 87-) – Defensor 2 (Cardacio 3’, Gómez 49’)

Quito

Los uruguayos dieron un sorprendente golpe de entrada cuando un disparo de 25 metros de Matías Cardacio (3 min.) batió a Viteri con algo de fortuna. Era bueno el arranque de los violetas, pero pocos minutos después, Hernán Barcos (9 min.) igualó con tiro penal. Los siguientes minutos fueron buenos para los albos, pues los desbordes por los costados y la presencia del “pirata” en el área causaban zozobra. Sin embargo, los uruguayos con orden y algo de pierna fuerte se deshicieron de su presión y de hecho, estuvieron cerca de volver a su ventaja en el final del primer tiempo.

De nuevo la viola se puso al frente con juego apenas iniciado y Maximiliano Gómez (49 min.) definió tras un rebote originado en una mala salida de Araujo. El nuevo tanto permitió a la visita condicionar el encuentro a sus requerimientos y con juego fuerte quitaron el ritmo del mismo. El cotejo se volvió muy accidentado y se llenó de tarjetas, la atmósfera del mismo para los universitarios se volvió muy pesada hasta que Fernando Guerrero (87 min.) igualó de cabeza luego de una gran jugada y centro de Rodríguez. Liga pugnó por la victoria en los últimos minutos pero no le dio el tiempo.

El juego de vuelta será en Montevideo el 30 de mayo.

LDU: Daniel Viteri; José Quintero (John Narváez 15’), Norberto Araujo (TA 81’) (TR 86’), Edison Carcelén, Edison Vega (Jéfferson Intriago 45’) (TA 65’); Alex Bolaños, Rubén Olivera; Fernando Guerrero (TA 86’), José Cevallos E., Anderson Julio (Felipe Rodríguez 68’); Hernán Barcos
Goles: Barcos 9’ (P), Guerrero 87’
DEF: Guillermo Reyes; Guillermo de los Santos, Andrés Lamas, Nicolás Correa (TA 47’), Mathías Suárez; Martín Rabuñal (TA 86’), Matías Zunino (TA 57’) (Gonzalo Maulella 79’); Matías Cardacio (TA 16’) (TR 71’), Matías Cabrera (Claudio Rivero 75’), Carlos Benavidez; Maximiliano Gómez (Facundo Castro 83’)
Goles: Cardacio 3’, Gómez 49’

Edison Guapaz Zambrano
Guitarras y gol
ldu 2016

Liga de Quito – Temporada 2016

Liga terminaba la temporada 2015 como subcampeón nacional, con un equipo que había sido primero la mayor parte del año y al que le faltó muy poco para llegar al objetivo, un par de puntos en partidos que a priori no parecían tan riesgosos como finalmente fueron, terminaron siendo la diferencia entre ser campeón o verse arrollado por la remontada de Emelec, como finalmente ocurrió.

Domínguez – Quinteros Araujo Romero Estupiñán – Hidalgo Cevallos Intriago – Morales Alvez y Matamoros era más o menos el equipo que se quedó tan cerca del título; el mejor jugador del equipo era claramente Domínguez, guarda vallas titular, mundialista, de la selección y la base sobre la cual se cimentó el equipo. Era impactante la importancia que tenía Dida en los partidos que ganaba Liga, porque le hacían pocos goles, lo que permitía que ofensivamente sea necesario “solo” saber pegar en el momento oportuno, fórmula a la larga exitosa a la que le faltó muy poco para concretarse.

Empezaba 2016 y la prospectiva era ratificar el nivel de 2015 y mejorarlo, obviamente, lo ideal hubiese sido continuar con el proceso de Zubeldía, no ocurrió y llegó en su lugar Claudio Borghi, un nombre si bien laureado, que no parecía ser una continuación a lo planteado por su antecesor.

Los equipos de Borghi siempre se caracterizaron por ser muy ofensivos, inclusive si con esto se debía sacrificar seguridad defensiva, su Argentinos Juniors campeón defendía con 3, (Ignacio Canuto uno de estos 3), y manejaba un juego interesante de posición y triangulaciones que en su momento le alcanzó inclusive para ser campeón en Argentina; ni hablar de su Colo Colo multi-campeón que basó su éxito en el descomunal talento ofensivo de Alexis Sánchez y sus socios de equipo y selección Suazo, Fernández o Valdivia.

La idea fue hacer más ofensivo al equipo, al menos a priori, pese a lo cual Liga se desprendió de su mejor delantero en un episodio confuso, se fue Álvez, un delantero que va a todas y que las intenta 100 veces si es necesario, material invaluable en un 9, joven, que además de hacer varios goles mejoró ostensiblemente el nivel ofensivo de Liga a mediados de 2015, lamentable perdida, más visto lo que pasó después.

El paso de Borghi por Liga dejó un par de buenos partidos, en casa contra San Lorenzo con una actuación importante de “cachete” Morales, pero principalmente dejó muchos de partidos en que Liga se vio completamente superado por sus rivales, llamaba la atención que un equipo que hace pocos meses basaba su estrategia en su solidez haga tanta agua, como lo hacía, acorde con el clima porteño, aquella tarde en el Monumental.

Llegó Benavidez, a priori para pelear el puesto con Hidalgo, el argentino parecía ser un volante que permitía jugar a un toque, presionando mucho y talvez incluso, complementando al 8 de Liga, pero Fernando se rompió y Benavidez nunca fue nada de lo esperado y el plantel encontró su primera falencia, no había volante central; Intriago se lesionó a finales de la temporada pasada y el equipo de ahí en adelante no encontró jamás la forma de compensar esta deficiencia.

Había llegado Brahian Alemán, proveniente de Barcelona, nítidamente el mejor jugador del equipo torero la temporada pasada (equipo nada más que regular, eso sí) que a priori parecía un refuerzo que permitiría dar el salto de calidad en el medio campo, principalmente pensando en la Libertadores. El perjudicado fue Cevallos que vio mermados sus minutos en cancha, con el consecuente bajón de nivel que había mostrado la temporada pasada, al inicio de la temporada, pese a que jugaban varios minutos juntos, parecía difícil que lo hicieran la mayor parte de los mismos.

Para reforzar la delantera, principalmente para ocupar el lugar que dejaba Matamoros, llegó Edson Puch, delantero por fuera chileno, hábil, veloz, muy parecido en características a Alexis Sánchez. A los primeros minutos de haber entrado a la cancha se podía ver que era un jugador de un nivel muy interesante, al menos para nuestro medio, y efectivamente lo fue, Puch seguramente es el mejor refuerzo que tuvo Liga este año y sus pocos meses fueron los mejores que un jugador albo haya tenido en la temporada; curiosamente, nunca fue considerado absolutamente como titular.

Para cubrir la baja de Alvez llegaron Daniel Angulo y Carlos Tenorio, dos delanteros que podían compensar algunas de las facetas que ofrecía el uruguayo, pero no todas, al final no terminaron supliendo ninguna y sus temporadas fueron lamentables, jamás se los pudo considerar como importantes para el equipo.

Por aquellos días Norberto Araujo tuvo un problema de salud en su visión, lo cual le impidió jugar por varios meses, a su altura de la carrera, una para de este tipo suele penalizar mucho el nivel de los futbolistas, tal y como se vio en adelante puesto que Norberto luego de su regreso nunca pudo alcanzar el nivel de otras épocas, lo cual es en todo caso comprensible, pero no dejó de llamar la atención que en un gran número de presentaciones se vio muy superado por sus rivales, ofreciendo una ventaja competitiva importante a los equipos que enfrentaban a Liga; la baja del capitán desnudó las falencias de su compañero de zaga y Romero nunca pudo ser el mismo de la temporada anterior.

El ciclo Borghi terminó luego de que Liga concatenó varios resultados negativos llegando inclusive a pelear en la parte baja de la tabla, nunca se pudo entender claramente la idea del entrenador, el equipo fracasaba en circular la pelota y quedaba siempre expuesto a los contragolpes rivales, se recibieron muchos goles y ni siquiera Domínguez podía evitar las caídas, pese a que, como el resto, el arquero había bajado ostensiblemente su nivel.

Llegó Álvaro Gutiérrez con la promesa de volver a la idea inicial, la de Zubeldía, y dotar al equipo de mayor solidez, si ponemos en la balanza los tres momentos del año con cada DT, se podría decir que estos meses fueron en los que menos se sufrió en defensa; ofensivamente, eso sí, el equipo era muy débil y dependía casi completamente de lo que se inventaba Puch, en gran medida porque Morales, Alemán y Cevallos en aquellos meses estaban lejos de su mejor nivel y la falta de centro delantero era en muchos casos alarmante.

El entrenador uruguayo principalmente apostó por Carlos Tenorio en detrimento de Daniel Angulo, decisión cuestionada en su momento que nunca terminó de dar resultado, en cualquier caso Liga salió de los últimos lugares y mantuvo cierta estabilidad en su funcionamiento que luego de las presentaciones con Borghi parecían un alivio.

Cabe recalcar que en este periodo fue en el único en el que Liga repetía equipo titular, o al menos lo intentaba.

Llegó la para por Copa América y las malas noticias siguieron llegando con las partidas de dos puntales del equipo.

Diego Morales había sido el jugador más desequilibrante de Liga en las últimas temporadas, el argentino, pese a no ser constante, marcaba mucha diferencia cuando se lo proponía y esto permitía resolver partidos complicados, Cachete tenía gambeta, pase, gran tiro de media distancia, un jugador muy importante para el medio que en la mitad de temporada se marchó; si bien no habían sido sus mejores meses, aun nos dejó su mejor presentación en Ponciano, aquella noche ante San Lorenzo de Almagro.

La partida de Domínguez terminó siendo tan traumática como se podía prever; Liga perdió a su jugador diferencial y tuvo que adaptarse a vivir con un arquero “normal” cuidando los palos, porque Daniel Viteri es un buen arquero, su trayectoria lo avala, pero no es Domínguez, no es un tipo que te pueda ganar quince partidos a la temporada por sí mismo como si lo fue Dida en torneos anteriores, el desnivel se mostró de inmediato y Liga perdió la aparente solidez uruguaya, un par de ruedas de prensa graciosas y sendos malos resultados, y nuevamente había que buscar entrenador.

Llegó Alex Aguinaga y consigo la esperanza de mejores días. “Chiqui” Guerrero, Juan Luis Anangonó e Irven Ávila arribaron para potenciar ofensivamente al equipo; nadie regresó a ver al medio campo, la idea en todo caso era que Alex promueva jugadores de la cantera y no se podrá negar que lo hizo; los Julio, Villalba (no de la cantera pero joven al fin) Reasco, Carcelén o el propio Cangá empezaron a aparecer en las formaciones titulares o ingresaban al cambio; había vuelto Intriago de la lesión y Alex parecía contar con un plantel al menos amplio, que le permitiría pelear en el único frente del segundo semestre.

Arribó el uruguayo Arias para reforzar la defensa, un central áspero, duro con los rivales, aportó poco y se vio sumido en el caos defensivo general.

Los mejores minutos del ciclo Aguinaga se dieron con interesantes rendimientos de Anangonó, “choclo” Quinteros, Cevallos y Guerrero; importantes apariciones de los chicos Julio y Carcelén permitieron que al menos se pueda pelear un cupo de Libertadores hasta el final, sumado eso si en gran medida al pobre nivel mostrado por los equipos del torneo salvo los dos equipos de Guayaquil.

Aún en los buenos días del ciclo se mantuvo la falencia importante en el medio campo, en primer lugar la ya mencionada falta de volante central impedía que un jugador se haga cargo de la salida de la pelota, y en consecuencia Cevallos y Alemán debían repartirse la batuta; lo cual nunca ocurrió, no se la repartían, la debatían.

Llegamos al que, para quien escribe, fue el mayor problema futbolístico que tuvo Liga en el año dentro de la cancha, Cevallos y Alemán no se pasaban la pelota, para quien vio los partidos resultaba evidente, y hasta exasperante, como cada uno evitaba pasarle el útil al otro, intentando siempre opciones de pase rebuscadas con tal de no entregársela al tipo al que naturalmente se la debía pasar; ¿se imaginan a Xavi e Iniesta? Bueno, los nuestros eran su negativo, todo lo contrario, ¿cómo superar esta falencia dentro del campo? Imposible, si tus mediocampistas no se pasan la pelota entre ellos estas condenado al fracaso.

Liga terminó siendo el equipo que menos goles metió en el año, evidentemente las razones son la falta de delanteros de nivel, y la pobre creación de jugadas ofensivas por parte del equipo.

Ante esta disyuntiva Aguinaga intentó, a veces, juntar al equipo para disimular la ausencia medular e intentar disminuir la posibilidad de que los defensas sean enfrentados mano a mano; funcionó a veces, pero varios partidos perdidos sobre la hora impidieron que los resultados afiancen al equipo y más bien, luego de cada frustración, se jugaba peor, para colmo se lesionó Juan Luis Anangonó, el mejor del equipo en lo poco que había, y la idea se terminó por ir al traste.

Aguinaga nunca repitió equipo, para muestra crónica del caso, en el partido anterior al duelo ante Nacional, Alemán y Arias apoyaban desde el palco, y el día definitivo ante el Rojo fueron titulares, imposible dotar de una identidad a un equipo con este tipo de decisiones, al menos opinándolo desde afuera se ve así.

El desenlace fue lo visto por todos ante El Nacional, un equipo absolutamente entregado ante la primera circunstancia negativa, superado en cada duelo individual por el rival que planteó su equipo aprovechando justamente todo lo que Liga ofrecía, el partido del año Liga lo perdió 5 a 0, en una muestra cabal de lo que fue la temporada. Luego vendría el descalabro final ante Muschuc Runa, salida del entrenador y de un grupo importante de jugadores, prácticamente a empezar de cero.

Termina una triste temporada para Liga Deportiva Universitaria, olvidable, pero vendrán mejores días, volveremos.

Foto Principal: API